La cuna del cine venezolano (Dra. Judith Aular de Durán)

La cuna del cine venezolano (Dra. Judith Aular de Durán)

cine venezolano

Dra. Judith Aular de Durán

Desde su apertura el Teatro Baralt afianzó sus bases como un centro cultural donde se promovía la innovación, acunando a los más respetados del gremio regional, nacional e internacional.

Una de las más prominentes historias de éste recinto es ser la cuna del cine venezolano, fue el 11 de julio de 1896 cuando por primera vez se proyecta en el país una película, aunque extranjera, da paso a que tan solo seis meses después el 28 de enero de 1897, los zulianos puedan disfrutar de Muchachos bañándose en la laguna de Maracaibo y Un célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa, que fueron las dos primeras películas realizadas en Venezuela.

En la Maracaibo de finales del siglo XIX, inmortalizada por el empuje de una generación progresista, nacieron los hermanos Trujillo Durán, Manuel y Guillermo, los pioneros del cine en Venezuela, quienes compraron al genial Thomas Alva Edinson el primer vitascopio que llegó a Suramérica y que abrió el camino para que en 1897 se inaugurara el cine venezolano

Cada dos años, con mucho empeño y superando los avatares de la crisis presupuestaria, la Dirección de Cultura de la Universidad del Zulia (LUZ), con la producción y organización del Departamento Audiovisual, del Cine Club Universitario y de la Fundación Manuel Trujillo Durán, organizan el Festival del Cortometraje Nacional “Manuel Trujillo Durán”, que nos llena de gloria y sobre todo de esperanza por las nuevas generaciones de creadores cinematográficos que se están forjando en nuestras universidades e instituciones de formación cultural.

Este año, el festival arribó a su XIV edición y el Teatro Baralt es el centro fundamental para la proyección de las nuevas propuestas audiovisuales de la nueva generación de cineastas venezolanos que se forman en las diferentes casas de estudios del país.

Es la creación y acción cultural que enriquece a los pueblos y los anima a seguir construyendo su historia.  No se puede ocultar la labor que desde LUZ, hemos venido haciendo para preservar ese legado.

El esfuerzo y la complejidad de hacer cine en estos tiempos, es realmente un reto y los cortos que se presentan en el festival nos demuestran que la creatividad no conoce fronteras ni barreras. Cada participante en cada una de las ediciones, ponen su mejor empeño en proyectar el arte cinematográfico con esencia y compromiso.

Debemos tener muy en cuenta la importancia cultural del Teatro Baralt. No es un simple teatro, es una cuna artística, un monumento histórico nacional, es el “balcón del Caribe” y es de LUZ y de los zulianos.

Dra. Judith Aular de Durán

Vicerrectora Académica de LUZ

 [email protected]

No olvides compartir en >>