Blah, blah, blah, blah (Luis Semprún Jurado)

Blah, blah, blah, blah (Luis Semprún Jurado)

“Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado”
WILLIAM SAKESPEARE

“¡Buenas, buenas, camarada!”, me saludó un sonriente Anacleto. “Vengo de renovar el pasaporte, porque tengo pensado salir del país a dar unas charlas sobre la realidad política venezolana. Ya los que aquí habitamos estamos cansados de escuchar todas las mentiras que, sobre nuestra amada patria, se dicen en el exterior. Me han propuesto salir a desmontar esas matrices montadas sobre noticias falsas y la verdad es que la propuesta suena interesante, mientras no intenten colocarme un bozal de arepas. Si lo intentaren, se estrellarán, porque a mi edad muy pocas cosas cambian, y mi independencia ideológica no se toca. Recuerde que Sakespeare decía ‘To be or not to be, that is the question’. No me importa la paja que hablen, aquí siempre hablan sin medir las consecuencias. Que Chávez despertó al pueblo, salen los disociados y los que se creen más izquierdistas que la izquierda a gritar blah, blah, blah, blah; que el gobierno está haciendo tal cosa, salen los mismos a declarar blah, blah, blah blah; sale Nicolás y da una explicación al pueblo y salen los sabihondos a criticar blah, blah, blah; Nicolás ofrece un bono, y salen los judas, al lado de la hazmerreír de la MUD, a declarar blah, blah, blah, blah. Los declarantes saben de todo, de economía, salud, geopolítica, transporte, electricidad, de petróleo, derecho, ingeniería, etcétera etcétera. Lo triste es que nunca soportan con pruebas lo que declaran. ¿Recuerda a la que dijo que Venezuela se ahorraría mucho dinero si lavaban los barriles, en los que se vendía el petróleo, para reusarlos? ¡Vergüenza debería darle!; al que habló de la Misión Maqueta, al de la Ley de Amnesia Criminal, o al de ‘En seis meses sacamos a Maduro’; al de la crisis humanitaria y al vampiro que le chupó toda la sangre a los caraqueños. Si usted analiza cada una de sus declaraciones y/o afirmaciones, tanto al interior como al exterior del país, se da cuenta que no tienen sustento real, que son puras habladurías. En eso si son expertos. No entienden que el país no quiere más violencia; el país quiere vivir en la paz que trajo la Asamblea Nacional Constituyente; el país quiere proyectos y propuestas para salir de esta crisis inducida por esa misma ralea cipaya. El pueblo sabe que nuestro verdadero enemigo es quién les financia sus locuras y promesas de que, al triunfar, les pondrán en bandeja de plata nuestras riquezas minerales. Y ellos saben que son un grupúsculo de oligarcas y nuevos ricos que no gozan de la simpatía del pueblo, pueblo que se equivocó una vez, en diciembre del 2015, pero que no se equivocará nunca más. La oferta de salir a explicar la verdadera situación de Venezuela al mundo es sumamente tentadora; tanto más o igual a la idea de quedarme a seguir con la lucha diaria. Si hoy me pregunta ‘¿Quo vadis, Anacleto? le respondería: ‘Aun no lo sé’, porque ¡cómo me cuesta salir de mi hermosa patria!”

De repente, porque teníamos meses sin verlos, empezaron a aparecer los declarantes de oficio de la oposición criolla. Los que nunca callaron fueron los payasos extranjeros de la comparsa carnavalesca contra el país. Llegué a pensar que su silencio se debía a que estaban preparando un plan de la nación que presentar al soberano, pero oh, craso error: andaban de vacaciones y al regreso, volvieron a las andadas. Esto me lleva a pensar que de nada ha servido tanto fracaso sufrido, tantos errores cometidos, porque el sapo es el único animal que tropieza mas de tres veces con la misma piedra. Tanta terquedad sólo demuestra que es verdad que a ellos jamás les ha interesado el pueblo. Por eso al pueblo tampoco les interesa que ellos vuelvan al poder.

