¡Del dopaje y otros demonios! El infiel amante de los atletas (+Infografía) | noticiaaldia.com

¡Del dopaje y otros demonios! El infiel amante de los atletas (+Infografía)

 

Un nuevo episodio por dopaje sorprende al mundo deportivo. El boxeador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez dio positivo por Clembuterol, hecho que se agrega a una larga lista de atletas que, con culpabilidad o inocencia, han caído en en el foso de las sustancias prohibidas.

La empresa que promociona el combate del mexicano con el kazajo Gennady Golovkin, por la unificación de los títulos de los pesos medianos, anunció la información. La pelea está pautada para el 5 de mayo.

El Clembuterol es un medicamento anabolizante que se utiliza para aumentar el peso o la masa muscular de un organismo.

Tras la impresionante noticia, el “Canelo” no dudó en expresarse públicamente para negar su complicidad en el capítulo de dopaje. “Soy un atleta que respeta el deporte y esto me sorprende y me molesta porque nunca me había ocurrido”, señaló en un comunicado.

“Me someteré a todas las pruebas que se me requiere para aclarar esta vergonzosa situación y confío en que al final la verdad prevalecerá”, añadió.

 

 

La situación del boxeador azteca pone sobre el tapete otros casos que también escandalizaron las páginas deportivas. Uno de los más sonados fue el del ciclista norteamericano Lance Armstrong, quien en 2013 confesó en una entrevista con Oprah Winfrey haber consumido las sustancias suficientes para ganar los siete Tour de Francia.

Durante la conversación, Armstrong desveló haber consumido, además de EPO, cortisona, testosterona y hormona del crecimiento durante los Tours que ganó, y reconoció que no habría ganado los siete Tours sin doparse. En la actualidad Armstrong se encuentra sancionado de por vida, aunque compite en triatlones para aficionados.

 

 

La tenista rusa Maria Sharapova también se vio involucrada en la amarga película. A la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) le bastaron dos indicios para incluir el meldonium en su lista de sustancias prohibidas. Sin embargo, la soviética en realidad tomaba el medicamento que se comercializa en Letonia como Mildronate.

La jugadora, en una conferencia de prensa celebrada el 7 de marzo de 2016 en Los Ángeles, asumió la responsabilidad y dijo no saber que aquella sustancia que consumía desde hacía tanto (10 años) había pasado a estar vetada. Un “gran error” que echaba el freno a su carrera. Su raqueta se detuvo por 15 meses.

 

 

André Agassi, extenista estadounidense, dio positivo por la metanfetamina ‘cristal’ y posteriormente engañó a los miembros de la ATP al hacerles creer que la había consumido de forma accidental para evitar una sanción por dopaje.

Uno de los mejores tenistas de su época explicó que comenzó a tomar ‘cristal’ -cuya posesión está penada hasta con cinco años de cárcel en Estados Unidos- en 1997, cuando su estado de forma estaba en declive y estaba lleno de dudas por su inminente matrimonio con la actriz Brooke Shields.

La historia de los Yankees de Nueva York sufrió una cacheteda en 2014. Alex Rodríguez, el hombre mejor pagado de las Grandes Ligas de béisbol, y llamado a ser el más grande de todos los tiempos, es otro mito en la basura.

El pelotero norteamericano de origen dominicano reconoció haberse dopado tras su fichaje con los “Mulos” en una reunión con la Agencia para el Control de Drogas de Estados Unidos celebrada el pasado mes de enero en Weston (Florida).

A-Rod confesó a cambio de inmunidad, bajo juramento y en presencia de su abogado ante agentes federales, el nombre del médico Anthony Bosch hombre que supuestamente le suministraba las drogas, y su clínica Biogénesis de Miami.

El jugador cumplió una sanción de 162 partidos (rebajada desde los 211 originales) por consumo de esteroides, la más alta impuesta en la historia del béisbol en Estados Unidos. Y fue el propio Bosch quien reveló que le suministró testosterona, hormona de crecimiento e insulina factor decrecimiento 1.

 

 

Uno de los más recientes episodios fue el del ciclista británico Chris Froome, quien dio positivo por el broncodilatador salbutamol en un control hecho el 7 de septiembre de 2017. El atleta sobrepasó el límite permitido de Ventolín en la etapa de Santo Toribio de Liébana de la última Vuelta a España.

El broncodilatador Ventolín, como los corticoides, es un producto que figura en las páginas grises de lista prohibida de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Sin embargo, Froome no sufre ninguna suspensión cautelar, dado que el salbutamol es un producto especificado en la lista, es decir, que su uso se puede probar como terapéutico, no dopante.

Este medicamento está permitido por inhalación (espray) a todos los corredores que lo notifiquen y presenten un certificado de padecer asma, enfermedad para el que está aconsejado.

“Como todo el mundo sabe, sufro asma”, dice en el comunicado de su equipo el británico, que en 2017, su mejor año, ganó su primera Vuelta dos meses después de su cuarto Tour, un doblete que ningún ciclista conseguía desde hace 40 años. “Conozco perfectamente las reglas. Uso un inhalador para controlar los síntomas, y siempre dentro de los límites permitidos. Mi asma fue a peor según avanzaba la Vuelta y, aconsejado por mi médico, aumenté la dosis”.

 

Alberto Daniel Barboza / Agencias
Infografía: Jairo García
Noticia al Día

No olvides compartir en >>