Descubren en Suiza una sustancia que suprime la formación de metástasis

Descubren en Suiza una sustancia que suprime la formación de metástasis

Un equipo interdisciplinario compuesto por biólogos moleculares, biólogos computacionales y clínicos de la Universidad y del Hospital Universitario de Basilea en Suiza hizo importantes avances en cuánto al cáncer.

Según esto, se sabe que han logrado identificar una sustancia para evitar que se propaguen las células cancerígenas y desactivar su capacidad de sembrar metástasis.

Con ello, tal como fue publicado en la Revista ‘Cell’, el equipo liderado por el Prof. Nicola Aceto del Departamento de Biomedicina de la Universidad, ha encontrado la manera de frenar la formación de metástasis, el aspecto más mortal del cáncer de mama.

En efecto, la propagación de las células cancerígenas por todo el cuerpo es responsable del 90% de las muertes por cáncer de mama, y los pacientes con metástasis son incurables.

¿Cómo funciona la metástasis?

Las células tumorales circulantes (CTC) son células cancerosas que dejan un tumor primario y pasan al torrente sanguíneo. Con ello, ‘siembran’ la metástasis a distancia. Estas llamadas CTC se pueden encontrar en la sangre de pacientes como células individuales o como grupos de células.

Los investigadores suizos han descubierto que la formación de grupos de CTC conduce a cambios epigenéticos que facilitan la siembra de metástasis. Estos cambios son los que les permiten imitar algunas propiedades de las células madre embrionarias, incluida su capacidad para proliferar y formar tejidos.

La clave del descubrimiento: disasociar las células tumurales circulantes

Este equipo de investigación ha demostrado que estos cambios epigenéticos son completamente reversibles al separar a estos de grupos de células CTC. La sustancia que descubrieron tiene la propiedad de generar esta disociación.

Es decir, que este método lo que hace no es matar a las células cancerígenas sino disasociarlas y, con ello, inhibir su capacidad de propagarse y formar metástasis.

Los investigadores ya se encuentran trabajando en el próximo paso, que implica llevar adelante un ensayo clínico con pacientes de cáncer de mama.

 

La Vanguardia 

No olvides compartir en >>