Poco antes de buscar ayuda profesional, Gómez había hablado sobre su lucha contra la ansiedad y la depresión en una larga transmisión en vivo que hizo por Instagram. Durante la conversación con sus fans, la cantante dijo que comenzaba a sentir que “la gente me estaba destrozando”.

Y explicó: “Creo que antes de que cumpliera 26 años tuve un momento así de extraño en mi vida donde creo que estaba como en automático durante unos cinco años. Algo así como repasar los movimientos y descubrir quién soy, haciendo sólo lo mejor que podía, de forma lenta pero segura”.

Al terminar su  Instagram Live, le dijo a sus seguidores que abandonaría las redes sociales por un tiempo para “dar un paso atrás” y centrarse en el “presente”.

Su estancia en el centro de tratamiento representa la tercera ocasión en que Selena recibe ayuda profesional respecto a problemas relacionados con la salud mental.