Monstruo de Machiques mató a Noelia porque ella sospechaba que la estaba robando

Monstruo de Machiques mató a Noelia porque ella sospechaba que la estaba robando en su finca

noelia

Noelia Castro, víctima

La autopsia reveló que la mujer no fue violada por el despreciable asesino

Es la historia que ha causado consternación en las últimas horas en el estado Zulia. Se trata de la trágica muerte de Noelia del Carmen Castro Nuñez, de 45 años, quien fue asesinada a tubazos por un monstruo, Arnold Torres Torres, de 52 años, alias “El Wasimo”, tal y como lo definieron los familiares  de la mujer infortunada.

Invadidas  en llanto, dolor y desconsuelo, las hijas de Noelia aclararon que su madre nunca tuvo ningún tipo de relación sentimental con “El Wasimo”, quien desde hace un año era trabajador de su finca El Llano, ubicada en el sector Bella Vista de Machiques.

Las jóvenes agregaron que su progenitora (víctima) sospechaba del obrero, y lo traía en la mira desde hace tiempo, puesto que los animales de la parcela se estaban perdiendo. “Mi mamá no le tenía confianza y tampoco lo quería dejar solo ahí. “Ese monstruo que mató a mi mamá se quería adueñar de la parcela”, comentó Rosbeidy Montiel (hija).

noelia

Hijos de Noelia

Precisó que en una oportunidad el homicida rompió el lindero de la finca para que los animales se escaparan. El día del trágico desenlace; “temprano mi mamá salió a buscar dos vacas, que misteriosamente se habían desaparecido y luego en la noche la mató. La atacó a traición, mi mamá no se hubiese dejado, le hubiese dado chance de defenderse”, comentó la joven.

Por su parte, Rolanyi Montiel, también hija de Noelia señaló que su madre no fue abusada sexualmente por “El Wasimo”, según los resultados de la autopsia, practicada en la morgue forense de LUZ.

Recuento

El pasado jueves en la noche, “El Wasimo” luego de asesinar a Noelia de fuertes golpes con el objeto contundente, le dijo al vecino que se habían metido en la finca y habían matado a su jefa. El morador asustado dio parte a los familiares y autoridades y el asesino, riéndose le reprochó tal acción, diciéndole “hubieses hecho eso mañana”.

Un yerno de Noelia llegó a la finca y encontró al homicida riéndose, mientras que al mismo tiempo decía, “yo no la maté, fueron los ladrones que se metieron a robar”, sin embargo, los objetos de valor estaban intacto en el lugar.

Posteriormente una comisión del Eje de Homicidios del Cicpc Machiques llegó al lugar para hacer el levantamiento del cadáver. Durante las pesquisas, uno de los detectives halló una franela de “El Wasimo”, llena de sangre, convirtiéndose automáticamente el verdugo en el primer sospechoso del crimen. El asesino negó que la sangre del atuendo fuese de la víctima e inmediatamente fue detenido. Al llegar a la subdelegación confesó su responsabilidad en la muerte de la fémina, alegando la mentira de que fue por celos porque supuestamente eran amantes.

¿De dónde salió este asesino?

Los deudos de Noelia manifestaron que hace un año, “El Wasimo” trabajaba en la finca del fondo a la referida anteriormente, pero luego le pidió trabajo a Ángel Castro, padre de la hoy occisa. Al poco tiempo tuvo un accidente laboral, se cortó un pie con una guaraña. Inmediatamente fue socorrido por los dueños de la parcela, es decir, sus jefes, la familia Castro Núñez, quienes asumieron todos los gastos médicos hasta su recuperación, incluyendo una enfermera personal a domicilio.

Luego del infortunio, el hombre quedó con una pequeña discapacidad, razón que lleva a algunos parientes de Noelia a pensar que desde allí se inició un odio de parte de “El Wasimo” hacia la familia y particularmente a la infortunada. Desde ahí, este hombre empezó con una actitud chantajista, ya que le pedía a sus jefes que lo liquidaran y además 5 millones de bolívares, porque según él se iba a volver a operar.

¿Asesino celoso?

Las hijas de Noelia también contaron a los medios, que cuando su padre, esposo de la hoy occisa, visitaba la finca, “El Wasimo” se ponía bravo y daba malas contestas. “Parecía que estaba celoso de mi papá”, contó Rsobeidy.

La mujer tenía 27 años de feliz matrimonio, de donde procreó dos hijas hembras y un varón. Se dedicaba a atender a su familia con todo el amor del mundo, fabricaba quesos y por 11 años fue comerciante en el casco central de Maracaibo.

Finalmente, los restos de Noelia fueron velados en su casa, en el sector El Silencio, municipio San Francisco y serán enterrados en el cementerio La Chinita.

 

Foto: Xiomara Solano

Noticia al Día

No olvides compartir en >>