El macabro plan de "Los Monstruos de Galerías": Golpeaban a sus víctimas, las lanzaban a un precipicio y las mataban a puñaladas

El macabro plan de “Los Monstruos de Galerías”: Golpeaban a sus víctimas, las lanzaban a un precipicio y las mataban a puñaladas

En esa fosa eran lanzadas las víctimas a quienes las despojaban de sus pertenencias. Foto: Xiomara Solano

El pánico y el miedo paralizó por varios meses el andar de muchos hombres y mujeres; sí de muchos que día a día fueron víctimas de “Los Monstruos de Galerías“, cuando se disponían a marcharse a sus hogares a través de las diferentes paradas de carros por puestos que colindan con el Centro Comercial Galería Mall en Maracaibo.

Allí, en esa transcurrida zona, la maldad estaba incrustada en el ser de dos despiadados hombres que hicieron de las suyas. “Los Monstruos de Galerías” sometían a sus víctimas, la mayoría de ellas personas de la tercera edad. A punta de golpes las arrastraban en medio de la insistente oscuridad que arropa la vía del lado izquierdo del centro comercial. Así comenzaba el sufrimiento del que muchos lograron escapar, pero dos de ellos no pudieron: ese sufrimiento y dolor que debieron sentir se los llevaron a la tumba. Fueron asesinados despiadadamente.

Las mentes macabras una vez con sus víctimas en manos, las llevaban al populoso hueco que está justo al lado del centro comercial, del cual algún día se rumoró que iba a ser la continuidad de un sitio de esparcimientos y compras, pero los años han transcurridos y eso resalta, no por los avances de la obra, sino por las montañas de basuras que contiene el lugar.

Los sanguinarios, en medio de la nauseabunda putrefacción que sale a flote al igual que las moscas, metían a sus víctimas en el terreno y las obligaban a desvestirse para impedir que intentaran huir, revelaron fuentes de la policía científica. El tormento apenas comenzaba. El sadismo no podía faltar en medio del robo que terminaba dejando a sus presas con golpes en todo el cuerpo y sin sus pertenencias. Teléfonos celulares y objetos de valor era lo buscado por los hampones, quienes creyeron que la maldad les duraría para siempre.

Dos hombres que cayeron en las manos de “Los Monstruos de Galerías” no lograron sobrevivir. En dos oportunidades los criminales lanzaron a sus presas al hueco. Una vez los agraviados en el precipicio, los sanguinarios bajaron y consumaron su maldad asestándoles varias puñaladas a las víctimas. Los golpes con palos, piedras y tubos no podían faltar en la paliza que le daban a los agraviados antes de clavarles el puñal.

Los que sobrevivieron ese amargo momento colocaron las denuncias que al volverse consecutivas alarmaron a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC). El detonante de que algo andaba mal en la zona tomó mayor fuerza cuando localizaron dos cuerpos sin vida, eran de dos adultos mayores que fueron presas de los malvados delincuentes.

El primer cadáver fue localizado el pasado 19 de julio. Pertenecía a Rafael Segundo Atencio Machado, un abuelito de 68 años de edad. El sexagenario fue hallado en avanzado estado de descomposición. Su cuerpo presentó múltiples golpes y heridas punzo penetrantes.

Luego de un mes, la muerte volvió a resonar en el mismo sitio. Un segundo cadáver fue avistado. Era el de Juan Antonio Astorga Peña, de 55 años, quien fue hallado el pasado 12 agosto en las mismas condiciones en las que fue hallado Atencio Machado.

 

Captura

Los investigadores de la policía cientifífica, adscritos al Eje de Homicidios Zulia, en medio de una extraordinaria investigación le siguieron los pasos a los hombres del mar que comenzaban a apoderarse de la zona en donde el miedo era latente. Los funcionarios mediante intensos operativos lograron precisar ayer a uno de los criminales identificado como Mauro José Portillo Paz, de 19 años, quien resultó liquidado al enfrentarse a la comisión del CICPC.

Alvárez es señalado de cometer los crímenes, mientras que “La Chiqui” se encargaba de comprar lo robado por este par de hampones

En el mismo procedimiento resultó detenido el otro sanguinario, participe en los dos homicidios, quien fue identificado como Ramón Emilio Alvárez. Junto a éste también fue detenida Arelis Chiquinquirá Añéz Fuenmayor, alias “La Chiqui”, señalada de comprar los objetos que “Los Monstruos de Galerías” robaban de la manera más despiadada.

Funcionarios de la policía científica sentenciaron que mantendrán patrullaje y trabajos de inteligencias permanentes en las zonas del resonado hueco, ubicado en el sector Francisco de Miranda, parroquia Cacique Mara, para evitar que las cientos de personas que acuden a las paradas de Felipe Pirela, Urbe-Lago Mall, vuelvan a  pasar por un terrible sufrimiento que los mantiene marcados, al igual que dos hogares zulianos enlutados.

 

 

 

 

La zona del hueco está repleta de montañas de basura

La calle con la que colinda el hueco de la muerte es muy transitada debido a las diferentes paradas de transporte público

Los agraviados eran arrastrados en medio de la oscuridad que golpea el sector Francisco de Miranda, parroquia Cacique Mara

 

Redacción: Wilson Alvarado

Foto: Xiomara Solano

Noticia al Día

No olvides compartir en >>