ATRACAN en las colas de las estaciones de servicio en Maracaibo

ATRACAN en las colas de las estaciones de servicio en Maracaibo

Foto: Archivo / Mysol Fuentes.

El colmo de los colmos. Ni siquiera esperando en una cola dentro del carro propio los zulianos se salvan de las garras del hampa. En las estaciones de servicio de Maracaibo, los delincuentes aprovechan para amedrentar y robar a los conductores y pasajeros que esperan su turno para surtir de combustible el vehículo.

Tal fue el caso de la familia R., quienes tuvieron la mala suerte de vivir esta experiencia. Las constantes fallas eléctricas que se registraron este miércoles causaron que en varias ‘bombas’ no se estuviese suministrando el servicio. “No había luz y las colas eran larguísimas. Estaban cerradas las bombas y en algunas ni siquiera había gasolina”, contó una de las víctimas del atraco, sin identificarse.

La joven narró que el carro se detuvo en una esquina de la intersección entre la avenida Bella Vista y la calle 72. La falta de gasolina le impidió moverse más. “El conductor se bajó y atravesó la avenida hasta la estación de servicio Full de Todo. Dijo que iba a apartar el puesto para que, cuando la cola llegara a la esquina, pudiéramos empujar el carro y ubicarnos”, explicó. La rabia, la impotencia se escuchaban en su voz.

Yendo a cuidar el puesto y volviendo a su carro cada dos o tres minutos, el dueño del carro estaba pendiente de las dos mujeres que iban con él y de sus pertenencias. En uno de sus regresos a la cola de la gasolina, las perdió de vista. “En ese momento, un motorizado se detuvo al lado derecho del carro. Miré hacia todos lados y donde antes había mil personas alrededor, en ese momento no había nadie. Le pidió a mi hermana su teléfono y el mío”. Del atracador solo recuerdan su atuendo: una gorra amarilla y una franela ancha celeste lo vestían. Unos jeans completaban la vestimenta. Su contextura, algo corpulenta y pasada de peso, además del tono de piel trigueño, lo hacían ver inofensivo. Pero las apariencias engañan.

“Desconocemos si iba armado o no, lamentablemente, no nos podíamos arriesgar a hacer nada. En caso de tener una pistola o una navaja o algo por el estilo, ¿cómo nos íbamos a defender? Más valía perder los celulares que arriesgar nuestras vidas”, confesó la otra joven.

La presencia policial en la zona brilló por su ausencia en ese momento. Según vecinos y comerciantes del lugar, es escaso el patrullaje. “Sin el apoyo de unos funcionarios, las víctimas de robo o de cualquier delito no pueden hacer nada. Cualquier loco de esos en la calle no piensa dos veces en disparar a matar; la sociedad actual está bastante corrompida y con tal de obtener algún objeto por las vías ‘fáciles’ los ladrones no dudan en quitar una vida”, recalcó una de las víctimas.

 

Aquí ocurrió el atraco.

 

Noticia al Día

No olvides compartir en >>