Un 8 de noviembre nacieron, Vlad Tepes, el príncipe que inspiró al personaje Conde Drácula y el autor de la obra, Bram Stoker

Un 8 de noviembre nacieron, Vlad Tepes, el príncipe que inspiró al personaje Conde Drácula y el autor de la obra, Bram Stoker

Vlad Tepes

Vlad lll, nacido como Vlad Drăculea (Sighișoara, noviembre de 1431-Bucarest, diciembre de 1476), más conocido como Vlad el Empalador (en rumano: Vlad Țepeș), fue príncipe de Valaquia, hoy el sur de Rumania, entre 1456 y 1462. Fue un gran luchador en contra del expansionismo otomano que amenazaba a su país y al resto de Europa, y también era famoso por su manera de castigar a los enemigos y traidores. Vlad era ortodoxo, aunque con posterioridad se convirtió al catolicismo.

Fue rehén de los invasores otomanos hasta los diecisiete años de edad, cuando logró tomar el trono de Valaquia, del cual fue depuesto poco tiempo después. Sin embargo, en 1456, tras la Batalla de Belgrado, Vlad ascendió de nuevo al trono, tras matar a su contrincante Vladislav II, y ya no lo abandonó hasta 1462. Después vivió en el exilio hasta 1474, momento en que se lanzó de nuevo a la batalla para recuperar el cargo, lo que conseguiría en 1476. Sin embargo, en diciembre de este año caería luchando contra los turcos, rodeado de su leal Guardia Moldava.

El escritor irlandés Bram Stoker se inspiró en él para crear su personaje del vampiro Conde Drácula, que daría origen a gran cantidad de películas. En la actualidad Vlad Țepeș es considerado un héroe nacional en Rumanía.

Abraham “Bram” Stoker (Clontarf, 8 de noviembre de 1847-Londres, 20 de abril de 1912) fue un novelista y escritor irlandés, conocido por su novela Drácula (1897).

Sus primeros relatos de terror, como “La Copa de Cristal” (1872) fueron publicados por la London Society, y “The Chain of Destiny” en la revista Shamrock. En 1876, mientras trabajaba como funcionario, escribió un libro de texto, The Duties of Clerks of Petty Sessions in Ireland (1879), que fue un libro de referencia durante mucho tiempo.2
Siendo crítico de teatro para el Dublin Evening Mail, cuyo copropietario era Sheridan Le Fanu, el escritor de cuentos de terror más importante de su época, y cuyo cuento Carmilla influiría mucho a Stoker a la hora de escribir Dracula, Stoker alabó la actuación en Hamlet del actor Henry Irving, quien le contrató para ser su secretario particular y gerente del Lyceum Theatre de Londres.2
Mientras trabajaba para Irving, fue crítico literario para el Daily Telegraph y escribió varias novelas como The Snake’s Pass (1890) y Dracula (1897) y, tras la muerte de Irving en 1905, La dama del sudario (1909) y La guarida del Gusano Blanco (1911).
Su esposa fue la administradora de su legado literario, y dio a conocer obras como la que sería la introducción de Drácula, el relato corto «El invitado de Drácula».

Su creación literaria más reconocida, la cual realzó los matices del vampirismo y pasó a ser una obra literaria transmitida a través de los años, fue la del vampiro Drácula (1897) —historia ficticia basada, según algunas fuentes, en el personaje real del príncipe de Valaquia Vlad III, nacido como Vlad Drăculea, más conocido como «Vlad el Empalador» (en rumano: Vlad Țepeș)—.
Para esta novela, se sirvió de los conocimientos de un erudito orientalista húngaro llamado Arminius Vámbéry (Ármin o Hermann Bamberger, en realidad) con el que se reunió varias veces, y de libros como el de Emily Gerard Informe sobre los principados de Valaquia. Se inspiró en Henry Irving y en Franz Liszt para fijar el aspecto del conde Drácula. La novela refleja la lucha entre el bien y el mal. Oscar Wilde dijo de ella que era la obra de terror mejor escrita de todos los tiempos, y también «la novela más hermosa jamás escrita». Además, la obra recibió elogios de, entre otros, Arthur Conan Doyle.

 

Wikipedia

No olvides compartir en >>