UFC, el éxito de las artes marciales mixtas que sacude al mundo del deporte

UFC, el éxito de las artes marciales mixtas que sacude al mundo del deporte

Ronda+Rousey+UFC+193+Rousey+v+Holm+Ai8TiA72h8kl

Foto: Agencias

Considerado hasta hace poco como una marca poco conocida y de imagen negativa, el campeonato UFC se ha convertido en 15 años en una empresa de primer plano en el mundo de las artes marciales mixtas gracias a dos hermanos de Las Vegas.

El pasado 14 de abril quedará marcado sin dudas como una de las fechas clave de la existencia del Ultimate Fighting Championship (UFC), ya que ese día el estado de Nueva York se convirtió en el último de Estados Unidos en autorizar los combates profesionales de artes marciales mixtas (MMA, según sus siglas en inglés).

Cuarentón de físico imponente vestido siempre de manera impecable, Lorenzo Fertitta, director general y copropietario de la competencia, sabe que se trata tal vez de la última pieza de su rompecabezas.

“Hasta ahora la primera cosa que decía la gente que se opone a este deporte era que ni siquiera estábamos autorizados en Nueva York. Ese argumento ya no se sostiene”, explicó a la AFP.

Salidos del universo de los casinos, Lorenzo Fertitta y su hermano Frank compraron por unas migajas (2 millones de dólares) en 2001 lo que era entonces una oscura competencia conocida sobre todo por la violencia de sus combates.

En la misma época, las MMA vieron surgir reglas unificadas que desterraron los gestos peligrosos y sentaron las bases de una nueva imagen más respetable.

Pero hubo que esperar otros cuatro años antes que el programa de telerrealidad “The Ultimate Fighter”, en el canal de cable Spike TV, modificara la percepción general.

Al hacer enfrentarse a candidatos al UFC, el programa “llevó a los telespectadores que antes no se interesaban realmente en este deporte a mirar las MMA”, subraya Joe Favorito, consultor en marketing deportivo.

El reality-show “creó estrellas y condujo a los telespectadores al pay-per-view (pago por evento), como hizo con el (campeonato de catch) WWE”, agrega.

Según Dana White, presidente del UFC, el evento “UFC 196” organizado a principios de marzo en Las Vegas con la superestrella irlandesa Conor McGregor batió el récord de ingresos de la organización y atrajo a 1,5 millones de telespectadores de pago.

A fines de diciembre, Lorenzo Fertitta indicó que el grupo alcanzaría los 600 millones de dólares de facturación en 2015.

De su lado, el canal de información deportiva ESPN señaló la semana pasada que se iniciaron negociacinoes entre Zuffa LLC, la empresa de los hermanos Fertitta, y potenciales compradores del UFC, valuado entre 3.500 y 4.000 millones de dólares.

Pero Dana White desmintió esta información y aseguró que el campeonato no estaba en venta.

 70.000 personas para un combate 

Además del hecho de que UFC controla perfectamente su producto, los más de 500 luchadores bajo contrato son prestararios independientes.

Esto le otorga una indudable ventaja ya que todas las grandes ligas de deportes estadounidenses deben tratar con sindicatos de jugadores a menudo poderosos.

En la situación actual, UFC no parece temer gran cosa a sus competidores Bellator MMA, Cage Warriors o M-1, incluso si el grupo de medios Viacom compró al primero de ellos en 2011.

La nueva imagen de la que goza UFC le ha permitido seducir a auspiciantes nacionales y cerrar, en 2014, un acuerdo con la marca de indumentaria deportiva Reebok.

La fama de algunas estrellas del certamen, como la estadounidense Ronda Rousey, supera ampliamente las fronteras del “octágono”, nombre del ring en el que se enfrentan los luchadores.

Sus carteleras atraen incluso a la flor y nata del negocio de los espectáculos, como el actor Leonardo DiCaprio o el músico Bruno Mars.

Al margen de los combates, la gente puede frecuentar la red de salas de entrenamiento UFC Gym.

“Al principio las mujeres dudaban un poco, a raíz del nombre UFC. Pero la marca hizo un buen trabajo para mostrar que la idea era entrenarse de manera diferente y que la gente no iba a recibir un puñeatazo en el rostro”, explica Rich Van Houten, dueño de la franquicia UFC Gym en Jersey City, frente a Manhattan, del otro lado del río Hudson.

Televisión, auspiciantes, productos derivados, salas de deportes, los hermanos Fertitta no piensan detenerse.

La próxima escala es el célebre Madison Square Garden de Nueva York, escenario de una velada histórica de MMA el 12 de noviembre.

Lorenzo Fertitta ya habla de un evento a mediados de 2017 en el estadio de béisbol de los Yankees en Nueva York “con 70.000 personas”, lo que sería un récord de asistencia.

Contactado por la AFP, UFC afirma que es el único torneo de importancia cuyos derechos son accesibles antes de 2021, lo que podría despertar el apetito de los inversores.

Más aún teniendo en cuenta que el producto es muy popular en la franja que va de los 18 a los 34 años, una población muy buscada por los auspiciantes.

China e India en la mira 

Para Joe Favorito, el UFC y las MMA tiene un público más joven y más diversificado que el boxeo profesional.

Contrariamente a los grandes campeonatos estadounidenses, el número uno de las MMA ya ha organizado combates en los cuatro rincones del mundo, como el UFC 198 previsto el 14 de mayo en Brasil en un estadio de fútbol con más de 40.000 butacas.

El Fight Pass, que permite mirar los combates por internet, es accesible en 200 países y territorios.

“Trabajamos de manera activa para nuestro primer combate en China continental”, indica la organización, que dice estar buscando oportunidades en Asia, especialmente en India.

Para vencer los focos de resistencia, los dirigentes apuntan a la pedagogía.

“Francia es verdaderamente el último lugar (que resiste en Europa). Trabajamos con el ministerio de Deportes para educarlos en lo que son las MMA”, afirma Lorenzo Fertitta.

“Como Nueva York es la ciudad más importante del mundo, en particular para los medios, pienso que las percepciones van a cambiar”, agrega.

“Nuestra apuesta es que la gente juzgue por sí misma una vez que haya tenido la oportunidad de vivir este deporte”, concluye.

 

AFP

No olvides compartir en >>