Conoce de dónde proviene el nombre de Oumuamua, el objeto de una civilización indígena

Conoce de dónde proviene el nombre de Oumuamua, el objeto de una civilización indígena

Oumuamua

De origen hawaiano, Oumuamua signigica “llegado el primero desde lejos”. El 19 de octubre de 2017, Robert Weryk lo descubrió gracias a las observaciones hechas por el telescopio Pan-STARRS, cuando el objeto estaba a 30 millones de kilómetros (0,2 UA) desde una órbita altamente hiperbólica.

En primera instancia se pensó que era un cometa pero al observar que no tenía actividad se reclasificó como un asteroide. Finalmente, se denominó objeto interestelar debido a su alta excentricidad de 2017 U1, junto con su dirección de procedencia la cual indica que nunca ha estado gravitacionalmente ligado al sistema solar.

El 18 de diciembre, el equipo de la astrónoma neozelandesa Michele Bannister lo catalogó como un planetesimal: un objeto sólido habitualmente presente en nebulosas cuyas partículas acaban generando planetas. “Oumuamua es claramente uno de los billones y billones de objetos que son lanzados a través de la galaxia desde todos los sistemas planetarios a medida que se forman y evolucionan”, zanja. Según los cálculos de Bannister, Oumuamua es un cilindro de unos 200 metros de largo por 40 de ancho, una forma similar a la de la Torre Agbar, el rascacielos más conocido de Barcelona.

Teoría alienígena

Dos científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian han propuesto que ‘Oumuamua, el primer objeto nacido fuera del sistema solar descubierto, podría ser una sonda extraterrestre enviada intencionadamente para explorar nuestro sistema.

Las conclusiones de los científicos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, Shmuel Bialy y Abraham Loeb, se basan en que, cuando ‘Oumuamua pasó cerca del sol a toda velocidad, experimentó una pequeña aceleración que no se puede explicar por la atracción gravitatoria. Este dato fue revelado por otra investigación liderada por el centro de seguimiento de objetos cercanos a la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA), publicada en Nature el pasado junio, que concluyó que la aceleración era debida a un fenómeno típico en los cometas, conocido como desgasificación: cuando estos cuerpos helados se calientan, liberan una nube de gases y polvo a presión, la llamada coma. El impulso de la coma, pues, habría sido lo que empujó a ‘Oumuamua al acercarse al sol. Eso los llevó a concluir que el objeto interestelar debía ser un cometa o un cuerpo similar.

Sin embargo, Bialy y Loeb proponen que la aceleración no fue debida a una coma, ya que esta no se logró observar, sino a la presión de radiación, una débil fuerza que experimentan todos los objetos cuando impactan contra ellos los fotones que forman la luz.

Bialy y Loeb, pues, sugieren que sus resultados son compatibles con que ‘Oumuamua sea en realidad una estructura artificial construida por una civilización alienígena, quizá un residuo de tecnología espacial. O “alternativamente, un escenario más exótico es que ‘Oumuamua sea una nave plenamente operativa enviada intencionadamente a las inmediaciones de la Tierra por una civilización extraterrestre”.

Contradicciones

Un informe de El País, recogió testimonios de varios expertos, donde se encuentra Marco Micheli, de la Agencia Espacial Europea, quien llegó a la conclusión de que su extraña velocidad se debía a que Oumuamua “estaba liberando material de su superficie en forma de gas a causa del calor del Sol, un comportamiento típico de un cometa”.

“Llegamos a la conclusión de que esto implicaría una densidad miles de veces menor que la del agua y un espesor de unos pocos milímetros como mucho, lo que sería una explicación mucho menos plausible que la interpretación de un cometa emitiendo gases (…) Creo que los autores de este nuevo estudio no presentan buenos argumentos para justificar por qué la presión de la radiación solar sería una explicación más plausible”, señaló.

Por otra parte, Seth Shostak, del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI), también dijo que en realidad el objeto no presenta cuestiones demasiado interesantes. Así lo rescataron:

“Las observaciones astronómicas que tenemos son consistentes con que Oumuamua sea un asteroide o un cometa. Tampoco hemos detectado ninguna emisión de radio de este objeto, nada divertido. Honestamente, si otra sociedad estuviera realmente interesada en nuestro sistema solar, ¿no se organizarían para que su nave de reconocimiento pasara un poco de tiempo en las inmediaciones de la Tierra para realizar mediciones, tomar muestras de nuestros programas de telebasura o algo?”, agregó.

Este es probablemente el primer ejemplo de un objeto interestelar que nos visita, que parece provenir aproximadamente de la dirección de la estrella Vega en la constelación de Lira. Esta dirección está cerca del ápex solar, la dirección más probable para las aproximaciones de objetos de fuera del sistema solar. Pero se desconoce cuánto tiempo el objeto ha estado flotando entre las estrellas en el disco galáctico.

 

Noticia al Día

No olvides compartir en >>