Cómo conservar alimentos durante días sin electricidad

Sobrevive con estos métodos para preservar alimentos cuando no hay electricidad

En el siguiente trabajo te mostraremos algunas técnicas para que no te quedes en la totalidad a oscuras y algunas formas de cómo preservar los alimentos y agua

Las 108 horas negras de Venezuela dejaron un sabor amargo entre los ciudadanos quienes en medio de la incertidumbre pudieron a prueba su imaginación para sobrellevar la situación. Algunos quedaron sin batería en sus teléfonos con los cuales se podían iluminar en las noches, pero ante esto hay unas excelentes ideas para estar prevenido ante cualquier contingencia como la vivida.

Una vela casera

Estar a oscuras en medio de la noche puede ser frustrante, y ante ello nada mejor que crear una vela. Para ello vas a necesitar: una botella de agua de plástico, cúter, punzón, papel higiénico, de cocina o servilleta, aceite (de girasol o de oliva), agua, un vaso o recipiente.

En primer lugar, tomas la botella de plástico y cortas el fondo con el cutter, y haces el agujerito donde pondrás la mecha.  Luego tomas el papel higiénico, servilleta o de cocina y lo enrollas para que quede apretado, cuando tengas un grosor suficiente para que se aguante en el agujero que hemos hecho en el plástico, lo cortas con una medida aproximada de unos 2 – 3 centímetros.

Coges el recipiente de la vela, puede ser un vaso u otra cosa. Lo llenas de agua y añades un dedo o dos de aceite encima. Para que la mecha pueda prender bien, sumérgela un poco en el aceite hasta que quede impregnada. Coloca la mecha en el plástico dejando que sobresalga un poco por abajo.

Aunque estas velas no suelen durar tanto como las convencionales estas duran alrededor de unas 3 horas, son una buena alternativa ecológica y económica a las velas tradicionales. Puedes rellenar de aceite tantas veces como quieras.

Refrigerar alimentos sin electricidad

El invento denominado “Pot-in-pot” fue desarrollado por Mohamemed Bah Abba , residente del norte de Nigeria en donde el 90% de las aldeas no poseen electricidad. Gracias a este método se puede refrigerar alimentos sin consumir energía.

Su funcionamiento es básico y consiste en colocar una vasija dentro de otra mas grande, llenar el espacio entre ellos con arena mojada y cubrir la parte superior con un paño húmedo. Cuando el agua se evapora, extrae con ella el calor almacenado dentro de la vasija, generando así un descenso en la temperatura interna. Es un proceso natural, barato y fácil de elaborar.

De esta forma, los alimentos perecederos que duraban solo 3 días (antes de comenzar el proceso de descomposición) ahora pueden llegar a durar hasta 3 semanas.

Botijo y tinaja para enfriar agua

El botijo es una vasija fabricada con arcilla porosa que se ha utilizado durante siglos, incluso milenios, por su capacidad para mantener el agua fresca, hasta 10 grados centígrados por debajo de la temperatura ambiente, es ideal para usar en los días calurosos y obviamente en aquellos en los que no hay electricidad.

Si la pones cerca de una corriente de aire, una pequeña brisa basta para arrastrar el vapor que rodea a la vasija provocando que nuevas moléculas escapen del líquido que empapa la superficie y vengan a ocupar el lugar dejado por el vapor. En el proceso se va perdiendo agua líquida, que es reemplazada por la que se cuela por los poros de la misma.

Así pues, mientras tenga agua, el botijo no deja de sudar. De esa manera, la superficie del botijo situado en una pequeña corriente de aire se irá enfriando y robando calor al agua que queda en el interior, tal como lo hacían las abuelas antes de la llegada de las neveras o refrigeradores.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día

 

 

 

No olvides compartir en >>