Costa Rica: El Coco, un paraíso con historias reales y de ficción

Costa Rica: El Coco, un paraíso con historias reales y de ficción

Costa Rica

Isla El Coco

En Costa Rica hay una isla llamada El Coco que ha inspirado tramas para el cine por  su impresionante biodiversidad, paisajes naturales, cascadas gigantes, playas cristalinas, cuevas submarinas, bosques tropicales y enormes acantilados; y ha sido protagonista de famosas leyendas.

Localizada en la provincia de Puntarenas en la costa del Pacífico, ésta fue usada como modelo para recrear el lugar de naufragio de Robinson Crusoe en el libro la Isla Desierta. Mientras Nublar, el lugar ficticio donde está el Parque Jurásico es muy similar en sus caracteristicas a El Coco y casualmente es una isla  en Costa Rica aunque no indica la ubicación exacta. Por otro lado,  la película Isla de Tiburones dirigida por Howard Hall está basada en este parque nacional.

En 1526 fue descubierta por Juan Cabezas de Grado  y el primer nombre que recibió fue “Coques”. Por algún tiempo, se convirtió en refugio para piratas y corsarios, entre los más legendarios están Morgan, Edward Davies  y William Tompson. Según la leyenda hay valiosos tesoros escondidos, éstas riquezas han atraído a más de 500 expediciones incluyendo algunas del gobierno de Costa Rica.

Con su forma casi rectangular, fue considerada por el famoso explorador Jacques Cousteau como la isla más bella del mundo pues su exuberante belleza no sólo está en su superficie, son sus fondos marinos lugares impresionantes para la práctica del buceo pues en sus cristalinas aguas se puede encontrar ballenas, tiburones y delfines entre otras especies acuáticas.

Este paraíso declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,  cuenta con 235  plantas identificadas, 362 insectos, 118 moluscos, 200 peces, 85 aves entre otras especies, de acuerdo al departamento de Historia Natural del Museo Nacional que hace un estudio de documentación de flora y fauna. Además de venados y cerdos que fueron traídos por piratas pues la usaban como refugio.

“Esta isla tiene tanta agua por dentro como un coco”, de ahí  su nombre,  porque en ella llueve tanto que caen cataratas al mar, además en su interior hay ríos y cascadas. Anteriormente existía un lago que se fue secando supuestamente por buscadores de tesoros.

De acuerdo al Instituto de Turismo de Costa Rica (ICT), a Isla del Coco sólo se puede llegar por vía marítima. El viaje tiene una duración de treinta y dos horas desde el puerto de Puntarenas y la ruta la hacen generalmente cruceros turísticos, que ofrecen paquetes con comidas y estadía abordo incluidas,  que recorren una distancia de aproximadamente 500 kilómetros hasta las bahías de Wafer y Chathan. La entrada al parque vale $50 y cuenta con agua potable, senderos y lugares de buceo.

Visitar El Coco es, sin duda alguna,  vivir una historia de película. Un lugar único en el mundo lleno de bellezas naturales, incomparable fauna, fondos marinos y hasta supuestos tesoros escondidos que aguardan a ser descubiertos como todo en ésta isla.

 

Dayana Benavides/Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>