Hace 24 años a este bebé lo asesinaron con una estaca porque una secta creyó que era el Anticristo

Hace 24 años a este bebé lo asesinaron con una estaca porque una secta creyó que era el Anticristo

El primero de octubre de 1994 en una sucursal de la secta Orden del Templo Solar en Morin Heights (cerca de Quebec, en Canadá), es asesinado Emmanuel Dutoit, un bebé de tres meses hijo de un miembro de la secta. El bebé fue apuñalado repetidas veces con una estaca de madera por orden del rosacruz francés Joseph di Mambro (1924-1994), quien afirmaba que el bebé era el Anticristo descrito en el Nuevo Testamento, que había nacido dentro de su grupo para evitar que Di Mambro tuviera éxito en su viaje espiritual.
El caso de Emmanuel Dutoit, un bebé de tres meses, fue el más sonado de los homicidios perpetrados por los líderes de una Secta destructiva conocida como La Orden del Templo Solar. El asesinato fue llevado a cabo por el rosacruz francés Joseph di Mambro (fallecido en 1994). Joseph di Mambro mandó asesinar al bebé en un ritual llevado a cabo en un pueblo de Quebec, Canadá, porque creyó firmemente que era el Anticristo que se menciona en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis.

Los padres del bebé, Antonio Dutoit y Nicky Robinson Dutoit, ejecutaban trabajos extraños para el Sr. di Mambro. La señora Dutoit había sido niñera de Emmanuelle, la hija de di Mambro. El Sr. Dutoit se encargaba de la iluminación especial y otros efectos que proporcionaban un ambiente de otro mundo para algunas de las ceremonias.

De acuerdo con pesquisas de la policía, di Mambro normalmente decidía cuando las mujeres dentro del culto podían tener bebés y él mismo elegía con qué nombres se les bautizaría. Debido a esto, di Mambro se indignó cuando la Sra. Dutoit tuvo un bebé el 5 de julio de 1994 y lo bautizó como Christopher Emmanuel Dutoit.

La policía supo de entrevistas con algunos de los ex miembros de la secta que di Mambro consideraba al bebé como el Anticristo encarnado bajo el pretexto de que el nombre coincidía con el de su hija y porque él no había sido consultado, por lo que luego ordenó a dos de sus seguidores de Quebec que mataran a la familia. El trabajo sucio recayó en Joel Egger y Dominque Belaton, seguidores suizos de di Mambro.

Los Dutoit vivían en St. Sauveur. Fueron invitados a cenar en Morin Heights el 30 de septiembre por otra pareja que residía en el chalet en ese momento, Colette y Gerry Genoud, también miembros de la orden. La policía dijo que Egger llevó a Tony al sótano y cuando llegó al fondo de las escaleras, Egger cogió un bate de béisbol y lo golpeó violentamente, aplastándole el cráneo de Tony. Entonces tomó un cuchillo de cocina y cercenó la garganta del hombre. De nuevo hundió el cuchillo 50 veces en total. Egger subió las escaleras donde él y Jerry Genoud apuñalaron ritualmente a Nicky y mataron al pequeño Emmanuel. Antes de partir en el automóvil de los Dutoits hacia el aeropuerto Mirabel de Montreal para partir a Zurich, Egger y Bellaton lo envolvieron en una bolsa negra de plástico colocando una estaca de madera en el cuerpecito del bebé.

Los Genouds, que arreglaron los asesinatos, se suicidaron tres días después, tras limpiar la sangre dejada por el triple asesinato, y luego de intentar incendiar la casa.

La Orden del Templo Solar (en francés OTS: Ordre du Temple Solaire) fue un grupo esotérico, clasificado como secta, y principalmente activo en Francia, Suiza y Canadá.

Según Robert Chabrier ―miembro de la secta y autor del libro ¿Pourquoi la résurgence de l’Ordre du Temple? Tome premier: «Le Corps» (1975)―, Luc Jouret había tomado algunos conceptos de la masonería, el rosacrucianismo, la homeopatía, etc. Las metas de la orden eran: establecer “algunas nociones claras sobre la autoridad y el poder en el mundo”; reafirmar la superioridad de lo espiritual sobre lo temporal; preparar a la humanidad para una gran «transición», y prepararla para el regreso de Jesucristo como «dios-rey solar» para unificar todas las iglesias cristianas y el islamismo.

El Anticristo, pintura en el Monasterio de Osogovo en la República de Macedonia. Según la obra, todos los reyes y naciones inclinándose ante el Anticristo.
El nombre Anticristo, en la teología y escatología cristianas, se refiere a una figura que cumpliría con las profecías bíblicas concernientes al antagonista de Cristo. El uso de la palabra anticristo aparece cinco veces en la Biblia tanto en forma singular como en plural, todas ellas en dos de las cartas del apóstol Juan, donde por un lado hace referencia a la manifestación, prevista para el fin de los tiempos, de un adversario decisivo de Jesús

 

Con Wikipedia y http://es.pseudociencia.wikia.com

No olvides compartir en >>