A piedras y bombas saqueadores acabaron con comando de la policía regional en el Sur del Lago: Un muerto entre los manifestantes

A piedras y bombas saqueadores acabaron con comando de la policía regional en el Sur del Lago: Un muerto entre los manifestantes

Fotos: Cortesía

La madrugada de este miércoles, una turba de gente enardecida arremetió contra las instalaciones del comando policial número 10 de la policía regional, ubicado en la avenida Panamericana del municipio Sucre, parroquia Sucre de la zona este del Sur del Lago.

Más de 350 personas armadas con palos, piedras y hasta bombas molotov, atacaron la sede oficial, causando grandes daños materiales.

El área externa del comando fue quemada por los irregulares al igual que una motocicleta de uso oficial, modelo DR-600, que se encontraba en el estacionamiento de la sede. Las oficinas también fueron destruidas, mientras que los funcionarios que se encontraban de guardia debieron solicitar apoyo de otros organismos de seguridad de la zona para controlar la situación.

En el hecho resultó herido por arma de fuego un joven que se encontraba entre los atacantes, quien fue llevado al Hospital I de Caja Seca, donde minutos después de su ingreso, murió. Hasta los momentos detectives del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalistícas (Cicpc) del Eje de Homicidios Zulia mantienen sus lupas activas para identificar al hoy occiso.

De manera simultánea, los irregulares incendiaron un vehículo particular que se encontraba estacionado a 200 metros del comando, atacado al tiempo que uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) aprehendieron dentro de estas instalaciones a cinco de los involucrados en el hecho irregular, quienes portaban pasamontañas y piedras para continuar la arremetida. Durante el enfrentamiento cinco funcionarios resultaron heridos.

Los agresores quedaron identificados como: Marcos José Arias Bohórquez (18); Luis David Rodríguez Guerrero (23); Luis Ramón Delgado Silva (25); Alfonso Trujillo Vargas (26) y Miguel Ángel Araujo González (27), quienes quedaron bajo resguardo en el centro policial destruido y fueron puestos a la orden de la Fiscalía 21 del Ministerio Público, con sede en esta misma jurisdicción.

El suceso causó alarma en el municipio sureño, donde las autoridades permanecen activas buscando a los responsables de la acción irregular.

 

Los cinco detenidos fueron puestos a la orden del Ministerio Público

Fotos: Cortesía
Noticia al Día

No olvides compartir en >>