En la Costa Oriental del Lago "alquilaron el frío": Ingratos recuerdos de "La pesadilla eléctrica"

En la Costa Oriental del Lago «alquilaron el frío»: Ingratos recuerdos de «La pesadilla eléctrica»

Entre el calor, la sed insaciable por tomar agua caliente, tanques vacíos, alimentos pudriéndose por falta de refrigeración e impotencia por no saber cuando llegaría la electricidad, así  se encontraban los zulianos, en la Costa Oriental del Lago (COL), al igual que el resto del país.

En la tarde del pasado jueves, 7 de marzo, se apagaron los bombillos en las casas, la señal telefónica y de internet se cayeron, y la preocupación en los zulianos empezó a crecer cuando se reportaron más de diez estados del país sin electricidad. Con la esperanza que al día siguiente se restituyera el servicio eléctrico, los venezolanos fueron a dormir, mas no a descansar.

Un oscuro amanecer tuvieron los venezolanos, el viernes 8 de marzo, cuando se levantaron y aún no había llegado la electricidad.  Con pesar, adultos, ancianos e incluso niños, salieron en busca de comida, entre calles desoladas, negocios cerrados, carreteras sin un carro por la falta de gasolina, y mucha pesadez en el aire, todo estaba completamente colapsado.

Los escasos comercios que tenían planta eléctrica, abrieron sus puertas pero no con la mejor intención, ya que los alimentos estaban a un costo muy elevado e incluso llegaron a cobrar en dolares ciertos alimentos.

«El primer día del apagón, una harina pan costaba 3500 bolívares soberanos, y ya al tercer día, no las estaban vendiendo a 5500 bolívares soberanos, se aprovechaban de la situación». comentó Argelia Cardozo, habitante del Municipio Santa Rita. 

Pero eso no fue lo peor, la falta de conciencia entre vecinos era evidente, «Te cobraban hasta por poner a enfriar una botella de agua», eso es inhumano. Los santarritenses y cabimenses respiraban una y otra vez para encontrar la calma en medio de tanta injusticia.

«Por cada 10 minutos que se cargaba el teléfono, cobraban 1$ y cada bolsa de hielo costaba 8$». Agregó Argelia Cardozo.

A medida que transcurrían los días, el fin de semana, que comenzó el viernes 8 de marzo y terminó el domingo 10 de marzo, los habitantes de la COL decidieron ir a las playas a bañarse por la escasez de agua en sus casas, a buscar un poco de señal,  y a pasar el calor con la brisas en la orilla del lago.

El lunes 11 de marzo, ya los habitantes con ojeras en sus ojos, sin dinero en las cuentas para comprar más comida, endeudados, a punto de cumplir las 100 horas sin electricidad, ya se estaban preparando mentalmente para estar otra semana sin dicho servicio.

Mas de 100 horas después, sobre las 9 de la noche del mismo lunes, aunque con fluctuaciones de voltaje y apagones durante el transcurso de la noche y madrugada, los zulianos vieron la luz, la luz del bombillo, que solo duró unas cuantas horas encendido…

En últimas instancias, el día de ayer, jueves 14 de marzo, se explotaron varias subestaciones en el municipio Cabimas, y varios municipios de la Costa Oriental del lago, quedaron a oscuras nuevamente.

Por una parte, el mandatario Nicolás Maduro acusa a Estados Unidos de un «Ataque cibernético», a la Central Hidrológica de Venezuela, «El Guri», mientras que por otro lado, el presidente de la Asamblea Nacional, y presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó acusa la ineficiencia del gobierno en el mantenimiento del Guri, a través de la redes sociales.

Esta es la dura realidad que atraviesa el venezolano hoy en día. Hoy tenemos electricidad, pero no sabemos cuando volveremos a quedar sin ella…

María Celeste Arteaga/Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>