¿Existe el concepto de violación consensuada?

¿Existe el concepto de violación consensuada?

Foto: Cortesía

A pesar de que la concienciación en torno a la violación ha aumentado notablemente en nuestra sociedad en las últimas décadas.

Lo cierto es que a día de hoy existe un importante desconocimiento sobre este ámbito en la mayor parte de la población. Además, la rigidez de los códigos penales de muchos países no contribuyen a una mejora de la situación.

Pedir consentimiento consiste en establecer tus límites personales para que sea algo consensuado, ambas personas deben estar de acuerdo en tener relaciones sexuales, todas y cada una de las veces.

Sin consentimiento, la actividad sexual (incluido el sexo oral, tocar los genitales y la penetración vaginal o anal) es agresión sexual o violación.

Existen leyes que protegen a los menores (personas de menos de 18 años) contra la presión que puedan sufrir para tener relaciones sexuales con una persona mucho mayor que ellos. La edad de consentimiento sexual es la edad que debe tener una persona para que se la considere legalmente capaz de consentir en tener una relación sexual.

Los adultos que tienen relaciones sexuales con personas cuya edad es menor a la edad de consentimiento corren el riesgo de terminar en prisión y de quedar registrados como agresores sexuales. La edad de consentimiento varía dentro de Estados Unidos y en diferentes países.

¿Qué es agresión sexual y qué es violación?

La violación, la agresión sexual y el abuso sexual pueden tener diferentes definiciones legales. En general, la violación, la agresión sexual y el abuso sexual son formas de violencia en la que existe contacto sexual sin consentimiento. Esto incluye la penetración anal o vaginal, el sexo oral y tocar los genitales.

Todos podemos ser víctimas, sin importar cuál sea el género, la orientación sexual o la edad. Sin embargo, algunos grupos de personas son más propensas que otras a sufrir agresiones sexuales durante la vida. Las mujeres, las personas que se identifican como LGBT, las personas con discapacidades de desarrollo y las mujeres de color son más propensas a sufrir agresiones sexuales a lo largo de su vida.

La violencia sexual no se presenta de una única forma. No es necesario que haya un arma ni que la víctima se resista, grite o diga “no” repetidas veces para que una acción cuente como violación o agresión sexual. La mayor parte de las agresiones sexuales no involucran a desconocidos en callejones oscuros. Por lo general, es alguien que la víctima conoce o incluso una pareja romántica.

 

Daniela Romero/Pasante

Noticia al Día 

No olvides compartir en >>