Saquear es un delito: Hasta 9 años tras las rejas para los responsables

Saquear es un delito: Hasta 9 años tras las rejas para los responsables

Foto: Archivo NAD

La legislación venezolana contempla, para el delito de devastación o saqueo, penas que van desde los dieciocho meses hasta los 9 años de prisión.

El artículo 293 del Código Penal instruye que “el que haya ejecutado algún acto que tenga por objeto exponer alguna parte de la República a la devastación o al saqueo, será castigado con prisión de dieciocho meses a cinco años. Si la tentativa se efectuare, siquiera en parte, se impondrá la pena de presidio de cinco a nueve años.”

Si se determinara que la acción fue concertada entre varias personas, también aplica el término “agavillamiento”. Este se encuentra plasmado en el artículo 286 del Código Penal, donde se le define como “la asociación de dos o más personas con el fin de cometer delitos. Cada una de esas personas se hace acreedora, por el sólo hecho de la asociación, a la pena de dos a cinco años de prisión. Se trata por consiguiente de un delito colectivo, como que, para su consumación, se requiere que se asocien, por lo menos dos personas imputables.

Zulia: el punto más crítico

A las 107 horas de oscurana, a la incertidumbre, molestias y angustias se sumó el miedo, cuando se conoció  la existencia de focos de disturbios que arrasaban con comercios en diferentes  puntos de la geografía nacional.

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), en 13 estados de Venezuela se registraron saqueos durante la interrupción del servicio eléctrico: Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Delta Amacuro, Distrito Capital, Lara, Mérida, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre y Zulia.

“El punto más crítico es Zulia”, precisó Marco Antonio Ponce, director del OVCS, al tiempo que calificó a los saqueos son una forma de protesta violenta. “Nosotros hemos sido muy enfáticos en rechazarlos porque no se justifican para exigir derechos”.

Estas acciones las asocia a la impunidad,  la desesperación y el hambre. “Los que hacen estos actos creen que no van a tener ningún castigo”.

Señala que quienes los ejecutan se llevan cualquier cosa “porque piensan que después los pueden vender y con la venta comprar alimentos o cubrir cualquier otra necesidad que tengan”.

Estima que quienes saquean piensan que están haciendo justicia contra un sistema que no les garantiza sus derechos humanos, pero advierte: “Hay que partir, sin embargo, de que esto es un delito”.

 

Noticia al Día / Agencias

No olvides compartir en >>