La silla eléctrica: El invento más cruel del mundo lo encabezó un dentista

La silla eléctrica: El invento más cruel del mundo lo encabezó un dentista

A lo largo de los años,  el ser humano ha experimentado mucho en cuanto a creación de  armas de destrucción masiva y guerra se trata, pero sin duda hay un invento que con su llegada revolucionó de manera negativa al  planeta entero; si, estamos refiriéndonos a la silla eléctrica.

Este objeto  asombrosamente fué creado por un dentista, esto parece contradictorio puesto que siempre asociamos a los médicos y odontólogos como seres humanos pro vida. El  odontólogo que dió marcha a la silla eléctrica  fué el  Dr. Alfred Southwick de Buffalo, Nueva York en la década de los ochentas.

Por suerte hoy en día en la mayoría de los estados de EE.U.U está totalmente prohibido el uso de este objeto al momento de ejecutar a un ser humano cuando este es sentenciado culpable. Existen otras alternativas consideradas un poco más humanas y dignas al momento de morir, un ejemplo de ello es la inyección letal

Todo tiene un motivo inicial y en el caso de la silla eléctrica esta se originó debido a que el doctor  Alfred escuchó una noticia  acerca de que un hombre borracho había muerto al instante después de tropezar con un generador,  este hecho inspiró al dentista a crear un método de muerte segura, rápida y sin dolor.  una de las primeras ejecuciones con dicho método  fué la de William Kemmler en 1890  quien fué condenado a muerte en la silla eléctrica en la prisión de Auburn. Aunque se consideró sin   éxito, puesto que no acabó con su vida al primer intento,  este invento se perfecciono con el pasar de los años.

 

 

Noticia al Día 

 

No olvides compartir en >>