El Vaticano envió un representante a la juramentación de Maduro, pese al rechazo de algunos países

El Vaticano envió un representante a la juramentación de Maduro, pese al rechazo de algunos países

A pesar del repudio de la comunidad internacional, el Vaticano envió a uno de sus representantes a la jura de Nicolás Maduro para un segundo período de Gobierno en Venezuela.

Esto provocó una gran división entre la Iglesia local -que consideró “ilegítima” la asunción del dictador- y la Santa Sede, la cual mantiene su postura de no romper relaciones con ese Estado, como sí lo hicieron EEUU, la mayoría de los países de América Latina y la Unión Europea.

Se trata del Monseñor George Koovakod, encargado de negocios del Vaticano y a quien Maduro le agradeció su presencia al inicio de su discurso.

El lunes pasado, tras las críticas de 20 ex presidentes, el papa Francisco ratificó que no piensa “interferir” en las crisis de Venezuela y Nicaragua. El Sumo Pontífice sostuvo que “la Santa Sede no busca interferir en la vida de los Estados” y dijo que su pretensión es “ponerse al servicio del bien de todo ser humano” y “trabajar por favorecer la edificación de sociedades pacíficas y reconciliadas”.

Respecto a Venezuela, deseó “que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la persistente crisis política, social y económica”. “Vías que consientan asistir, sobre todo, a los que son probados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz”, agregó.

La Iglesia Católica venezolana ha mantenido tensas relaciones con el Gobierno chavista casi desde su instalación, en 1999, y ha sido considerada por la Administración de Maduro como un agente político que apuesta a la desestabilización.

Radio Mitre

No olvides compartir en >>