¿Y qué nombre le pondremos? matarile rile rile, matarile rile ron (Luis Semprún Jurado)

¿Y qué nombre le pondremos? matarile rile rile, matarile rile ron (Luis Semprún Jurado)

Luis Semprún Jurado

“El odio es una enfermedad inoculada por la derecha y de fácil transmisión entre los ignorantes”
ADRIANA SOFIA

“Bueno, camarita, revisé la prensa internacional y encontré diez noticias sobre el país y ninguna era buena. Es más, la mayoría eran falsas o medias verdades”, fue el recibimiento que me dio Anacleto, sentado al pie de una mesa repleta de periódicos. “En esta fase del golpe, la desinformación, mejor dicho, la información falsa, esa que llaman ‘fake news’, juega el papel principal. Por un lado tratan de sembrar horror, desesperanza, inconformidad y de alimentar el odio, que al mismo tiempo los va pudriendo y, por el otro, tratan de convertir en los ‘Robin Hoods’ modernos a los cipayos de la oposición criolla, verdaderos culpables de la actual situación de la nación. No voy a repetirle los epítetos contra Nico, pero el más suave es ‘dictador’. Ahora a este tipo de guerra la llaman ‘Guerra Proxy o de substitución’ ya que consiste en la creación de un gobierno paralelo, que incite una alta conflictividad que justifique una intervención que substituya al gobernante legal con el títere que quieren. Ya no sólo son los EEUU sino que ahora se le suma parte de la Unión Europea, es decir, la vieja Europa conformada por: la España que salió de Venezuela con el rabo entre las piernas hace muchos años, la Alemania ocupada por las fuerzas ‘aliadas’ luego de su intento de dominar al mundo, la Francia expulsada de Africa con toda su Legión Extranjera y la Gran Bretaña, con sus ciudadanos de segunda y de tercera, imperio del que ya no queda nada. La tarea impuesta por su amo es hacer añicos el gobierno que nos dimos, cuando en mayo del 2018 elegimos a Maduro con el 67% de los votos. Eso a ellos no les importa, porque todo lo que diga el chavismo o el gobierno es mentira. Su encargo ya está pagado; así que a cumplir. Ah y nos dan un ultimátum. Los chalecos amarillos en Francia se autoproclamaron Presidentes de Francia y le dieron a Macron plazo de una semana para entregar el gobierno. ¿Lo entregará? ¿Espera que nosotros acatemos su plazo? En cualquier país del mundo, el autoproclamado, y sus golpistas, estarían en la cárcel o al menos deberían sufrir sanciones ejemplares, ajustada a las leyes vigentes del país. Pero como la campaña mediática es de todos los medios de la derecha, cuadrados con el amo, el presidente de EEUU, deben hacer creer que todo es legal y constitucional para que el mundo no los acuse de golpistas (aunque todo el mundo ha visto como han quedado los países que los EEUU han ‘salvado’). Esos cuatros países, en especial, le venden armas y apoyan a Abdel Fattah al-Sissi, gobernante egipcio con un régimen de terror peor que el de Hosni Mubarak, derrocado por el pueblo en febrero del 2011. ¿Qué hicieron esos países por evitar la destrucción de Libia, Iraq, Afganistán, Yemen y Siria? Nada, participaron en los ilegales bombardeos para quedarse con las reservas económicas y los recursos naturales de esas naciones. Sólo que en Siria se les paró el pueblo con su presidente y les dijo: ¡Aquí NO! Igual les está pasando en Venezuela, con Rusia como aliada al igual que en Siria, pero también con el apoyo de China y de la mayoría países del mundo. El Cartel de Lima se está secando, lo mismo que Almugre. Los de la UE se las verán negras con nosotros, campeones en expulsar invasores y conquistadores.”

Mucho se ha escrito y dicho sobre la situación en Venezuela. Son pocas las notas que se ajustan a la verdad porque por ningún lado asoman la realidad del día a día criollo. Es cierto que se viven momentos difíciles, ya lo he expresado en artículos anteriores, pero ningún medio ha osado enfrentarse al imperio publicando el sentir del verdadero protagonista, del dueño del poder en Venezuela: el pueblo. Todos hablan y escriben que la oposición representa “al pueblo venezolano” y yo les pregunto: ¿A cual pueblo? Porque si en verdad pensaran que tenían alguna “mayoría” hubiesen participado en los procesos electorales que desconocen porque “y que no habían las condiciones necesarias”. ¿No ganaron la mayoría en la Asamblea Nacional, hoy en desacato por culpa de ellos, con el mismo CNE que el chavismo ganó 19 de 24 gobernaciones? Ese fue el miedo de participar en las elecciones de mayo del 2018, el darse cuenta que el pueblo estaba arrepentido de haberles dado poder, porque en vez de usarlo para legislar a favor del soberano, lo malgastaron en intentos de golpes y derrocamientos.

