“LAS 100 HORAS NEGRAS” Hoy se cumple una semana del apagón general que oscureció a toda Venezuela  

“LAS 100 HORAS NEGRAS” Hoy se cumple una semana del apagón general que oscureció a toda Venezuela  

Foto: Agencia

Las llamadas “100 horas negras” del apagón que no olvidará Venezuela iniciaron el pasado jueves siete de marzo a las 4:50 de la tarde y en algunos sectores culminaron a las nueve de la noche del 11 de marzo.

Horas de desolación, angustia, desespero, falta de descanso, pésima alimentación, lágrimas, especulación, saqueos y robos que dejaron pérdidas millonarias en el sector privado comercial, fueron las protagonistas que pasaron a la primera fila del cúmulo de emociones y hechos que se registraron durante los cinco días más largos de la historia contemporánea de Venezuela.

Un apagón que se extendió por más de 100 horas ininterrumpidas, fue el detonante de los momentos más álgidos que vivió una nación: la venezolana.

A continuación una crónica que muestra el hilo conductual de las llamadas “100 horas negras de Venezuela”.

 

Día 1: Jueves, 7 de marzo

El día transcurre en medio de continuos bajones que se extienden durante horas de la mañana con la recurrente caída del servicio de Internet de los últimos días. Parece ser un día normal, pero a las 12 del mediodía todo cambia repentinamente y un ligero apagón de unos cinco minutos enciende las alarmas ante un posible corte eléctrico, se restituye, más no en otros sectores.

La faena continúa y a las 4:50 de la tarde, el escenario cambia. La población lo asume como otra falla regular en el servicio, pero la caída de las tres principales operadoras telefónicas del país, preceden lo que nadie esperaba que pasara y los ciudadanos atinan que se trata de un problema general.

Los primeros estados en reportar el apagón fueron: Distrito Capital, Miranda, Aragua, Vargas, Táchira, Zulia, Lara, Cojedes, Nueva Esparta, Miranda, Carabobo, Monagas, Apure, Delta Amacuro, Yaracuy, Falcón, Sucre, Guárico, Portuguesa, Barinas, Mérida, Nueva Esparta y Anzoátegui

En Caracas, cientos de usuarios se vieron obligados a abandonar el vagón del Metro y caminar por las calles y avenidas para llegar a sus destinos.

El sistema informó que todas las estaciones se encuentran cerradas por la falta de electricidad, mientras Corpoelec todavía no había emitido información con respecto a la falla. En las demás ciudades se hacía el eco de la oscuridad. Pese a la falta del servicio, todo se encuentra en una parcial normalidad.

A las 9:11 de la noche, Juan Guaidó se pronuncia sobre el apagón a través del Twitter: “¿Cómo se le dice a una madre que debe cocinar, a un enfermo que depende de una máquina, a un obrero que debe trabajar, que estamos en un país potencia sin luz?”. Y el día termina en incertidumbre.

 

Día 2: Viernes, 8 de marzo  

La mañana del viernes, con el paso de las horas, se conoció que la totalidad del país se había quedado sin servicio eléctrico, pero ante la no restitución del servicio e imposibilidad de comunicación, algunos ciudadanos se van a sus trabajos, mientras las amas de casa viven su Día Internacional de la Mujer con preocupación, pues las horas transcurren y, en medio de la problemática del agua, la prioridad es preservar la comida que debía permanecer refrigerada. Algunas se adelantan a las siguientes horas y deciden preparar todo lo que tengan en la nevera, pues se debaten entre salvar la comida o dejar que se descomponga.

Todo esto mientras solo los mensajes de texto servían de comunicación, pues la señal de datos de Digitel y Movilnet no funciona, solo la de la operadora Movistar y su frecuencia es inestable.

