¿Cómo saber si un alimento fresco ha caducado?

¿Cómo saber si un alimento está piche?: Cuidado con el pollo si se pone verde

Foto: Cortesía

Antes de cocinar cualquier alimento es fundamental asegurarse de que esté en buen estado y apto para el consumo, sin que esto suponga ningún riesgo para nuestra salud. De este modo, es importante saber cuáles son las señales que evidencian que un producto no está bueno y debemos evitar comerlo, especialmente cuando se trata de carne, pollo y pescado.

Es importante conservar los alimentos perecederos adecuadamente para asegurarse de que se mantendrá en óptimas condiciones. Por este motivo, antes de comprar dichos alimentos se debe fijar en la fecha de caducidad y prepararlo antes de que venza. Si has comprado estos alimentos en el mercado será importante que cocines antes de dos días, ya que no se recomienda que pase más días en la nevera. En caso de que finalmente no vaya a prepararlo, se deberá congelarlo para que no se deteriore.

Carne

Examinar el empaque de la carne para determinar la fecha de vencimiento. La vida útil de la carne es de aproximadamente 1 o 3 días, si está cruda y de  7 a 10 días si está cocinada. Desecha cualquier carne cuya fecha de vencimiento haya expirado para evitar la intoxicación alimentaria.

Verifica que la carne no tenga un olor fétido. Si tiene un olor rancio, probablemente esté en mal estado. La carne malograda tiene un aroma distintivo y penetrante. Desecha la carne que haya permanecido en el refrigerador durante 5 días. El tiempo que la carne dure en el refrigerador dependerá de si está molida o cortada. Puedes dejar la carne molida en el refrigerador entre uno y dos días más allá de su fecha de vencimiento. Las carnes picadas, los filetes y los asados pueden durar entre 3 y 5 días.

La carne puede durar más si está congelada. Si la carne ha estado en el refrigerador durante unos cuantos días y no tienes planes de usarla, congélala para evitar que se descomponga. Evita comer carne que tenga un tono verduzco. La carne que se vuelve verde o de color marrón verduzco generalmente no es segura para comer. La carne que muestra un brillo iridiscente generalmente también está en mal estado, ya que eso es un signo de que las bacterias han disuelto las grasas en la carne.

Foto: Cortesía

Pollo

El color del pollo es uno de los factores que podrá evidenciar que este en mal estado; por ello, deberás asegurarte de que el pollo tenga un color blanquecino o, en el caso de pollos de corral alimentados a base de maíz, totalmente amarillo. Las pechugas en concreto es normal que cuenten con un color más rosado. Las variaciones de color como puede ser el oscurecimiento del alimento, serán una evidencia de que ese pollo ya no es demasiado fresco.

Así mismo, la textura y apariencia del pollo en mal estado también variarán, por lo que una carne viscosa o babosa probablemente estará ya estropeada. El pollo en perfectas condiciones debe ser terso y no resultar pegajosa o desagradable al tacto.

En algunos casos, el único síntoma de que el pollo está malo es su sabor, de modo que si al probarlo notas que tiene un gusto raro o peculiar, no deberás comértelo. Aunque su apariencia previa fuera la propia de la carne saludable, las variaciones de sabor en la carne serán también motivo para determinar que no estaba en buen estado.

Cabe destacar que el hábito, muy extendido en algunos hogares, de lavar el pollo no resulta beneficioso sino al contrario, ya que puede hacer aumentar la proliferación de bacterias. Así mismo, es fundamental cocinar bien el pollo y nunca dejarlo crudo, para así eliminar los posibles gérmenes.

Foto: Cortesía

Pescado

El pescado es un alimento muy delicado que se descompone con mucha facilidad y es de los que puede provocar peores intoxicaciones alimenticias. Para darse cuenta de si el pescado está descompuesto o por descomponerse, si tiene un color amarillento, amarronado, o grisáceo es el momento de tirarlo a la basura.

Para empezar nos tenemos que fijar en el olor. Los peces y mariscos tienen un característico olor a mar que no tenemos que confundir con el desagradable olor que empiezan a desprender cuando se caducan. También tenemos que fijarnos en el que tiene un color amarillento, amarronado, o grisáceo. Los pescados de un color intenso como el salmón o el atún rojo empiezan a perder fuerza hasta volverse más grises y marrones.

Por último, la carne del pescado caducado pierde firmeza y se vuelve blanda al tacto. Además la piel y escamas se vuelven pegajosas y se caen con facilidad.

Foto: Cortesía

Consecuencias de consumir alimentos en mal estado

Muchas veces las enfermedades vienen por la ingesta de alimentos, esto se debe a que los alimentos se encuentran en proceso de descomposición o ya se encuentran en mal estado.

Son muchos los daños y perjuicios por alimentos en mal estado, consumir alimentos en mal estado puede ocasionar daños a nuestro organismo como:

• Vómito.
• Náuseas.
• Diarrea.
• Cólicos.
• Pérdida del apetito.
• Fiebre.
• Dolor de cabeza.
• Debilidad.
• Hepatitis A
• Gastroenteritis
• Cólera
• Amibiasis
• Fiebre Tifoidea
• Intoxicaciones por estafilococos e intoxicaciones alimentarias

Cuando las personas comen algo que estaba contaminado debido al consumo de alimentos dañados, puede enfermar debido a una intoxicación alimentaria. Frecuentemente, estas personas se intoxican con alimentos de origen animal, como la carne en general y la carne de aves de corral, los productos lácteos y el pescado.

 

Daniela Romero/Pasante

Noticia al Día 

No olvides compartir en >>