Las 15 formas más horribles de morir creadas por la humanidad

Las 15 formas más horribles de morir creadas por la humanidad

Formas más horribles de morir

Piloto jordano quemado vivo por Isis. Foto agencia.

La muerte forma parte de la vida. De eso nadie parece tener dudas, pero también es cierto que pocos pensamos mucho en ella y cuando lo hacemos quisiéramos que fuera rápida, súbita, para nada prolongada. Morir fácilmente podría decirse o sentir el menor dolor en el proceso. Pero ¿qué pasa cuando el sufrimiento no solo se alarga sino que es provocada por otro ser humano? Estas son las 15 formas más horribles de morir creadas por la humanidad a través de la historia.

El ser hombre ha ideado métodos lentos y dolorosos para quitar la vida al mismo hombre en toda una encrucijada que se debate entre la justicia y la crueldad.

1.- Cocinado

Una olla grande y llena de líquido colocada sobre fuego. Si el objetivo fuera hacer una tradicional sopa sería demasiado pequeña, pero no, lo que se mete en ella es a un ser humano hasta causarle la muerte. Se trata del “El hervidero”, un método de ejecución empleado en China para ejecutar y que, de acuerdo a los historiadores, data de unos 500.000 años de antigüedad.

También llamada “Muerte por ebullición”, esta terrible condena no solo se empleó en China. Hay registros de haber sido aplicada en Roma, Inglaterra, Mongolia y Escocia.

La causa para establecer la sanción, en la que se hervía al acusado en agua o aceite, podía ser, dependiendo de la nación, falsificar de monedas, profesar una creencia religiosa distinta, abusar sexualmente de alguien, causar envenenamiento o asesinar a su propia madre.

El condenado sufría quemaduras graves primeramente y obviamente en la piel, luego el músculo quedaba expuesto al calor y finalmente padecía daños severos en las principales arterias y venas hasta el deceso.

2.- Apedreado

Tocar un monte sagrado, violar un día dedicado a Dios, practicar adivinación, blasfemar, desobedecer a los padres, casarse sin ser virgen o adulterar eran motivos según el Antiguo Testamento de La Biblia para que una persona fuera apedreada hasta morir, método conocido como lapidación.

Una pedrada puede que no haga perder el conocimiento por lo que golpe, tras golpe, el reo es condenado a sufrir una muerte lenta y dolorosa.

El procedimiento sigue siendo aplicado en la actualidad en países de África, Asia y Oriente Medio;  y está extendido en países musulmanes. El condenado suele ser enterrado hasta el cuello o atado de algún modo mientras una multitud de personas le lanzan piedras.

3.- Crucificado

Una muerte humillante, lenta y dolorosa era aplicada durante el Imperio Romano a quienes se rebelaban contra el César (o emperador), piratas y altos criminales. La intención de la mortificación era sembrar terror en la población y evitar caer en lo que para lo que el gobierno se consideraban infracciones.

Los romanos acostumbraban a desnudar al reo, obligarlo a cargar un madero en una cruz de madera y darle latigazos antes y durante el trayecto hasta el lugar de ejecución. Finalmente en el mismo madero eran atados y atravesaban con clavados sus manos y pies. La agonía de la muerte iba desde horas hasta días dependiendo del estado de salud del crucificado y las circunstancias ambientales. Entre las causas de figuran desde infecciones bacterianas en las heridas, hemorragia, deshidratación, insolación y paro cardíaco.

En 3337 el emperador Constantino I abolió este sistema de ejecución en el Imperio Romano, ya que veneraba a Jesús Cristo, quien murió crucificado y es considerado el Mesías.

La crucifixión se sigue utilizando en naciones como Sudán, donde los presos son condenados mediante una ley llamada Sharia. Sólo en 2002 hubo 88 muertes en este país.

4.- Cortado en mil pedazos

La muerte por mil cortes, también llamada muerte de los cien pedazos es una forma de tortura y ejecución conocido como “Ling Chi” utilizado en China desde aproximadamente el año 900 hasta su abolición en 1905 y se aplicaba a siervos que hubieran matado a su amo o para crímenes u ofensas contra el emperador.

La práctica consistía en hacer varios cortes en partes del cuerpo no vitales (pecho, brazos y piernas) con una cuchilla causando una prolongada agonía. El reo, previamente era drogado con opio y atado a un poste. Los pedazos del cuerpo eran depositados frente a él, que era mantenido con vida hasta terminar con una decapitación o la extracción de un órgano vital, posterior a lo cual el cuerpo era descuartizado completamente.

