La democracia y la universidad (Dra. Judith Aular de Durán)

La democracia y la universidad (Dra. Judith Aular de Durán)

universidad

Dra. Judith Aular de Durán

El Consejo Universitario de la Universidad del Zulia (LUZ), en sesión extraordinaria realizada el pasado viernes 01 de febrero de 2019, fijó su posición sobre el contexto socio-político y jurídico venezolano que hay en el país desde el 10 de enero de 2019.

Teniendo como base el artículo 2 de la Ley de Universidades, que expresa: “Las Universidades son instituciones al servicio de la Nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales”, el máximo órgano de la universidad no podía pasar por desapercibido el contexto en el que se encuentra Venezuela.

Enfrentamos una grave crisis económica y social nunca antes vista. Es necesario apartar la confrontación, pasar la página de la polarización y restituir los valores democráticos con un pacto de gobernabilidad que preserve el respeto al soberano y acelere los cambios para la recuperación económica del país.

LUZ, es fiel a su principio democrático y de libertad, no es  una universidad enclaustrada, de espaldas a la sociedad, pero tampoco una universidad  militante, manipulada por los ruidos y rumores de la calle, ella actúa con autonomía y participa en todos los aspectos de la vida de la sociedad, sin perder su carácter de academia.

Los sucesos que han venido ocurriendo en el país son atípicos desde el punto de vista jurídico y democrático.  Es necesario reestablecer el orden constitucional, preservar el estado democrático y Social de Derecho y de Justicia, establecido en la Carta Magna.

También se tienen que respetar los Derechos Humanos. Muchas han sido las denuncias ante los organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros.

No podemos seguir padeciendo esta diáspora de jóvenes que han decidido cruzar nuestras fronteras, buscando un futuro mejor. Muchos de ellos se van sin haber culminado sus estudios universitarios, abandonan las aulas con el interés de buscar un sustento económico personal y para sus familias.

En Venezuela, tienen que emitirse señales sinceras de enmienda. Lo que estamos viviendo es quizás solo el inicio de un proceso. Hay que propiciar la designación de los venezolanos más preparados y capaces en los puestos claves, independientemente de su posición política. Solo habrá recuperación si hay apertura y debate franco de las ideas y de los proyectos, en función del bienestar de todos.

Tenemos un compromiso con Venezuela, con nuestra institución y principalmente con nuestros jóvenes que son protagonistas de esta lucha. Nuestra casa de estudios está al frente con la libertad y la esperanza de un mejor país.

Dra. Judith Aular de Durán

Vicerrectora Académica de LUZ

[email protected]

No olvides compartir en >>