Alertan a inmigrantes de arrestos y deportación sorpresa en Florida

Alertan a inmigrantes de arrestos y deportación sorpresa en Florida

Alertan a inmigrantes de arrestos y deportación sorpresa en Florida

Foto: Agencias

En enero, una señora jamaiquina que se quedó en Estados Unidos por más tiempo del que le permitía su visa fue arrestada en un autobús de Greyhound en Miami, Florida, y llevada a una cárcel de inmigración.

Luego le pasó lo mismo a un hombre de Trinidad y Tobago, quien lleva una década viviendo en Miami y es propietario de un negocio, pero no pudo mostrar que está legalmente en el país al ser interrogado por policías de inmigración en un autobús.

Y también el mes pasado, 17 agencias policiales de la Florida acordaron cooperar con las autoridades de inmigración, incluyendo retener a inmigrantes indocumentados en las cárceles locales para entregarlos a la Policía de Inmigración y Aduana (ICE).

Esto convierte a la Florida en un estado “inseguro” para los inmigrantes, según una coalición de organizaciones activistas que ha emitido una advertencia de viaje para el Estado del Sol.

Las advertencias de viaje normalmente se emiten por desastres naturales, por el Departamento de Estado a países en crisis políticas (como Venezuela), o por otras circunstancias que pongan en peligro la seguridad de los viajeros.

El mensaje de esas organizaciones es claro: Eviten viajar a la Florida o incluso dentro del estado. Si tienen que hacerlo “eviten las áreas de alto riesgo”, según un comunicado enviado por la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC, por su sigla en inglés).

“Los inmigrantes en la Florida se sienten más amenazados que nunca, y los ataques a nivel nacional se amplifican con las políticas locales antiinmigrantes y las empresas que se niegan a proteger a sus clientes”, según el comunicado.

“Se les recomienda a todos los inmigrantes que reconsideren su visita a la Florida y especialmente se les recomienda evitar las áreas de alto riesgo, como los puertos, aeropuertos y estaciones de Greyhound”.

Bajo las leyes federales, los agentes de inmigración y protección fronteriza tienen la autoridad de abordar embarcaciones en las aguas territoriales de Estados Unidos y entrar a cualquier vehículo, autobús o tren a 100 millas de la frontera territorial y marítima. Debido a la geografía de la Florida, el estado completo se considera un área fronteriza.

Los activistas dijeron que no están recomendado un boicot “en este momento, pero se les pide a las personas que visitan la Florida que usen discreción, entiendan sus riesgos y busquen asesoramiento legal”, agregaron.

Aumentan arrestos de inmigrantes

La advertencia llega luego de que un análisis del Pew Research Center indicara que la Florida fue el estado donde se registró el mayor aumento de detenciones de inmigrantes sin papeles en el ultimo año. Mientras tanto, Texas tuvo las más altas cifras netas ese año, según el informe basado en datos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

La policía de inmigración arrestó 6,192 personas en Florida en el 2017, un aumento del 76 por ciento en relación con el 2016.

En el 2017, los arrestos de inmigrantes aumentaron 30 por ciento en todo el país con respecto al año anterior. ICE arrestó el año pasado a 143,470 personas, 16,520 de estas en Dallas.

El aumento se debe, en parte, a un cambio de política en el gobierno del presidente Donald Trump.

El 25 de enero del 2017, Trump firmó una orden ejecutiva que le otorga a ICE autoridad para detener a inmigrantes indocumentados en EEUU, independientemente de si tienen antecedentes penales o no.

Por el contrario, bajo el presidente Barack Obama ICE se enfocó en arrestar indocumentados con antecedentes de delitos graves, explicaron los autores del reporte de Pew.

A pesar del aumento general de arrestos en el 2017, ICE realizó el doble de detenciones en el año fiscal 2009, cuando Obama asumió el cargo (297,898 personas detenidas). Ese total disminuyó en los años siguientes, cuando Obama implementó el cambio de política para enfocarse en los indocumentados con antecedentes penales.

El Nuevo Herald

No olvides compartir en >>