Marzo con “m” de mujer (Dra. Judith Aular de Durán)

Marzo con “m” de mujer (Dra. Judith Aular de Durán)

Mujer

Dra. Judith Aular de Durán

El pasado 8 de marzo, se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, fecha que nos invita a hacer un análisis sobre cómo ha sido el proceso de reivindicación de los derechos femeninos.

Desde 1944 se comenzó a tomar en cuenta esta fecha en Venezuela y desde entonces la lucha por nuestros derechos sociales y una equidad se ha intensificado.

Nuestro país ha sido una de las  naciones que más ha evolucionado en la protección de los derechos de la mujer, a través de la Carta Magna de 1999, de la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de  la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer y mediante la activación descentralizada de servicios  de atención  a la mujer  y familiares víctimas del maltrato y la exclusión.

Pese a la evolución de los instrumentos y recursos legislativos para la protección de  la mujer, el flagelo de la violencia doméstica exhibe cifras alarmantes en todo el mundo y nuestro continente no escapa a esa realidad, sin contar la violencia oculta, invisible por el veto del pudor social y de la inoperancia institucional, así como de la falta de programas de prevención en el corazón de las ciudades y en la periferia.

Este año la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha establecido el lema “pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio”,  cuyo objetivo es crear consciencia sobre los diversos roles que puede ocupar una mujer en diferentes campos laborales, especialmente en el área de la ciencia, las matemáticas, la ingeniería, la tecnología y el diseño, donde existe una gran diferencia entre la población masculina y femenina.

A lo largo de la historia hemos visto como la mujer ha ocupado puestos de relevancia, desde presidenta de un país y primera ministra hasta gerente de una gran empresa o científica de gran categoría. En el país, tenemos el caso de Gioconda Cunto de SanBlas, primera mujer individuo de número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales de Venezuela; y también Hilda Pérez Carvajal, quien se ha ganado un sitial de honor en el campo por sus estudios sobre la malaria y la leishmaniosis.

El cambio se ha visto. El valor que tiene la mujer en la sociedad venezolana ha adquirido preponderancia en los últimos años en Venezuela y Latinoamérica. Sin embargo, se debe tomar consciencia y mayor importancia del papel de la mujer en la sociedad.

Dra. Judith Aular de Durán

Vicerrectora Académica de LUZ

[email protected]

No olvides compartir en >>