La Ley de Amnistía que hoy ofrece el autoproclamado es igual a la “Ley de Amnesia Criminal” que trataron de aprobar para proteger a sus aliados y a sí mismos. Y es que saben que están infringiendo las leyes venezolanas y contraviniendo la mismísima CRBV. Y si todos somos iguales ante la ley, yo hago responsable al autoproclamado y a todos sus secuaces por lo que me pueda suceder, así como a mi familia, mis amigos, mis vecinos y mis compatriotas como consecuencia de sus actos. Sus shows montados como los de Lilian y compañía, o de María la Loca, de que “la PNB, el FAES (o quién sabe qué organismo) está enfrente de su casa buscando a su esposa o a sus hijos”, sólo lo creen los idiotas que salen a hacer bulto para las fotos de los reporteros y palangristas de turno. Hijos y familias cercanas de la mayoría de los pseudolíderes de esta novela se encuentran bien resguardados en el extranjero.

Hoy el blanco escogido por los halcones es Venezuela. No por falta de democracia, pues en los últimos veinte años se han realizado 25 procesos electorales, ganados por el chavismo mayoritariamente, sino por petróleo, coltán, torio, agua, diamantes, oro, etc. La cercanía de un mercado seguro de combustible es algo más que apetecible para el gobierno de EEUU que observa con horror como Venezuela consolida cada vez más sus vínculos de todo tipo con Rusia, China, India e Irán, todos rivales políticos y económicos, en una repetición de situaciones del pasado como las que obligaron a Fidel a tomar ese camino. Primero el Gigante, y ahora Nico se han visto forzados a evaluar las relaciones de reciprocidad, respeto y amistad con EEUU y los gringos han salido muy mal parados. Ellos no buscan amigos ni aliados; ellos buscan esclavos y vendepatrias que les hagan el trabajo sucio preliminar para luego dar la estocada. Pero esta vez, la jugada no les salió como querían. Qué triste para ellos y alegría para nosotros que la ONU y la OEA (hola Almugre) reconocen al gobierno de Nicolás.

El mundo se pregunta ¿cómo puede estar tan tranquilo y hablar de democracia un país donde asesinan casi a diario a un dirigente social o campesino, sin hablar de irrespetar un tratado que trajo la paz a Colombia luego de 50 años de lucha fratricida? ¿Cómo respetar al gobierno de un país reconocido por ser el mayor exportador de droga del mundo, sin señalar el gran daño que le hace a la humanidad? ¿Dónde están la OEA y la ONU? Nooo… eso es en Colombia, aliada nuestra que no se puede tocar ni con el pétalo de una rosa. ¡Vaya caradura! Los ex-presidentes de los países del Cartel de Lima casi todos han sido juzgados por ladrones y hasta condenados por corrupción y/o tráfico de influencias. ¿Son esos los que juzgan al gobierno venezolano sobre su talante democrático o no? ¿Conocerán nuestras leyes? ¿Tendrán noción de lo que es “diplomacia internacional”? ¿Se habrán leído “Las venas abiertas de Latinoamérica” de Galeano?

Creo que los patriotas estamos de acuerdo con que gobierno que no reconozca al nuestro no debe tener representación aquí; que debemos cerrar la frontera occidental; que debemos demandar a Paraguay por la deuda que no quieren pagarnos; que debemos aclarar al mundo que respetamos a quien nos respete; que no deseamos proclamar de nuevo el “decreto de guerra a muerte”, pero que no vamos a rendirnos. Con la llegada de 5000 soldados yanquis a Colombia las niñas colombianas no podrán jugar tranquilas sin el temor de engrosar la lista de violadas y sin el consuelo de poder exigir juicio a sus violadores. “¿Dónde están las llaves, matarile rile rile?…..”

No olvides compartir en >>