Crean en Chile papas fritas saludables sin perder el atractivo para adictos

Crean en Chile papas fritas saludables sin perder el atractivo para adictos

Foto: Referencial

Un equipo de científicos de la Universidad de Santiago de Chile (USACH) logró crear unas papas fritas saludables, que mantienen el sabor, olor, color y textura que las hacen adictivas para millones de personas en el país y en el mundo, informaron este jueves los investigadores.

Los científicos, del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la USACH lograron desarrollar esta papa alternativa mediante una mezcla del tubérculo con cereales, cuya capacidad de absorción de aceite es menos a un tercio de las originales, reduciendo a la vez la cantidad de calorías, para contribuir a combatir el sobrepeso y la obesidad.

El hallazgo llega días después que un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que situó a Chile como el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor número de personas con sobrepeso.

Según dicho informe, el 34,4 % de la población sobre los 15 años sufre obesidad en el país, sólo por debajo de Estados Unidos, donde la proporción es del 40 %.

La esperanza de los investigadores, cuyo hallazgo fue publicado por el Instituto de Innovación Agraria (FIA), del Ministerio de Agricultura, es que pronto todos los chilenos puedan acceder a unas papas fritas “sin sellos”, es decir, sin unos octógonos negros que en las cubiertas de los productos alimenticios denuncian excesos de grasas, sodio, azúcares o calorías.

Junto con los “completos” (hot dogs) y las empanadas, las papas fritas son uno de los alimentos mas consumidos por los chilenos, pero también uno de los más perjudiciales.

“Esperamos que este nuevo alimento pueda ofrecerse como una alternativa más saludable a las papas fritas. La idea es que puedan abrirse camino en el espacio comercial para reemplazarlas, e incluso desplazarlas de la dieta chilena”, comentó la doctora Laura Almendares, que lideró el equipo científico de la USACH.

Explicó que el nuevo producto ha sido evaluado física, química y microbiológicamente para asegurar “su inocuidad y constatar su aceptabilidad en el mercado”.

 

 

EFE

No olvides compartir en >>