Setenta aniversario de la muerte del escritor japonés, Osamu Dazai: Se suicidó con su amante lanzándose al río atados con una cinta roja

Setenta aniversario de la muerte del escritor japonés, Osamu Dazai: Se suicidó con su amante lanzándose al río atados con una cinta roja

Osamu Dazai (太宰 治 Dazai Osamu, Kanagi, Prefectura de Aomori, Japón, 19 de junio de 1909 – Tokio, Japón, 13 de junio de 1948), nacido bajo el nombre de Shūji Tsushima (津島 修治 Tsushima Shūji?), fue un novelista japonés, considerado uno de los escritores del siglo XX más apreciados de Japón. Algunas de sus obras más populares, tales como El ocaso (Shayō) e Indigno de ser humano (Ningen Shikkaku), también son consideradas como clásicos modernos en su país de origen. Al cumplirse el cincuentenario de su muerte, sus obras —de marcadas características autobiográficas y con una rebeldía chocante en una sociedad de rígido conformismo—, contaban con más seguidores que nunca, tanto en Japón como en otros países. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Osamu emergió como la voz literaria de su tiempo, capturando el período confuso de posguerra cuando los valores tradicionales fueron desacreditados.

En 1948, cuando se encontraba en la cumbre de su carrera, se suicidó con su amante —una joven viuda de guerra—, dejando atrás a su esposa y tres hijos en precaria situación económica. Para terminar con su vida, eligió un canal del río Tama, en el suburbio tokiota de Mitaka, cuyas aguas se encontraban muy altas y turbulentas por las habituales lluvias de junio, época de monzones en Japón. Los cuerpos de ambos, atados el uno al otro con una cuerda roja, fueron encontrados seis días después en un recodo del canal, justo cuando Dazai hubiera cumplido treinta y nueve años.

El diecinueve de junio, fecha de su aniversario, su tumba en el templo de Zenrin-ji, en Mitaka, recibe un gran número de visitantes, que le ofrecen flores, incienso, cigarrillos, sake o cerezas —que le gustaban en vida—, junto a fervorosas plegarias por el descanso del espíritu del polémico escritor, que todavía ejerce una enorme fascinación sobre los lectores japoneses, en particular las jóvenes generaciones.

Wikipedia

No olvides compartir en >>