Carlos Villalobos, “El Pequeño Gigante” de la hermana Francisca

Carlos Villalobos, “El Pequeño Gigante” de la hermana Francisca

Carlos Villalobos. Foto: Mysol Fuentes

Carlos Villalobos es un ser humano comprometido con el emprendimiento social, a través de diferentes fundaciones, llevando gestiones sociales de alto impacto para ayudar a las personas que más lo necesitan.

Comenzó su paso por la responsabilidad social cuando llegó en 2011 a Famac, tras recibir la noticia que su tía fue diagnosticada de cáncer de mama en un examen de rutina. “Recuerdo el caso de mí tía porque mi mamá en octubre siempre se hace su chequeo, ella motivó a mí tía para que fuera a realizarse su mamografía, ella le dijo yo no siento nada cuando realmente si sentía algo. Entre tanta insistencia de mi mamá ella fue y la acompañó, resultando su examen positivo, si tenía cáncer de mama.

El carismático Carlos, es Relacionista Público egresado de la Universidad del Zulia, conoció a Melida Plata estrechando una gran amistad debido al caso de su tía, sobreviviente de cáncer. “Me habló de Famac y me enamore totalmente de esta obra, desde entonces formo parte de esta fundación”, dijo.
“Soy un voluntario más de la fundación siempre estoy dispuesto a ayudar a todas esas mujeres que llegan cada miércoles buscando una ayuda segura en Famac”.

Foto: Mysol Fuentes

Villalobos considera que el mayor regalo y reconocimiento que ha tenido durante estos 6 años en Famac, ha sido ver la sonrisa de esas pacientes curadas, sanadas, teniendo presente el recordatorio de las mujeres que en algún momento tuvieron que partir al encuentro con Dios.

Cada año aumentan las estadísticas de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama, teniendo en cuenta que deben enfrentar diferentes emociones y padecimientos. Personas como Carlos Villalobos existen en la sociedad para brindar una mano amiga y hacer menos pesada la carga.

Sin duda alguna, un joven con características especiales, fe y misericordia por sus semejantes lo definen, devoto a la Virgen de Chiquinquirá y la Virgen de la Milagrosa. “Cada mañana me despierto y pongo mi día a día en las manos Dios. Me definen la fe y generosidad que he aprendido con el paso por la tierra, por lo que aprendí mucho de la Hermana Francisca, siempre fue parte de mi hogar, mis papas y mis tíos siempre han colaborado con la casa de la misericordia y fueron cercanos a ella. Siempre me decía el Pequeño Gigante. Nunca olvido sus palabras: La Humanidad no conseguirá la fe hasta no trasladarse con su misericordia”, expresó el Relacionista Público.

Carlos ha sido voluntario de la Fundación Amigos del Niño con Cáncer, también es parte del staff de la Mesa de Misericordia de la iglesia Claret, Asesor de Responsabilidad Social del grupo Wendys Kids. Forma parte del comité organizador de la Casa de los Abuelos del INAS. Asimismo, Ha colaborado con las obras sociales de la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá y con el Hogar Clínica San Rafael.

Foto: Mysol Fuentes

Su trabajo y reconocimiento lo han llevado a un sitial importante en la ciudad, forjando grandes lasos para la ayuda y gestión de pacientes con cáncer, y personas de bajos recursos. En el año 2017 fue parte de los zulianos del año, así como otros reconocimientos de la Guardia Nacional Bolivariana, merecedor de la orden Ciudad de Maracaibo en 2016. “Todo esto ha sido un gran regalo por el apoyo a todas las organizaciones que de alguna manera han tocado las puertas de mi corazón”, destacó.

“Yo aún creo en Venezuela, todos mis amigos me preguntan cuándo me voy del país, yo respondo: me voy del país cuando yo sienta que no puedo más, Venezuela tiene mucho más que dar. La gente me dice como haces para pedirle a tantas personas y que no te digan que no. Mira todavía hay personas solidarias, el Zulia es un pueblo solidario, Venezuela es un pueblo solidario”, enfatizó.

Foto: Mysol Fuentes

Asimismo, agradece a todas las personas, grupos de empresarios, colaboradores constantes que lo han acompañado, no solo en Famac, sino también en todas estas organizaciones que cada año y en cada instante ha requerido de su ayuda. “Agradezco a Melida Plata, presidenta de Famac, a Monseñor Ubaldo Santana, Nisett Duque y todo el Voluntariado de todas las fundaciones que he apoyado”, detalló.

Finalmente, en un futuro quiere ser recordado como Nelson Mandela, un hombre comprometido y humanista hasta el final de sus días.

Foto: Mysol Fuentes

Redacción: Johsue Morales
Fotografías: Mysol Fuentes
Noticia al Día

No olvides compartir en >>