Revocatorio para gobernadores y alcaldes que no fueron capaces de repartir el pernil

Revocatorio para gobernadores y alcaldes que no fueron capaces de repartir el pernil, pide Tarcila Crítica de Todo Bello (Alberto Morán)

pernilCuando la señora Tarcila Crítica de Todo Bello, estaba doblada en la nevera buscando un poquito de masa, para hacer las arepas del desayuno vio que, su esposo, Jacinto Todo Bello, salió del cuarto de interiores y, en silencio, comenzó a caminar sonriente y sin control de la cocina al comedor y del comedor a la cocina.

Tarcila Crítica lo conocía de sobra, sabía que su marido quería darle una buena noticia, y no hallaba cómo hacer para provocar en ella, la mayor suma de felicidad posible. Y la mujer pensando en eso, también sonrió.

– ¿Miarma, Jacinto, y vos que hacéis de un lado a otro como mamón en boca ‘e vieja, ¡mijito!?

– Nos cayeron los bonos, señora Tarcila Crítica de Todo Bello, ¡toitos, toitos!
– ¡Ay Jacinto Todo Bello!…

– ¿Qué, no tais contenta?

-Sí, toy contenta, Jacinto Todo Bello, pero vos sabéis como son esos bancos, ahora el presidente Nicolás Maduro le da a uno unos cobritos, y ellos los hacen efectivo cuando les da la gana. Y lo más grave es que cuando son los bancos del Gobierno, es peor. Tardan más. Venezuela, Bicentenario, Tesoro…

– Too lo tuyo son puros “peros”, Tarcila Crítica, no sé porque vos sois así, tan incrédula. ¡Qué barbaridad!
-Mijo, el mismo Gobierno, el mismo Gobierno nos ha hecho así de incrédulos. No veis lo que pasó con los perniles, Jacinto Todo Bello.

-Otra vez con los perniles, por Dios Tarcila Crítica, ¡sacámelo, coño! ¡Qué molleja!… ¿Será que nunca se van a olvidar de esos benditos perniles?

– ¡A dios vaina! Sí, no se me olvida, Jacinto Todo Bello, porque aparte de que no los pasaron como un chiflío por la nariz, es la falta de Gobierno que hay en este país. Ve, te voy a decir argo, los chavistas que ven too bonito como vos, hacen ver como bobos a los chavistas que reclaman el pernil, pero nosotros no somos ningunos bobos. Y pa que sepáis, el pernil amerita toavía hoy, una cadena del presidente Nicolás Maduro, explicando tanta incapacidad, tanta ineptitud, tanta ineficacia, tanta corrupción.

-Los perniles no los reparte Maduro, señora Tarcila Crítica de Todo Bello, sino los gobernadores y arcardes. ¿Sabía eso? ¿O no lo sabía?

– Sí lo sé, Jacinto Todo Bello, pero Nicolás Maduro debe decir quién manda en este país. Mirá, si yo fuera Presidente de Venezuela, y le doy a los gobernadores y a los arcardes unos perniles pa que los repartan, y no los reparten, al otro día pido una cosa de esas que se hacen aquí, que pedía Chávez ¿cómo se llama? Esteee…

– Un revocatorio.

– !Ajá!, sí, un revocatorio, y después que los saque de las gobernaciones y las arcardías, van presos. Bueno, si es así, que se los dieron y no los repartieron, porque otra cosa es que con este Gobierno nunca se sabe.

– Es que vos sois una dictadora, too lo tuyo es a lo arrecho…

– ¡Ahora sí, pues! No sé si soy dictadora, Jacinto Todo Bello, pero si les dieron los perniles y no los repartieron, yo los saco y los pongo presos juntos con toa esa pila de vagabundos de los consejos comunales y de los Clap, que están metíos en la vainita.

– Mirá, Tarcila Crítica de Todo Bello, vos no podéis estar metiendo a too el mundo en una sola mochila.

-Yo sé, Jacinto Todo Bello, por eso dije los que tán metíos en la cosita, en la vagabundería, y sabemos muy bien que muchos son unos ladrones. Unos bandidos que siempre se cogen toa esa molleja. En diciembre se cogieron los juguetes y los perniles. Y Maduro hablando de los Clap y diciendo que too está bien. Imaginate vos esa vaina… Ah y aquí en Maracaibo dicen por la prensa que les repartieron perniles a toos. Y si le parece Maduro les cree, cuando aquí lo que hicieron fue largarnos a casi tos de rollete, y nos dejaron pelando.

