Animales utilizados en rituales

¿Sabes cuáles animales son los mas usados en la brujería y rituales? ¿Quién mató al jaguar?

Para muchos, el sacrificio de animales es un ritual de regocijo, para otros, es una forma inhumana de matar un animal.

En Maracaibo el sacrificio de un jaguar ha consternado a la población. Todos se preguntan ¿quién mató al felino?

La práctica del sacrificio de animales ha estado y está presente en diversas culturas, siendo fundamental en muchas religiones como el cristianismo, el judaísmo y el islam. Como también dichos rituales, son practicados por brujos y espiritistas.

En un estudio realizado por la Universidad Paraiba en Brasil, se constató que, hoy día, se utilizan un total de 29 especies animales distintas en los rituales de sacrificio. Los animales son sacrificados y ofrecidos a los dioses de los creyentes de diferentes religiones o sectas.

“Los animales domésticos son los preferidos para los sacrificios, dado que a menudo los animales salvajes son considerados sagrados por los propios seguidores de la religión, o se encuentran protegidos por leyes medioambientales”.

Aquí le traemos una lista con los 10 animales más utilizados en rituales:

La gallina, es utilizada en las limpias para que recoja cualquier enfermedad o trabajo realizado, después la llevan a un río aún con vida dentro de un huacal o la entierran viva en calidad de ofrenda.

El cordero, en la mayoría de los rituales de brujería negra se pide sangre de cordero, esto debido a que es un animal puro y sin maldad, lo cual hace que la magia sea más fuerte y eficaz. Casi siempre se pide un alma en estos rituales por eso se les quita la vida.

Los sapos, tienen dos hígados, uno lleno de veneno mortal y otro que contiene un antídoto. Por eso es un ingrediente común en recetas para envenenar a alguien que con magia negra o ritos satánicos.

La serpiente, la religión tomó este animal como la que se ocupó de tentar a Adán y Eva en el paraíso. Es considerado como representante del demonio y es símbolo de la energía terrenal.

Los murciélagos, son los únicos mamíferos que pueden volar, se consideran ser enigmáticos, posiblemente por motivos infames en tiempos antiguos. También conocidos por su habilidad de chupar sangre.

Los cuervos, este es utilizado sólo por su aspecto macabro, con sus brillantes plumas negras, sus ojos vidriosos a veces de color rojo y el hábito de comer de carroña, es como la cereza del pastel que le pone a la brujería.

El gato negro, especialmente aquellos tan negros como la noche; eran los compañeros de las brujas. Algunas personas hasta creían que las brujas renacían en forma de gatos negros, por eso siempre las brujas tienen uno.

La paloma, algunos creyentes la usan para curar a las personas, las blancas, y las negras para dañar.

La araña, a este arácnido lo piden mucho para las brujería mala, siempre se le pide la captura de este para extraerle el veneno y ser utilizado en pócimas maléficas y llegar a su cumplido en el ritual

Las ratas, son utilizadas para los trabajos de epidemias y plagas. Las ratas son conocidas por infestar lugar abandonados, sucios o ruinas, que se creía, estaban embrujados por fantasmas.

Los expertos en folclore moderno afirman que búhos, cuervos y murciélagos probablemente inspiraron la Strix o estirge, una criatura terrorífica temida por los antiguos romanos y los italianos medievales. Ovidio y otros escritores de la antigüedad describieron a la estirge como una voraz ave nocturna con una cabeza enorme y ojos que te miraban fijamente, un pico implacable y espolones brutales.

Estos rituales crecen entre el mes de octubre y noviembre, ya que los brujos, espiritistas y creyentes, hacen rituales en honor a sus dioses. Además los santeros justifican los rituales refiriéndose a la Biblia que, según ellos, está repleto de ejemplos de sacrificio de animales a Dios de parte de los Israelitas. Aun Abraham estaba dispuesto a sacrificar a su único hijo para complacer a su Dios.

En el libro de Levítico Dios instruyó a Moisés cómo ofrecer el holocausto (Lev. 1:5). Al fin de la construcción del tabernáculo los doce príncipes representando los doce tribus de Israel trajeron sus ofrendas a Jehová y estas incluían el sacrificio de veinte animales

(Nú. 7:11-17). Aun cuando María dio luz a Jesús y no podría llevar al templo el cordero requerido, llevó dos palomas al sacerdote, una para el holocausto y la otra para la ofrenda de paz

(Lu. 2:22-24) en cumplimiento a Lev. 12. Jesús mismo subrayó la importancia de la sangre del sacrificio durante la última cena al identificar la copa como la sangre del nuevo pacto. Según el catolicismo se repite este sacrificio incruento continuamente en la misa.

Maria Celeste Arteaga / Pasante 

Noticia al Día

No olvides compartir en >>