Tal día como hoy se realiza el primer vuelo del Boeing 747 y regresa a la tierra la Apollo 14, tercera nave tripulada que visitó la Luna

El Boeing 747 es un avión comercial transcontinental de fuselaje ancho fabricado por Boeing, está entre los aviones más reconocibles del mundo, siendo el primer avión con fuselaje ancho.. Su rival más directo es el Airbus A380. El b747 realizó su primer vuelo el 9 de febrero de 1969, con los pilotos de pruebas Jack Waddel y Brien Wygle en los controles, y Jess Wallick como ingeniero de vuelo. A pesar de algunos pormenores con uno de los flaps, el vuelo comprobó que el 747 se maniobraba estupendamente.

Los b747 diseñados y fabricados por Boeing Commercial Airplanes, son impulsados por 4 motores turbofán Pratt & Whitney. El segundo piso en la parte anterior de la cabina de la aeronave representa un icono en la aviación mundial y lo convierte en uno de los aviones más fáciles de reconocer a nivel mundial.

Para muchos el éxito del B747 no llegaría muy lejos, y se esperaba que después de unas 400 ventas estuvieran obsoletos. Pero después de romper todas las expectativas llegaron a producirse 1000 unidades en 1993, en 2007 ya se contaba con 1387 Aviones.

Apolo 14 fue la octava misión tripulada del programa Apolo (denominado oficialmente AS-509), lanzado en dirección a la Luna el 31 de enero de 1971 mediante un cohete del tipo Saturn 5.

Consiguió alunizar con el módulo de descenso (LM) bautizado «Antares» en la zona de Fra Mauro a 3,7º S 17,5º W llevando como tripulantes a Alan B. Shephard y Edgar D. Mitchell, mientras Stuart A. Roosa permanecía en el módulo de mando y servicio (CSM), llamado «Kitti Hawk».

Durante sus dos EVAs o paseos por la superficie de nuestro satélite (de 4,8 y 4,6 horas de duración, de un total de 33 horas y media de alunizaje), Shepard y Mitchell instalaron una estación científica, llamada ALSEP, y recogieron 43 kg de rocas y polvo lunar, empleando el vehículo manual MET, y dejando sobre la superficie lunar un paquete conteniendo la Biblia en microfilm, así como el primer versículo del Génesis en 16 lenguas.

Para estudiar las características del interior de la Luna, se hizo chocar contra ella la tercera fase del cohete Saturn, para que el impacto fuese registrado por los sismómetros dejados allí por las diferentes misiones Apolo, además de hacer explosionar sobre su superficie 13 cartuchos de explosivo de un total de 21 previstos. Del estudio de las ondas producidas por estas explosiones, se logró conocer mejor el interior de la Luna. Durante el regreso efectuaron varios experimentos de mezclas en el vacío, consiguiendo nuevos compuestos inexistentes anteriormente.

La misión finalizó el día 9 de febrero tras efectuar un total de 34 órbitas lunares y 216 horas, 1 minuto y 56 segundos de vuelo.

Agencias

No olvides compartir en >>


á