Hijo de la sexagenaria estrangulada y enterrada en El Marite

Hijo de la sexagenaria estrangulada y enterrada en El Marite: “Ese hombre era alcohólico y agresivo, mi mamá siempre lo apoyaba”

Yumaira del Carmen Peley / Foto: Carlos Robertson

En medio del sufrimiento que aún vive la familia de Yumaira del Carmen Peley Chacín (61), la sexagenaria que fue “brutalmente” estrangulada y luego enterrada en un callejón de su vivienda por su propio marido, Eddy Heberto Morán Loaiza (51), el hijo de la infortunada relató cómo fueron “tumbando” la coartada del asesino hasta hallar a su progenitora, aunque no de la manera que ellos lo esperaban.

Mauro “Maurito” Morán, hijo menor de la víctima, se encontraba la mañana de este martes en las afueras de la morgue de LUZ, esperando que le entregaran el cadáver de la mujer que le dio la vida, para trasladarlo al cementerio directamente, pues el avanzado estado de descomposición en que fue localizada, no permitió que los dolientes pudieran realizarle un velorio digno.

Con una mirada nostálgica y un profundo lamento, el joven informó que llegó a Maracaibo el pasado 14 de abril, cuando seis días después de que perdiera contacto con su madre, de quien dijo “nunca acostumbró a perderse o ´desconectarse´ de nosotros, ella siempre se comunicaba”.

“Yo les dije a todos: él le hizo algo a mi mamá, porque no creí jamás la historia de que ella se fue de viaje cuando ella nunca cruzó ni el Puente Sobre el Lago  y mucho menos sin avisarle a nadie” sentenció.

Mauro además afirmó, que desde que pisó tierra zuliana se quedó en la misma casa donde ocurrió el hecho trágico con la esperanza de que su progenitora volviera, por ello se sumó a la búsqueda colectiva que entre familiares y vecinos emprendieron.

“Yo tenía un presentimiento, yo revisaba los cuartos de la casa, miraba el piso, el patio, el techo, pero no encontraba nada que me diera pistas de mamá” aseguró el joven.

 

“Mi tío era agresivo”

 

Como se recordará, Eddy Morán (51), el señalado como asesino, es hermano del padre de los hijos de Yumaira, por eso Mauro lo llama tío.

“Lo de él (Eddy) era ser la autoridad de la casa. Cuando mi mamá se metió a vivir con ese hombre, él nos quería maltratar todo el tiempo, siempre quería que las cosas se hicieran cuando él decía y si no lo obedecíamos nos insultaba, por eso yo me fui de la casa hace 9 años atrás y mis hermanas también” sentenció el afectado.

Agregó además que su tío era alcohólico y cuando bebía licor se tornaba agresivo “y mi mamá siempre lo defendió, siempre lo apoyaba más a él que a nosotros”.

Las hermanas del joven, Yusnery  y Yuselys Morán, tampoco dan crédito a lo sucedido, para ellas ha sido difícil “digerir” la noticia de lo que le sucedió a su mamá.

La primera de ellas, habita en el sector Las Mercedes, vía a La Concepción, mientras que la segunda se encuentra en Colombia “afligida”, a decir del joven, quien indicó que la situación económica le imposibilita a su consanguínea trasladarse desde el país vecino hasta Maracaibo para dar el último adiós a Yumaira.

Yusnery fue la primera persona en ser alertada por el presunto asesino, quien la visitó en su vivienda para decirle que su madre había desaparecido, que llamara a su hermana en Colombia para saber si estaba allá porque supuestamente había viajado para visitarla, lo que evidentemente nunca sucedió.

Sobre la herida que Eddy tenía en el cuello, que dijo fue causa de un “enfrentamiento con unos ladrones que intentaron robar” en la casa del crimen, Mauro negó esta versión. “Mi tío intentó suicidarse después que hizo lo que hizo por eso tenía esa marca en el cuello” afirmó.

 

Durmiendo con el enemigo

 

“Yo pasé tres días durmiendo bajo el mismo techo con él, yo me instalé en mi cuarto desde que llegué a Maracaibo, y me sentí decepcionado por no haber revisado toda la casa, imaginarme que mi madre estaba ahí enterrada me da dolor”, fueron las palabras contundentes del doliente.

“Ver que la sepultó allí, construyó un piso con cemento, encima de ese lugar colocó unas cajas con botellas de refresco para disimular, y además una pequeña pared que impidiera el paso a ese callejón, todavía me resulta increíble” agregó.

 

“Una funcionaria del CICPC me dio la noticia”

 

El joven agradeció la rápida actuación de los uniformados del Cuerpo de Investigaciones, Ciéntificas, Penales y Criminalísticas (CICPC) que resolvieron el caso, al tiempo que informó que fue una de las funcionarias actuantes quien le dio la mala noticia “cuando me dijo que tenía que darnos una información ya yo lo presentía, sabía que no era nada bueno” comentó Mauro.

“Yo no estuve presente cuando desenterraron el cuerpo pero le pedí a la detective que me mostrara las fotos para ver a mi mamá y pude observar cuando le quitaban la arena de encima para sacar el cuerpo de ese hueco, todavía no lo creo”, dijo el hijo de la víctima con un semblante de tristeza.

La sexagenaria, cuyo caso impresionó a la colectividad zuliana, fue llevada desde la morgue hasta el cementerio El Edén, ubicado en La Concepción, municipio Jesús Enrique Lossada, donde fue sepultada nuevamente, pero esta vez en la que ahora es su última morada.

Por su parte, Eddy Morán, tras ser capturado por las autoridades, permanece detenido en el CICPC, ya privado de libertad y a la espera de ser presentado en tribunales.

 

Mauro Morán, hijo de Yumaira y sobrino de Eddy

 

Noticia al Día

Fotos: Carlos Robertson

No olvides compartir en >>