Ser profesor universitario…(Dra. Judith Aular de Durán)

Ser profesor universitario…(Dra. Judith Aular de Durán)

Profesor Universitario

Dra. Judith Aular de Durán

A propósito de celebrarse hoy miércoles 5 de diciembre, el Día del Profesor Universitario en nuestro país, quiero dedicar estas líneas a quienes tenemos quizás la tarea más grande de todas: formar a los nuevos profesionales de Venezuela, hombres y mujeres con valores y con excelencia académica.

Ser profesor universitario  es la credencial de mayor peso moral en la sociedad. De eso damos fe los que decidimos asumir la noble misión de la enseñanza, de guiar a nuestros jóvenes en su formación profesional.

La labor titánica de educar a los jóvenes hoy día no es nada fácil. Los problemas económicos y sociales que afectan a nuestra nación, también repercuten en la tarea de impartir clases universitarias. Nuestra institución, la Universidad del Zulia (LUZ), atraviesa en estos momentos por uno de sus episodios más duros en toda su historia por la alta deserción de estudiantes, el déficit de personal docente y de investigación,  administrativo y obrero.

Esto hace que la docencia universitaria venezolana se vea comprometida aún más, porque estamos formando a una generación que se levanta con sacrificio, esperanzas y sueños de un mejor mañana. Solo quienes tienen la verdadera vocación por la docencia se atreven a seguir esta carrera en tiempos de crisis y desmejoramiento progresivo de los sueldos y reivindicaciones laborales.

Por eso, cada uno de los profesores que hacemos vida en nuestra casa de estudios somos servidores y guías de nuestros estudiantes y de la sociedad en general. Esa vocación de servicio y de entrega es imprescindible para construir una carrera exitosa dentro del campo de la enseñanza. Tenemos la virtud de sembrar esa semilla del conocimiento, que poco a poco la vemos germinar hasta  que esa flor está formada y es cuando vemos al joven ataviado con su toga, birrete y su título en mano. Es ahí cuando decimos: ¡misión cumplida!

El camino es largo y empinado. La carrera del docente requiere constante actualización y avance, que permita dar a los alumnos lo mejor de sí, para que ellos puedan ser grandes profesionales el día de mañana.

Yo les pido que no se detengan. Continúen haciendo la hermosa labor que vienen realizando, no es fácil, pero tienen el apoyo de toda la comunidad universitaria, de la sociedad en general y especialmente de las autoridades rectorales para que continúen formando a nuestros futuros profesionales.

Desde el Vicerrectorado Académico de LUZ, les envió mis felicitaciones a todos los profesores universitarios en su día, especialmente a los de nuestra alma mater.  Hay que seguir adelante, nuestro país y nuestros jóvenes nos necesitan. A ellos nos debemos y por ellos hoy celebramos este día.

Dra. Judith Aular de Durán

Vicerrectora Académica de LUZ

[email protected]

No olvides compartir en >>