5.- Atravesado por un palo

El empalamiento es un procedimiento de ejecución mediante el cual la victima es atravesada por una estaca o palo. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto, la vagina o la boca. En la antigüedad y en el Medioevo, la estaca se solía clavar en el suelo dejando a la persona colgada para que muriera a la intemperie.

La primera referencia sobre su origen corresponde Asiria (antiguo imperio asiático).

Fue utilizado principalmente con líderes de pueblos enemigos o criminales odiados, como forma de castigo.

En la conquista de América hay registros de su uso por parte de los españoles para reprimir levantamientos indígenas y como escarmiento era una forma de ejecución y tortura pública.

6.- Quemado hasta el final

Fuego, dolor y humor hasta morir golpe de calor, pérdida de sangre o descomposición térmica de partes vitales del cuerpo. Así morían los condenados a la hoguera, tipo de ejecución pública donde el reo era acusado por traición y delitos religiosos y quemado vivo.

Como método de purificación del alma a través del fuego, en 1184 la Iglesia católica legisló en Francia que  la quema iba a ser el castigo oficial por herejía. También se creía que así el condenado no tendría cuerpo para ser resucitado en el Juicio Final.

El historiador Hernando del Pulgar, contemporáneo de los Reyes Católicos, estima que la Inquisición española quemado en la hoguera a 2.000 personas hacia 1490, tan solo un año después de instaurada.

Además de médicos y astrólogos que daban testimonios de descubrimientos que contradecían las creencias católicas, uno de los personajes más emblemáticos quemado vivo en la hoguera fue Juana de Arco, también conocida como la Doncella de Orleans, considerada heroína y militar francesa, quien logró liberar varias batallas guiada por lo que ella aseguró era la voz de Dios que la llamó a dirigir el ejército de Francia y expulsar a los ingleses del país.

Aunque Juana no mostraba el aspecto habitual de los herejes y parecía ser una buena cristiana convencida de su misión. El tribunal argumentó que vestía como hombre, abandonó a sus padres y que las voces que decía oír solo podían tener origen demoníaco. En total, se presentaron contra ella hasta setenta cargos siendo el más grave de todos el deinvento de falsas revelaciones y apariciones divinas).

El 30 de mayo de 1431, tras haber sido confesada y haber comulgado, Juana de Arco, de apenas 19 años, vestida con una túnica, escoltada por los ingleses, fue llevada hasta una hoguera preparada en una plaza. “¡Jesús! ¡Jesús!”, expresó la condenada cuando las llamas comenzaron a rodear su cuerpo que poco tiempo después se convertiría en cenizas.

7.- Descuartizamiento

El desmembramiento o descuartizamiento consistía en atar las manos y los pies del reo a cuatro animales y luego embestirlos produciendo el descuartizamiento del condenado, una muerte dolorosa y aterradora causa por esguinces, fractura, desangramiento y desprendimiento de órganos.

El método fue usado puntualmente por muchos pueblos de la antigüedad: egipcios, romanos, mongoles y asirios.

También fue usado por lo emplearon los españoles la conquista sobre los indígenas en América y a los acusados de rebelión durante la lucha por la Independencia de la colonia. Uno de los casos registrados fue el nativo boliviano Túpac Katari, quien realizó un levantamiento en la ciudad de La Paz 1781, pero las tropas enviadas para sofocar la rebelión consiguieron romper el primer cerco.

Katari fue descuartizado, su cuerpo fue atado por las extremidades a cuatro caballos y luego exhibido en señal de “escarmiento a los rebeldes”. Su cabeza, su brazo derecho y cada una de las piernas fueron expuestas en cuatro puntos diferentes.

8.- Triturado

Traición y homicidio agravado, estos eran los crímenes por los que en Europa (especialmente en Suecia, Holanda, Francia, Italia, Escocia y Alemania), desde la Edad Media hasta 1841, era usado la lente y horrible pena capital llamada “La rueda”.

El reo era atado a un banco o en una cruz, tras lo cual el verdugo procedía a triturarle todos los huesos y articulaciones con una técnica que no permitiera la muerte derrame interno y la su cabeza se le tocaba.

Después de ello, el cuerpo del condenado era colocado en una rueda, de tal forma que los tobillos tocaran la cabeza, para lo cual las piernas debían dislocarse hacia arriba, poniéndose los brazos de manera que recorrieran todo el perímetro de la circunferencia.

