Nuevo control migratorio tiene represada la frontera con Venezuela | noticiaaldia.com

Colombia: Nuevo control migratorio tiene represada la frontera con Venezuela

control migratorio

Foto: El Tiempo

Luego de las medidas tomadas el jueves por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, en materia de control migratorio, los tres corredores fronterizos de Norte de Santander, amanecieron este viernes represados de ciudadanos venezolanos, que desde tempranas horas de la mañana intentan ingresar al territorio nacional.

A partir de este viernes, los agentes migratorios empezaron a solicitar el pasaporte o el preregistro de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, lo que está generando un atiborramiento de extranjeros, que incluso obstaculizan la fila de salida hacia el vecino país, donde no se está permitiendo el ingreso de personas.

Como medida para controlar este flujo migratorio, un cuadrante de la Policía, miembros del cuerpo antimotines y organismos de socorro, como la Defensa Civil, se apostaron al inicio del puente internacional Simón Bolívar, ubicado entre el municipio Villa del Rosario (Norte de Santander) y la población venezolana de San Antonio, para evitar que esta marea de ciudadanos ocupen las dos calzadas del paso elevado.

“Es terrible, hay mucha gente del otro lado de la frontera esperando a pasar. Por los nuevos anuncios del presidente Santos, se ha formado un embudo, que está impidiendo la salida hacia Venezuela. Todavía no sabemos cómo va a empezar a regir este nuevo control migratorio”, aseveró Juan García, un venezolano, de 32 años, que desea pasar a San Antonio, con maletas repletas de medicinas y alimentos.

De acuerdo con Migración Colombia, por los tres pasos limítrofes localizados en Norte de Santander se registra un flujo diario de 35.000 personas.

Por los tres pasos limítrofes localizados en Norte de Santander se registra un flujo diario de 35.000 personas.

Entretanto, un sentimiento de preocupación embarga a los migrantes que utilizan diariamente estos corredores sobre el río Táchira, para huir de la debacle social y económica del régimen chavista.

“Estamos a la espera de que nos expliquen cómo vamos a poder a pasar, porque no sabemos qué documento usar, ni tampoco cómo implementarlo. Ahora nos tocará vivir en Cúcuta” comenta Maoli Paz, una venezolana que trabaja en un establecimiento comercial de al capital nortesantandereana y cada mes viaja hacia su país, para llevar artículos de la canasta familiar.

Tras la reunión efectuada con las autoridades locales de la frontera, Santos suspendió la expedición de más TMF, que era usado por los ciudadanos del vecino país para moverse a lo largo del territorio binacional.

El Tiempo

No olvides compartir en >>