El ministro de energía eléctrica, Luis Motta Domínguez, informa que el servicio sería restituido en tres horas. Pasado ese lapso, el país sigue sin electricidad y no ha habido más información del funcionario. Por su parte el ministro de Comunicación e Información Jorge Rodríguez aseguró que funcionarios del Gobierno de Estados Unidos “atacaron” el sistema de control automatizado del Guri, la principal hidroeléctrica del país que produce el 70 % de la energía de Venezuela. Culpó al senador del estado de Florida, Marco Rubio; el secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo; el vicepresidente norteamericano Mike Pence y a Juan Guaidó de ser responsables de la falla eléctrica. Además, aseguró que el servicio eléctrico se había restablecido en su totalidad en el oriente del país, pero habitantes de los estados Anzoátegui, Monagas y Nueva Esparta desmintieron esta afirmación, mientras que la vicepresidenta Delcy Rodríguez informa que por orden de Nicolás Maduro, se encuentran suspendidas las actividades escolares y laborales.

Entre tanto, las estaciones de gasolina del país se llenan de largas colas de vehículos para abastecer el tanque de combustible y ante el colapso de los puntos de venta predomina la venta de productos, pero en efectivo y divisas como dólares, euros y peso colombiano.

El servicio eléctrico es restituido parcialmente en varias zonas de Caracas y el estado Miranda, pero solo se mantuvo por un lapso de dos horas y 30 minutos. El resto de Venezuela cumple sus primeras 48 horas ininterrumpidas sin servicio eléctrico, mientras la desesperación comienza a hacer mella entre los ciudadanos, quienes han tenido que sacar sus colchones a la calle para mitigar el calor y tratar de conciliar por algunas horas el sueño.

 

Día 3: Sábado, 9 de marzo

Tras casi 72 horas, los caraqueños habían recuperado el servicio durante la madrugada y el interior del país a oscuras todavía. La desesperación se apodera de la población y se forman largas colas para tratar de comprar de agua y hielo gran parte de la población se avoca a las calles atendiendo el llamado de Juan Guaidó en diversos puntos del país y el de Nicolás Maduro en la avenida Bolívar de Caracas, quien apareció en público por primer vez desde el inicio del apagón general en el país, desde donde aseguró que infiltrados atacaron el sistema de energía eléctrica en el país

“Hay muchos infiltrados atacando desde adentro a la empresa eléctrica. Aquellos topos van a ser identificados y castigados de acuerdo a la justicia nacional”, dijo Maduro durante su alocución en la concentración convocada para este sábado en la avenida Bolívar.

Por su parte Juan Guaidó, durante sus palabras en la avenida Victoria, se dirigió a los asistentes con un megáfono por la ausencia de servicio eléctrico. “Tenemos que ir a la toma y conquista del poder, de los espacios, como lo hicimos hoy en el municipio Libertador. Tenemos que ir a la conquista de los espacios de manera pacífica, debemos unirnos para luego venir todos juntos, para que toda Venezuela venga a Caracas porque los necesitamos a todos unidos”, dijo.

Pero las palabras de Maduro y Guaidó no evitan que se dañen los alimentos. Tampoco la dolarización de los productos, menos el alza de precios, ni las colas por gasolina y tampoco retornan la electricidad.

Algunos comercios activan sus plantas eléctricas, siendo la única alternativa para atender la demanda de la población, pero los anaqueles comienzan a vaciarse. Algunos comercios ofrecen electricidad de sus plantas generadoras de energía para cargar teléfonos, refrigerar alimentos por unas horas y un vaso de agua fría. No todos cuentan con la misma suerte, pues están en sus casas, incomunicados.

 

Día 4: Domingo, 10 de marzo

Al cuarto día, la energía había sido restituida parcialmente en varias zonas de Caracas y Miranda por un lapso de apenas seis horas y 30 minutos y en medio del apagón Juan Guaidó anuncia que decretará ante la Asamblea Nacional “Estado de Alarma Nacional” para solicitar ayuda a los países del mundo.