Como ya he expuesto en innumerables artículos, nadie puede negar que estemos en el medio de intensas dificultades, sobretodo con el aumento diario del costo de los artículos de primera necesidad, sin que se vea la acción del gobierno para detenerlo. El gobierno parece estancado en la solución de las dificultades económicas aunque se le ve trabajando en busca de soluciones permanentes. No podemos negar, sólo un necio puede hacerlo, que estamos luchando contra un enemigo feroz que nos ataca por donde más duele: el estómago, y que si no fuese por la ayuda de los cipayos criollos, ya le hubiésemos derrotado. Causa hilaridad el que nos quieran convencer de que las sanciones, tanto de Estados Unidos como de los países de la Unión Europea, van dirigidas a funcionarios específicos y no a toda la nación, ya que es el pueblo en general el que sufre la carestía de alimentos y medicinas, y su elevado costo cuando por fin aparecen. Ya la mayoría está clara.

Por otro lado, cada bono, ayuda, aumento de salario, o simplemente provisión de alimentos a precios subsidiados, es atacado ferozmente con aquello de que el Estado trata de comprar la conciencia del pueblo con migajas mientras ellos saquean la nación. Pero no tiene precio el ver como estos mismos personajes son los primeros en escanear el carnet de la patria (porque todos hicieron cola para sacarlo) para que les llegue el “bono tal” y los que reclaman la tardanza en la entrega de las cajas del CLAP. En sus hogares podemos observar toda la línea blanca del gobierno, desde la nevera hasta el televisor de 42 pulgadas, y en sus garajes los vehículos Chery de Venezuela Automotriz. Son expertos en obtener todos los programas benéficos del gobierno que tanto repudian y del que tanta paja hablan. Y si les dices algo, te responden que ellos también tienen derecho porque eso debe ser para todos los venezolanos, como en efecto lo es.

Pero si al hablar del chavismo son puro blah, blah, blah, blah, son peores al tratar de llegar a acuerdos entre ellos, ahora que ya se anunció la fecha de las elecciones para concejales. Capriles, que dijo que no volvía a la MUD si no sacaban a Ramos Allup, ahora es su mejor nuevo amigo, andan encompinchados en algo no muy transparente; reapareció Aveledo y el mismísimo Chuo; el Frente de no sé que cosa desapareció como por arte de magia; a María violencia nadie en la oposición la quiere, menos ahora que está más vieja y sigue con aquello de “mañana cae Maduro, lo aseguro”; los autoexiliados, unos por prófugos y otros por apátridas, están viendo mermadas sus fuentes de financiamiento y se les acerca el momento de trabajar. Y si usted conversa con algún extraño en la calle y le pregunta que piensa de ellos, no se sorprenderá de la respuesta que obtendrá, que no será nada agradable.

Ayer me llegaron cadenas que decían que lo del corte de la luz en Caracas era porque los militares planeaban dar un golpe de estado pero que se arrepintieron a última hora; que Omar no se metía en Las Pulgas porque los militares que manejan la zona lo habían amenazado; que Omar tenía cáncer y le quedaba un mes de vida; que en el Zulia no había solución para el problema eléctrico; que Maduro había presentado la renuncia, el PSUV no la había aceptado y lo obligó a quedarse; que a Diosdado le confiscaron tres mansiones y cuentas millonarias en USA; y otras cuantas que no vale la pena mencionar. Ya no hallan que inventar de lo desesperado que están. Mientras tanto nosotros seguimos formando nuestra juventud para que, a algunos de ellos, otros países la aprovechen, con el blah, blah, blah, de que aquí no hay futuro para ellos. El facilismo no les permite quedarse a luchar para que todos juntos logremos la construcción de un país mejor cada día. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Nos escuchamos por:
El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m

No olvides compartir en >>