Gemela sintió por meses los síntomas del cáncer que desarrollaba en su hermana

Gemela sintió por meses los síntomas del cáncer que desarrollaba en su hermana

Foto: Agencia

En el año 2017 en Edimburgo, Inglaterra, un caso que involucraba a dos hermanas gemelas, conmocionó a la opinión pública de dicha ciudad.

Se trata de Megan y Sophie Walker, unas gemelas idénticas que han tenido que lidiar con una terrible enfermedad que afectó a las dos desde el principio.

Según relataron los medios locales, Megan comenzó a mostrar síntomas de estar enferma, mientras que Sophie continuaba sana y alegre. Los padres de las gemelas sintieron preocupación cuando Megan bajó de peso, no paraba de vomitar y aseguraba sentir debilidad, por lo que visitaron a su médico de cabecera.

A la niña de 11 año le realizaron radiografías de tórax, dos ecografías y una resonancia magnética desde su pecho hasta su pelvis, y no encontraron absolutamente nada, mientras tanto, Sophie parecía estar bien.

Megan estuvo así por meses, y los doctores no lograban descifrar que tenía, hasta que un día su hermana debió ser llevada al hospital de urgencia al no parar de vomitar.

Tras realizar varios exámenes médicos, los galenos descubrieron en Sophie un bulto en su torso, resultando ser un tumor maligno que se había alojado en su riñón. Este tipo de cáncer se le conoce como ‘Wilms’, y afecta a alrededor de 80 a 85 niños por año.

Los síntomas incluyen sentirse cansado, fiebre, malestar estomacal, pérdida de peso o falta de apetito. Sin embargo, hasta esa noche, Sophie no había mostrado ninguna de esas señales, mientras que Megan ya lo había hecho meses atrás.

La madre de ambas, Rebecca Leask explicó que su atención estaba puesta en Megan por haber estado enferma por tanto tiempo, sin embargo, jamás imaginó que simplemente ella estaba experimentando los síntomas de la enfermedad que se estaba desarrollando en el organismo de su hermana.

“Después de un montón de pruebas, los médicos concluyeron que no había nada malo con Megan, pero era Sophie la que enfermaba en silencio. Mucha gente cree que Megan nos estaba mostrando los síntomas de su hermana antes de que supiéramos que tenía cáncer. Muchos le atribuyen al hecho de que son gemelas”, contó Rebecca.

En diciembre de ese año, la pequeña fue sometida a una operación de siete horas para extirpar el tumor y su riñón izquierdo. Tuvo quimioterapia durante todo el 2018, y los médicos con total optimismo le indicaron a toda la familia que el tratamiento es exitoso en el 85% de los casos infantiles.

Sin embargo, con los tumores de Wilms, siempre existe la posibilidad de que el cáncer regrese, por lo que Sophie será vigilada de cerca durante cinco años y luego se someterá a controles de por vida.

La niña tiene el apoyo de Megan y sus otros siete hermanos: James, 16, Emily, 15, Lucy, 13, Daniel, nueve, Olivia, siete, Ella, cinco y Nathan de cuatro años.

La FM

No olvides compartir en >>