Tras esto, se enganchaba la rueda en un eje que a su vez se clavaba en el suelo, quedando la rueda elevada y en posición horizontal. Con los huesos y las costillas rotas la respiración era extremadamente penosa. La muerte, el objetivo final, era lenta y dolorosa y podía prolongar hasta por un día completo.

Los registros históricos también muestran que el método igualmente empleado por la Iglesia Católica durante la época de la llamada “Santa Inquisición” para deshacerse de los considerados herejes.

9.- Despellejado

Arrancar la piel de todo un cuerpo humano es un método de ejecución llamado desollamiento o despejellamiento.

Se trata de una práctica antigua de los pueblos asirios, cuya tortura podía ser aplicarda directamente sobre el ejecutado o hacer que éste viera cómo se lo hacía a uno de sus hijos.

En la historia de China varios emperadores ordenaron despejellar a rebeldes, sirvientes y corruptos. Como sufrimiento agravado en ocasiones se le untaba sal al desollado.

La piel era removida podía ser con cuhillos, ganchos o garfios con el prisionero vivo y en plenas facultades. En ocasiones, las sesiones duraban días y se removían pequeñas partes. Generalmente la ejecución se efectuaba en público y la piel del condenado era exhibía como recordatorio de lo que no se debía hacer.

La inminente muerte solo dependería de lo que tardaran los microorganismo en ocasionar infecciones debido a que la piel es la principal línea de defensa frente a estos y al perderla se queda totalmente expuesto al dolor y la contaminación.

10.- Asfixiado por gas

La era del mandato de Adolfo Hitler en Alemania y su obsesión por lo que llamó “La solución final” para acabar con los judíos y todo lo que se opusiera a obtener una “raza perfecta” se implementó la cámara de gas, un método de ejecución en el que las víctimas eran conducidas a un cuarto sellado donde se introducía un gas venenoso o asfixiante.

Eran recintos subterráneos disfrazados o simulados como duchas colectivas. Estaban completamente aisladas y contaban con un sistema que introducía monóxido de carbono, entre otros gases y cabían de 1.000 a 2.500 reclusos.

Como el gas actúa inhibiendo el ciclo metabólico celular respiratorio, las víctimas perecían por asfixia mientras sufrían espasmos y convulsiones.

Una vez muertos, la cámara era ventilada y los prisioneros empleados como mano de obra en trabajos forzados entraban y lavaban los cuerpos con mangueras para retirar la sangre, orina y heces, y así facilitar la búsqueda de objetos valiosos en orificios corporales, antes de proceder a cremarlos. Lo único valioso que tenía un judío era el oro, todo lo demás merecía desaparecer.

11.- Devorado por bestias

Morir devorado por una bestia salvaje. Este método de ejecución era practicado por el Imperio Romano para eliminar a enemigos, esclavos, acusados de graves crímenes o practicar el cristianismo.

Los prisioneros condenados a tal destino eran llamados bestiarii que significa luchadores.

Se les echaba a la arena de una plaza llamada circo, donde podían ser vistos por todo los romanos que desearan acudir. Desarmados y desnudos los “bestiarii” podían además llevar las manos atadas o ser amarrados a un poste, aunque generalmente iban sueltos para “luchar” contra la bestia.

Marcus Tullius Cicero, político y filósomo romano mencionó en sus escritos que un solo león llegó a devorar a 200 “luchadores”. No obstante, para alargar el sufrimiento de estos solían emplear fieras pequeñas, que demoraban más que las grandes en devorarlos. Si el condenado lograba zafarse de una, se echaban otras para que finalmente acabaran con él.

12.- Partido en dos

El método llamado “La Sierra” era un procedimiento empleado por la Iglesia Católica durante la “Santa Inquisición”. El condenado era guindado y colocado en posición invertida, pero asegurándose que su cerebro siguiera oxigenándose, de tal manera que no perdiera el conocimiento. Entonces se le comenzaba cortar literalmente en dos con una sierra generalmente no muy afilada comenzando por sus genitales y de forma vertical.

La víctima permanecía viva hasta que la sierra alcanza el ombligo, e incluso el pecho, según los relatos históricos del siglo XIX.

Era un método para homosexuales o herejes, pero también en la Alemania luterana para los cabecillas de los campesinos rebeldes, y en Francia a embarazadas solteras que se consideraban “brujas preñadas por Satanás”.

13.- Por gotas de agua

Fue un método inventado en China en la Edad Media y aplicado en cárceles de todo el mundo hasta principios del siglo XX. Consiste en inmovilizar a un reo mientras una gota de agua fría cae cada cinco segundos sobre su cabeza.

