Cuando la historia se hace épica I (Amos Smith)

Cuando la historia se hace épica I (Amos Smith)


La épica es algo que han buscado infructuosamente, por largos 20 años, los jerarcas de este disparate. Lo han intentado desde el Caracazo, el 4 de febrero, el 11 de abril, las muertes sospechosas, por demás de Danilo Anderson, Robert Serra y hasta la desaparición de Hugo Chávez. Ya Maduro ni lo intenta.
La noche anterior a lo de ayer en las Mercedes, era todo preocupación. Temor a un viaje de regreso hacia las fauces del lobo, ante una decisiòn tomada por un hombre, con el peso de un pais sobre sus hombros.
La tarima se comenzó a instalar en la mañana, por el lógico temor de una incursión nocturna de los cuerpos de inteligencia del régimen. La gente llegaba tímidamente con muchas dudas colocadas en el mismo corazón, gracias a la estrategia de sembrar el desanimo. sin embargo, los espacios de la plaza Alfredo Sade se fueron llenando. Un animador anunciaba que esperaríamos por el presidente Guaido, el tiempo que fuera necesario y se podía sentir el vocerio entre la gente. Eso es porque no viene. Se quedo allá. Un Saxofonista, tal vez, en el escenario ante la falta de opciones, se lanzo con Venezuela y sembró un poco de animo en el ambiente. el clima. tomando en cuenta ser lunes de carnaval, volvió a disfrazarse de maracucho, con un sol inclemente, por lo que decido irme hasta el centro comercial cercano, a buscar agua para mi equipo. Camino entre la gente. entre banderas, entre la esperanza tibia y los presentimientos encontrados, pero a mi regreso, todo cambia radicalmente.hay una emociòn desbordada. Ya esta aquí. Llego por Maquetía. tenemos presidente. Las voces se multiplican. Los caminos de regreso a la tarima se han cerrado de gente, que enloquece. al fondo, en la torre de sonido izquierda veo a Guaido subido en la estructura metálica, saludando.
El momento es indescriptible. La gente llora y ríe. Es el punto de quiebre perfecto. En un momento como este, el presidente se permite bromear, cuando alguien el publico grita. Te amo Fabianaaaa. y el dice vamos a respetarnos. (FIN PRIMERA PARTE)

No olvides compartir en >>