“Voy a solicitar a la Asamblea Nacional decretar Estado de Alarma Nacional. Esta catástrofe hay que resolverla. Y usted, que está en los estados, tiene derecho a protestar, salir a las calles y exigir sus derechos”, informó el opositor desde los Jardines del Palacio Legislativo.

También ofreció un balance sobre el apagón nacional que se ha prolongado por más de 60 horas. “Hay 17 muertos confirmados, 15 en Maturín”, denunció. Agregó que en el ámbito económico, se estima que desde el pasado jueves la empresa privada ha perdido 400 millones de dólares.

Los médicos venezolanos omiten la celebración de su Día y se vuelcan atender las emergencias y pacientes con lo poco que tienen a disposición.

En Zulia, Codevida reporta nueve fallecidos por falta de diálisis, y en el Hospital Universitario de Maracaibo siete decesos. Mientras los dolientes lloran a sus muertos, los ánimos se calientan y el hambre también, pues una sola comida al día no basta.  La incertidumbre, la impotencia y la desesperación están a la orden del día y en Maracaibo lo saben bien, pues desde tempranas horas una serie de saqueos le roba la primera plana y los titulares al apagón general.

Enfrentamientos entre pueblo y cuerpos de seguridad, gritos y detonaciones encienden las horas del mediodía de la cuarta jornada sin servicio eléctrico. El blanco son los establecimientos de comida. Destruyen santamarias, los anaqueles y bodegas de varios comercios en diversos puntos de la ciudad quedan vacíos, pero al parecer no es suficiente y la horda cambia de norte, pues ya no es en nombre del hambre y ante ello va por más.

Comienzan a desvalijar establecimientos comerciales y galpones de industrias alimenticias, incluyendo hasta un hotel al norte de Maracaibo. Se llevan todo a su paso: ropa, calzados, joyería, artefactos eléctricos, utensilios de trabajo, material contable, puertas y hasta ventanas. Los hechos vandálicos duran horas. Helicópteros sobrevuelan el cielo maracaibero y debajo de ellos calles cerradas junto a protestas en cada esquina. El cobro a chóferes para dejarlos pasar y los atracos se instauran. La anarquía impera.

Entre tanto y en medio de la confusión colectiva sobre las causas del apagón general y su posible solución, el ingeniero civil Gerardo Chavarri -quien trabajó 24 años en la represa de El Guri- aseguró en una entrevista al diario El Nacional que la interrupción del servicio se originó por una deficiencia en las líneas de transmisión del sistema eléctrico nacional.

“Fue una caída de dos líneas de alta tensión con un bloque muy grande de energía. El sistema al ser incapaz de compensar ese tipo de pérdida, hace inestable todas las condiciones de servicio (…) Esto no es una cuestión que pueda ser realizada cibernéticamente, por control remoto o por Internet, por lo menos eso excede la capacidad de mi imaginación. Lo que sí es cierto es que la dirigencia de Corpoelec es cuestionable”, señaló el ingeniero que se desempeñó por 16 años como gerente de la obra de la represa.

El día acaba igual que como comenzó, a oscuras. Mientras la nevera y mesas de algunos hogares siguen vacías, las de otros ya no y así pasan las 72 horas del apagón.

 

Día 5: Lunes, 11 de marzo

El lunes Venezuela sigue siendo noticia en el mundo y el desespero ha traspasado las fronteras del país, pues los venezolanos en el exterior no logran comunicarse desde el pasado jueves 7 de marzo con sus familiares dentro de Venezuela debido a que la señal telefónica empeora y el acceso a Internet es casi nulo.

La angustia se hace cada vez mayor. Los comercios permanecen cerrados y los que abren aceptan solo dinero en efectivo como método de pago y dólares, pero esta última no es una opción para muchos.