Una gota de agua no parece hacer nada, pero la continuidad de la caída del líquido iba penetrando la piel. El dolor era tanto físico como mental.

Irónicamente, el condenado no podía beber agua, aunque ésta le caía poco a poco en la cabeza. La constante interrupción de las gotas no le permitían dormir y lo iban llevando a la demencia. Finalmente, después de atormentado, adolorido y deshidratado, el reo fallecía por paro cardíaco.

14.- Comido por insectos

El escafismo, también llamado tortura de la artesa o de la barca fue una ejecución tortuosa registrada durante el Imperio Persa debido a la traición hacia el año 401 aC..

El procedimiento consistía en introducir a la víctima en un cajón de madera con cinco agujeros por los cuales sacaba la cabeza, las manos y los pies. El verdugo untaba estas partes del cuerpo con leche y miel para atraer hacia ellas moscas y otros insectos.

Antes de entrar al cajón, al condenado se alimentaba con sustancias que le generaran descomposición digestiva y evacuaciones lo que junto a la miel y la lecha atraía insectos que dejaban sus huevos e iban multiplicándose. Literalmente la persona se convertía en hogar de larvas, moscas, arañas y lombrices, en otras palabras, el reo era comida para insectos. El resto podía oír sus gritos, pero nadie hacía nada hasta que quedaba en silencio y, entonces, se sabía que la condena había sido cumplida.

15.- Enterrado vivo

Tras la muerte y a pesar de que cremación se ha popularizado hoy en día, el entierro del fallecido sigue siendo el método más común empleado en la actualidad, pero morir después de ser sepultado ya es otro asunto.

Ser enterrado vivo es un método de ejecución que se remonta a los tiempos antes de Cristo. La víctima suele ser atada, colocada en un agujero y enterrado. Uno de los usos más recientes e inquietantes de esta forma de ejecución fue la Masacre de Nanjing durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados japoneses enterrados grupos de civiles chinos vivos en lo que ellos llaman la “Zanja cadáver Diez Mil”.

El emperador romano Nerón estableció este tipo de tortura hacia las vírgenes que rompían sus votos de castidad. Las mandaba a meter en una cueva pequeña hasta que murieran de hambre, si este modo no lo satisfacía, dependiendo de su preferencia, obligaba a las víctimas a cavar su propia tumba para después meterlas en ellas: atadas y empujadas hacia la muerte.

En la Italia medieval, se aplicaba este forma de ajusticiamiento a los asesinos considerados incorregibles, mientras que en la Rusia feudal de los siglos XVII y XVIII corrían esta misma suerte las esposas que mataran a sus maridos.

El Ejército Imperial Japonés aplicó este cruel método, así como otros igualmente inhumanos, durante la conocida masacre de Nanking en diciembre de 1937.

Temiendo este tipo de suerte, George Washington, primer presidente de Estados Unidos, pidió ser enterrado solo luego de tres días de morir.

En la época preislámica, algunos árabes solían enterrar vivas a sus hijas recién nacidas, pues las consideraban fuente de vergüenza y pobreza. El Corán prohibió con rigor esta acción.

Estás son las 15 formas más horribles de morir creadas por la humanidad a través de la historia. Muchos podrían pensar “¡Qué bueno que vivimos en esta época o en otro país!”. Pero la macabridad de una muerte lenta y dolorosa sigue siendo aplicada hoy en día, muchas veces con métodos más sofisticados pero el mismo fin en todas partes del mundo y pueden verse diariamente en noticias que causan terror.

Muertos quemados, desmembrados, crucificados, empalados, enterrados vivos, asfixiados, linchados, apedreados, cortados en pedazos, descuartizados y triturados siguen llenando titulares  y horrorizando a la humanidad, a la misma humanidad que los aplica y que los ha creado.

Grupos extremistas como Isis, archivos descubiertos sobre torturas de la CIA, insurrectos, organizaciones criminales de narcotráfico o grupos de civiles enfurecidos continúan aplicando diariamente muertes lentas y dolorosas. La lista de quienes lo hacen podría ser interminable.

La mayoría de las ejecuciones se realizan en nombre de una ley civil o divina, pero la historia y las noticias dan muestras diarias de que hay castigos más crueles que el mismo crimen y delitos que solo existen en la mente de quien cree hacer justicia aplicando las formas  más horribles de morir.

Maidolis Ramones Servet

Foto: Agencia/ Archivos

Noticia al Día

No olvides compartir en >>