– Sí, el monstruo dictador Nicolás Maduro Moros, ese que se come viva a la gente.

– Digame vos, ve, Maduro no es dictador, pero una cosa si te voy a decir, Jacinto Todo Bello, una dictadura es lo que hace falta en este país… Qué hacemos con que en toas partes nos digan dictadores, cuando nosotros lo que somos es unos bobos…Que nos digan dictadores con razón, que nos digan dictadores por quemales el sieso a toa esa pila ‘e corruptos, no por bobos.

– Tarcila Crítica es que uno no puede estar habla que habla en contra del Gobierno, hablemos de los enemigos, no de nosotros mismos, porque si nos destruimos nosotros mismos, a dónde vamos a llegar. ¿Les vamos a dar la razón a ellos? ¿Somos chavistas o no?

– Ahí es donde está la trampa, Jacinto Todo Bello, yo no caigo en esa trampa, esa es la trampa de toos los chavistas corruptos, les conviene que la gente no chiste, y se las ingenian pa que digan que too ta bonito, y eso le hace más daño a la revolución. Eso le hace más daño que el imperio, que los opositores golpistas, que toa vaina, Jacinto Todo Bello. Muchos de esos que ocupan grandes cargos y quieren que se vea too bonito, pa mí son los verdaderos quinta columna de este Gobierno.

– ¡No, no, tampoco así, Tarcila Crítica, no vengáis, déjate de cosas!, lo que pasa es que a vos te camina mucho esa mente.

– ¿A mí? La mente le camina a esos corruptos que han esmoñingao a Venezuela. El presidente Maduro le da las cosas al pueblo con la mejor intención y, por culpa de ellos, o no llega, o llega mal, y entonces lo que podía ser un beneficio de agradecer, se convierte en un problema, en más rabia, porque la gente está brava, Jacinto Todo Bello.

-Vos si sois exagerá, mujer

– ¡A la lona!, y que exagerá… Jacinto, la gente tiene hambre, no le alcanza pa comprar comida, medicinas, y cuando Maduro les da argo, se lo roban y queda mirando pa toos laos como perro medio a medio de la autopista.

-Sí, puede ser así, Tarcila Crítica, pero nadie tampoco se pone bravo cuando le cae a la cuenta del banco una burusita.

– ¡Jacinto Todo Bello, qué burusa ni qué burusa, no digáis burusa!, esa palabra no es de nosotros los chavistas. Decí un peajito, una ñinguita, una virutica, una migajita; burusa ¡no!, Jacinto Todo Bello, te lo pido por favor. Y sí, se alegra, pero no es posible que a estas alturas Maduro no se haiga dado cuenta de esos retrasos que hay en los bancos, pa que se haga efectiva la regorgalla esa.
-Qué bárbara sois vos, mujer.

-Jacinto Todo Bello, vos sabéis muy bien que a veces pasan más de diez días, y toavía los bancos no le pasan a uno sus cobres. A no ser que eso sea un crédito y el Gobierno se ponga moroso, y hasta que no pague, los bancos no sueltan esos cobres, pero, como te digo, con este Gobierno nunca se sabe. No dice nada.

– Tarcila, pero es que, los bancos, también tienen razón, vos sabéis que aquí hay mucho mollejero, cuánto trabajo, cuántas transacciones, cuánta gente pegada en la taquilla, en esa cola grandísima que se hace en el portón…

– ¡Ay Jacinto, Por Dios!, ¿por qué si son rápidos pa vendele el efectivo a las mafias que se llevan los cobres de nosotros pa Colombia?, porque ya como que comenzaron otra vez con la cosita.

– Mija, si seguís así, Donald Trump te va a nombrar secretaria del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

-No vengáis, Jacinto Todo Bello, yo sé quiénes son esos bichos, quieren nuestras riquezas, toas esas cosas que hay en el Arco Minero; son unos asesinos, matan hombres, mujeres, niños, invaden, saquean, quieren tumbar a Maduro pa quedase con el coroto; pero esos chavistas corruptos que pusieron al frente de las instituciones del estado y lo que hicieron fue robar, son iguales o peores que ese señor Trump.

Jacinto Todo Bello no quiso seguir discutiendo, y Tarcila Crítica de Todo Bello, por fin, abrió la nevera y sacó una bolita de masa para unas cuatro arepas, pero cuando fue a encender la cocina se había terminado el gas, y aparte de que no tenían dinero, la bombona de gas tampoco se consigue.

 

Alberto Morán

Noticia al Día

No olvides compartir en >>