Florida monta su gran feria de armas tres días después de la matanza de Parkland

Florida monta su gran feria de armas tres días después de la matanza de Parkland

Con el país todavía conmocionado por la matanza de la escuela de Parkland, en Florida, el negocio de las armas en Estados Unidos mantiene inalterable su lucrativo rumbo. Apenas tres días después de que Nikolas Cruz, un estudiante resentido de 19 años, acabara en la escuela Stoneman Douglas con la vida de 17 personas, la mayoría de ellas menores, la ciudad de Miami acogió ayer una nueva edición del «Florida Gun Show» (El show de armas de Florida). Un alarde de pasión por el plomo desplegado en una gran nave con más de 600 mostradores.

«Disfrute de un enorme abanico de armas de fuego, munición, cuchillos, y mucho más», ofrecían los organizadores en un vídeo en Facebook la víspera de la apertura de un recinto que se encuentra a una hora escasa en coche del escenario de la enésima masacre escolar en Estados Unidos.

Más al norte está la residencia de Mar-a-lago, donde el presidente norteamericano, Donald Trump, pasa sus fines de semana.

Una hora antes de abrir, decenas de empleados se afanan en disponer todo el arsenal de la manera más seductora posible. En sus camisetas, un mensaje orgulloso: «You can carry», una reivindicación del derecho a portar armas que reconoce la Segunda Enmienda de la Constitución. A la entrada, junto a un coche vacío de la oficina del Sheriff del Condado de Miami-Dade, puede leerse una nota de condolencia de la Asociación Nacional del Rifle en un folio en blanco y negro. «No hay falta de respeto o sensibilidad en la celebración de este evento largamente planeado».

A las nueve empieza la fiesta. La entrada son 13 dólares y decenas de personas pasan una cola ágil antes de acceder al recinto. Los niños menores de doce años entran gratis. Los visitantes pueden portar consigo tanto armas blancas como de fuego, pero han de mostrar que estas últimas están descargadas.

Entre la ávida clientela hay negros e hispanos, pero predominan los hombres de raza blanca. Apenas hay mujeres, aunque sí grupos de adolescentes y padres con sus hijos varones. Es la América que cree en Trump y culpa de tragedias como la de Parkland, no al libre acceso a las armas, sino a la perfidia intrínseca de malvados como Cruz y, en este caso también, a la incompetencia del FBI, que no fue capaz de actuar pese a haber sido alertado dos veces del peligro que suponía el muchacho.

«El FBI se limpió el c. con las denuncias», asegura a viva voz, un viejo cubano del exilio que no quiere dar su nombre. «La culpa es de los psiquiatras que no dan la voz de alarma», añade. Como él, el presidente apuntó al problema de la salud mental cuando se refirió a lo ocurrido en Parkland. Ni sus votantes ni Trump cuestionan el libre acceso al armamento de la población civil.

«Hay muchos muertos por accidentes de tráfico al año y a nadie se le ocurre pedir que prohíban los coches», opina James, que vende camisetas de apoyo a las armas y a Trump en un puesto que atiende junto a su esposa. Conoce España, porque tiene un hijo piloto de carreras que hizo sus pinitos en Valencia en la época en que albergaba carreras de Fórmula Uno. Está satisfecho porque en su país «la gente puede defenderse». A la pregunta de si este es el momento de celebrar una feria como esta, responde: «¿Por qué no? Lo que ocurrió es una tragedia, pero la solución no es que me impidan llevar un arma, sino que pueda usarla para defenderme de tipos como Cruz»..

El puesto de James es de los menos visitados. Él solo vende camisetas, machetes y otros útiles de caza. Y la estrella de esta fiesta son las pistolas, revólveres, rifles y fusiles que se ofrecen en otros tenderetes.

El AR-15, el arma homicida de Cruz, es uno de los más solicitados. La versión más básica cuesta poco más de 600 dólares, pero, como sucede con otros muchos productos en la era digital, hay ofertas más ventajosas en internet.

Uno de los competidores del AR-15 es el Smith & Wesson 5.56. Los dependientes de Shoot Straight Florida, una cadena de armerías que presume de arraigo –fue fundada en 1979–, explican sus bondades y destacan lo competitivo de su precio. Por 544,99 dólares te llevas uno. Armas de menor calibre, como los revólveres que también fabrica Smith & Wesson, se venden a partir de los 119 dólares.

La hora punta es el mediodía. Las cajas registradoras operan a buen ritmo, como ocurre en casi todos los sectores de la desbocada economía estadounidense. Para entonces, Francisco espera a la salida. «¿Y en España la gente tiene armas?», pregunta. «No, amigo. Allí está muy controlado. Hay unos tipos que se ocupan de eso. La Guardia Civil los llaman».

ABC

No olvides compartir en >>