Fotos: Agencias

La costa este de Estados Unidos (EEUU) es azotada este viernes por fuertes vientos y lluvias, a propósito de la llegada del huracán Florence, que a pesar de haberse degradado a categoría 1, es posible que provoque inundaciones catastróficas y serios daños a distintas localidades.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) explicó que hasta el momento, el fenómeno natural conlleva vientos de 150 km/h y puede llegar a ser muy peligroso.

El ciclón se encontraba a 35 km al este de Wilmington, en Carolina del Norte, y se desplazaba a 9 km/h con dirección oeste noroeste, agregó el NHC, que advirtió sobre “inundaciones con lluvias catastróficas sobre sectores de las Carolinas”.

Por su parte el director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), Brock Long, insistió en que los ciudadanos deben tomarse en serio la llegada del ciclo, por su nivel de destrucción.

En Carolina del Norte unos 150.000 hogares se encontraban sin energía eléctrica, según el servicio local de emergencias.

La ciudad portuaria de Wilmington ya era afectada por fuertes lluvias y violentas ráfagas de viento, según lo reseña AFP.

Las órdenes de evacuación alcanzaron a unas 1,7 millones de personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia que emprendieron camino el miércoles para refugiarse de la tormenta.

Cinco estados declararon estado de emergencia: Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virgina, además de la capital Washington.

Fotos: Agencias