Los papeles de mancho: ¿Sabías que el relámpago del Catatumbo se repite en el himno, escudo, bandera y su luz salvo a Maracaibo?

El Relámpago del Catatumbo es el único ícono, que se repite, tanto en el himno del Estado, en el escudo regional y en la bandera. Tal vez esta sea la mejor prueba de su importancia para la identidad regional. Entre sus anécdotas se cuenta que en el año de 1595, Sir Francis Drake, intento tomar por sorpresa a la ciudad de Maracaibo, en una de sus tropelías como pirata. Sin embargo, habiendo logrado cruzar la barra del lago, sus barcos fueron avistados por el un vigía, gracias a la luz del Relámpago del Catatumbo, El Vigía dio aviso a tiempo y salvó a Maracaibo del ataque. Igualmente su luz salvó a Maracaibo y a la naciente república, durante la guerra de independencia con España, pues el relámpago sirvió de guía, a los barcos del Almirante Padilla para derrotar a la escuadra española fondeada en el Puerto de Maracaibo en la batalla naval del 24 de Julio de 1823. Más allá de lo anecdótico, lo cierto es que el Relámpago del Catatumbo está documentado desde 1579 como el faro de Maracaibo en el Archivo de Indias de Sevilla, correspondiente a la Real Audiencia de Panamá de ese año, por el pirata Francis Drake.

Según las estadísticas existen 9 personas por cada vehículo en el planeta.
El primer automóvil llegó a Venezuela en 1904, con su llegada y la llegada del petróleo (1914), se eclipsaron los tranvías y con ello se creó la necesidad de ser propietario de un vehículo. Si no tiene carro, no eres nadie dice una pavita del momento” Según las estadísticas mundiales; existen 9 personas por cada vehículo en el planeta, pudiera decirse que nadie debería caminar en el mundo.. Sin embargo esto no solucionó por lo menos el problema del transporte en Maracaibo. Si no, pregúntenle a cualquier usuario de los por puestos” que cubren las vías urbanas. Eso sin mencionar que el transporte es caro, malo y hasta peligroso.

El edificio de Café Imperial con su perenne olor a café recién colado, es la delicia de los pobladores del sector.

El edificio de Café Imperial Corre el año 1948 y en Santa Rosalía, cerca de Puente España y al frente del Mercado Libre, la empresa de café construye, su primera sede propia. El nuevo edificio está equipado con modernas tostadoras, molinos de última generación y máquinas automáticas para empacar el café. El ascenso es incontenible, pero surgen problemas en la nueva ubicación, pues los vecinos se quejan de que el humo de la planta contamina el aire. Café Imperial adopta el sistema de “quemar el humo de las chimeneas”. El hermoso edificio del más puro estilo Art. Deco, es la delicia de los pobladores del sector, con su perenne olor a café recién colado. Hoy día la construcción mantiene su estilo y parecido a el edificio Radio City en New Cork, es una muestra de la vieja arquitectura del Zulia, una joya, que debe preservarse, además de estar mirando cara a cara a la estación principal del metro de Maracaibo,

Por cada donación de sangre era remunerado con 2 bolívares.
El primer y único donante era un ciudadano maracucho que se desempeñaba como mesonero de un expendio de licores llamado “La Princesa“ ubicado en la esquina de las calles Ciencia y Urdaneta. Este ciudadano era remunerado con 2 bolívares por cada c/cc donado. Ello elevaba el costo de una transfusión entre los 500 y 1.000 bolívares, estando por tanto este tipo de transfusión solo a disponibilidad de las clases pudientes. La realización de estas transfusiones se hacían directamente de donante a receptor, utilizándose inyectadoras de vidrio de 20cc, repitiéndola varias veces, lo que aumentaba las probabilidades de complicaciones. Esto duraba aproximadamente una hora. Con la fundación del Banco de Sangre se comienza a utilizar un equipo reusable constituido por una botella de vidrio neutro con una capacidad de 500cc, importadas de EEUU. La primera exanguinotransfusión la realizó el Dr. Dado Dao, primer Director del Banco de Sangre, en el Hospital Shell, y fue todo un éxito.

Los discos de oro y platino de Roberto Carlos le dan la vuelta al estadio Maracaná.
Roberto Carlos es un cantante brasileño, considerado el rey del mercado discográfico de su país. Único cantante latinoamericano que ha vendido más de 100 millones de discos alrededor del mundo.

A los 6 años ya cantaba en las emisoras de radio locales los éxitos de los cantantes brasileños de la época. Es el único artista que ha vendido más discos que Los Beatles en América Latina. Si colocas uno al lado del otro sus discos de oro y platino dan la vuelta al estadio Maracaná (El más grande estadio de fútbol de Brasil y del mundo).

 

German Hernandez
manchogh@gmail.com / @pregoneszuliano @manchogh

No olvides compartir en >>


á