Las largas colas para poder surtir de gasolina en las estaciones que tienen planta eléctrica no parecen acabar, por ende ha afectado las áreas de transporte público y quienes salen a trabajar cobran el triple de la tarifa, pues cobran desde 300 a 1000 bolívares por pasaje.

En horas de la mañana Jorge Rodríguez anunció a través de VTV la suspensión de las actividades escolares y universitarias, además de las jornadas laborales ante el apagón que mantiene sin electricidad a todo el territorio nacional. “Se extiende por 24 horas más el decreto presidencial de suspensión de actividades laborales y clases en todos los niveles de educación en Venezuela por el ataque criminal al Servicio Eléctrico Nacional”.

Al mediodía Juan Guaidó, publicó un documento solicitando a la Asamblea Nacional el decreto de Estado de Alarma de todo el país, debido al apagón nacional.  El texto indica que se declara el Estado de Alarma, como modalidad del Estado de Excepción, en todo el territorio nacional, “debido a la calamidad pública generada por la interrupción sostenida del suministro eléctrico que ha afectado a la gran mayoría de los venezolanos”.

Se establece que el decreto se extenderá por un período de 30 días, pudiendo ser prorrogable por 30 días adicionales. En la declaratoria del Estado de Alarma, se ordena a la FANB que disponga las movilizaciones que sean necesarias para que brinde la debida protección tanto a las instalaciones como a los funcionarios de Corpoelec. También se ordena a los funcionarios de seguridad abstenerse de impedir u obstaculizar las “legítimas protestas del pueblo venezolano mediante las cuales expresan no solo su rechazo al deplorable estado en que se encuentra el sistema eléctrico del país sino, sobre todo, su inmensa indignación hacia quienes con su ineptitud y corrupción”.

Pero las calles en Maracaibo omiten las declaraciones tanto de Rodríguez como las de Guaidó y se vuelven a llenar, y no es por una marcha, sino por disturbios en La Curva de Molina, el Centro de Maracaibo y la Circunvalación 2, pues los saqueos siguen. Ante ello a las 6:30 de la tarde Fedecámaras hace lo propio y anuncia las primeras cifras al reportar el saqueo en al menos 11 supermercados y otros locales comerciales.

Más tarde en una alocución en vivo a través de sus redes sociales Nicolás Maduro aseguró que las clases y actividades laborales estarán suspendidas hasta el miércoles 13 de marzo, debido al apagón y calificó la suspensión de actividades como un “asueto”.

Pero la pesadilla parece acabar para algunos, pues minutos después de las 9 de la noche empieza a restaurarse la electricidad en varias partes del país. Los gritos de emoción y la algarabía de los ciudadanos por el retorno de la electricidad eran iluminados por las bombillas, pero la felicidad duró poco pues una hora bastó para que todo volviera la oscuridad de 100 horas atrás para nuevamente en horas de la madrugada, en medio de continuos bajones se reactivara parcialmente el servicio eléctrico.

 

El día después de las 100 horas negras de Venezuela

El martes 12 de marzo se reportó el 90% de la destrucción de zona comercial de la Curva de Molina. Fedecámaras Zulia asegura que fueron saqueados 22 supermercados, más de 20 farmacias, centros comerciales y más de 300 pequeños establecimientos.

Sambil Maracaibo reportó el saqueo de 105 de sus locales. Los galpones de Alimentos Genica y Pepsi también fueron afectados. La Gobernación del Zulia anunció la detención de al menos 570 personas ligadas presuntamente a los hechos vandálicos en la región.

Los pocos comercios que permanecen abiertos presentan largas colas, escasez de productos y restricción para el ingreso de clientes. Los colchones retornaron a las habitaciones, las puertas de las neveras se volvieron a cerrar, pero la tragedia de las 100 horas negras de Venezuela permanece en la memoria de sus afectados al cumplirse una semana del inolvidable apagón que oscureció a toda Venezuela.

 

Luis Fernando Herrera
Noticia al Día

No olvides compartir en >>