Policías cuelgan sus uniformes y emigran (Desiree Parra) | noticiaaldia.com

Policías cuelgan sus uniformes y emigran (Desiree Parra)

La realidad que enfrentan los funcionarios policiales en Venezuela ha generado que éstos comiencen a emigrar hacia otros destinos en busca de nuevos horizontes, alentados por la posibilidad de mejoras profesionales y escapando de la inseguridad de la que tanto resguardan a la ciudadanía y la que actualmente sufre nuestro país.

No todas las tareas están salpicadas por la deshonra como suele generalizarse. Manejar un taxi y reparar vehículos son dos de las ocupaciones más frecuentes a las que se dedican los policías cuando cuelgan el uniforme en sus tiempos libres.

Los policías no escapan de la realidad económica del país, lo que no está permitido es que cumpliendo funciones policiales o valiéndose del uniforme, se dediquen a otras actividades.

En una jornada de medio día como taxista pueden ganar entre 5 y 10 millones de bolívares, lo que equivale muchísimo más que quince días de trabajo o más en su trabajo formal. Pese al riesgo que implica la profesión, hay quienes no abandonan por apego, porque el uniforme todavía ofrece ciertos beneficios. Para nadie es un secreto que el policía por labores propias, tiene más contactos y se le facilita hacer las compras de los productos que escasean actualmente en el mercado.

Las razones para irse o quedarse forman parte de la habitual discusión política en un país en el que todo es objeto de controversia y disputa, aunado a un sinfín de razones que enmarcan el actual sistema policial provocado sobre todo por las posibles deficiencias existentes y las diferencias salariales. Lanzarse a la aventura de irse a otro país es una historia que se repite día a día en los últimos dos años y una pequeña parte de esta oleada la representan jóvenes profesionales en el ejercicio policial los que se están abriendo puertas en otros destinos en busca de mejorar su estabilidad laboral, económica y familiar.

Sin embargo, las dificultades para obtener los documentos y los permisos para irse a los Estados Unidos, han llevado a los funcionarios a explorar otros destinos que anteriormente no eran el principal atractivo. España, Chile, Argentina, Ecuador, México, Perú, Panamá y Colombia son algunos de los países que vienen aprovechándose del talento que se está “fugando” de Venezuela.

Esta situación se origina en las escasas posibilidades de desarrollo económico que enfrentan los policías y el ciudadano como tal, lo que vuelve casi imposible concretar propósitos como por ejemplo acceder a un vehículo o vivienda propia, amenazando cada día más el desarrollo y la seguridad del país.

Cabe destacar que el deterioro social y económico, la inseguridad, la incertidumbre y el desaliento acerca de lo que ocurrirá y la poca fe en un cambio cercano de la conducción del país, ha movilizado a grandes héroes uniformados venezolanos a buscar una segunda patria en suelos lejanos y no como policía, que viene siendo la parte más dura y lamentable de la realidad, ya que prefieren realizar labores alejadas al conocimiento y experiencia de la noción policial para trabajar como albañiles, jardineros, plomeros o vendedores ambulantes para brindarle una estabilidad económica a sus familiares.

Situaciones como estas no solo continúan desmembrando nuestro país de la fuerza policial, también alejan el criterio de defensa y regulación de los derechos humanos y las libertades individuales, en el ámbito preventivo de la función del Estado, al no asegurar así el orden público interno.

@desireeparraf
@desiree_parra

No olvides compartir en >>