¡Padres, tómenlo con calma, igual sus hijos tarde o temprano harán lo que quieran!

¡Padres, tómenlo con calma, igual sus hijos tarde o temprano harán lo que quieran!

Foto: Agencia

Foto: Agencia

Para ningún padre es un secreto que cuando sus hijos llegan a la adolescencia las peores  muestras de conductas aparecen. Muchos actos realizados por  adolescentes hacen ver el cambiar un pañal o el no dormir alimentando un bebe parezcan el cielo, pues al menos cuando estos son pequeños, los padres tienen la seguridad de que no saldrán del perímetro hogareño.

Cuando un niño o niña llega a la adolescencia, y comienza su bachillerato, socializa con otros adolescentes que, por supuesto, están pasando por lo mismo que ellos: cambios físicos, sexuales y psicológicos, lo cual crea una combinación vista por muchos adultos como una bomba de tiempo.

Y la evidencia observada por la sociedad a través del tiempo les ha dado la razón. Muchos adolescentes consumen sustancias nocivas, tienen sexo sin protección, ingieren alcohol, roban artículos de supermercados, entran en zonas prohibidas, entre otros. Lo peor es que  muchos chicos tienden a influenciar a otros para realizar actos vandálicos, o simplemente romper las reglas.

¿Hasta que punto los padres deberían tolerar ciertas actitudes de un hijo que cree sabérselas todas? Foto: Agencia

¿Hasta que punto los padres deberían tolerar ciertas actitudes de un hijo que cree sabérselas todas? Foto: Agencia

¿Qué hacer cuando un joven quiere revelarse para ganar algo más de libertad? Bueno, los psicólogos siempre han recomendado comprenderlos y tolerarlos, dándoles a la vez orientaciones repletas con tacto para no hacer que se rebelen más y se les salgan de las manos para siempre. Pero ¿Hasta donde se debería tolerar la mala conducta presente en un joven inexperto que cree sabérselas todas? ¿Cuándo debería un padre decir: basta ya?

Primero que todo, el doctor Carl Pickhardt recomienda tener cuidado con el manejo de conflictos porque puede generar violencia, y la salud integral familiar es lo primero. “La regla de seguridad debe prevalecer y es simplemente esto: el conflicto nunca es una excusa para hacer algún daño”, señala el psicólogo, “los desacuerdos entre el padre y adolescente son normales, pero la violencia no.”

Asimismo, asevera que la tolerancia del conflicto puede variar entre padres e hijos. Por ejemplo, el chico o la chica están más predispuestos a una pelea que un adulto. Esto es porque para el adolescente una discusión representa una oportunidad para luchar por ser tratado como alguien mayor y, al final, ganar independencia. Incluso si pierde, el muchacho se vuelve más fuerte por el esfuerzo, mientras que el adulto gana más estrés. Para el adolescente cada discusión con sus progenitores es un paso más hacia la libertad, así que los padres deben tomárselo todo con calma.

Toda persona adulta ha llegado a hacer todo aquello deseado durante su adolescencia. Para muchos, los 18 años representan la puerta a la libertad. Por ello se debe tener cuidado con las discusiones entre padres e hijos, porque cuando la ley les permita vivir sus vidas sin la supervisión de adultos, complacerán sus deseos, pero lo que sí podría ser devastador, es una fractura familiar generada por estas disputas. Si no, miren el caso entre la cantante Madonna y su hijo Rocco, quien ahora está en Inglaterra con su padre y no quiere regresar con ella a los Estados Unidos y, de paso, acaba de bloquearlo en Instagram. Todo por establecerle un sistema estricto y controlador.

El hijo de la cantante Madonna, Rocco, la ha bloqueado en Instagram para evitar contacto con ella. Foto: Agencia

El hijo de la cantante Madonna, Rocco, la ha bloqueado en Instagram para evitar contacto con ella. Foto: Agencia

Sin embargo, existe una que otra alternativa para lidiar con ello. La página web oficial de Better Homes and Gardens señala, por ejemplo, “un chico de 14 años quien siempre acata la regla de llegar a casa a las 10:30 pm, debería permitírsele llegar al menos media hora más tarde cuando cumpla los 15 años. Alrededor de cada seis meses después sentarse con el chico y revisar el record.”

Al momento de conversar, indica que si es necesario llamar la atención, decir: “Los últimos seis meses hemos hablado numerosas ocasiones sobre el venir tarde. Habíamos planeado extender tu toque de queda hasta las 11:00 pm, pero como no has cooperado con el de 10:30 pm, lo mantendremos de esa forma por dos meses más, si cumples, entonces hablaremos sobre extenderlo”.

Igualmente señalan que en ocasiones especiales se les puede permitir llegar un poco más tarde, siempre sabiendo, por supuesto, dónde están y con quién.

Para ayudar a sobrellevar lo “inevitable” (los hijos en “libertad”) los padres pueden hacer ciertos experimentos que les darán seguridad de que sus chicos estarán bien cuando estén lejos. Uno es por ejemplo, el realizado por una columnista neoyorkina, cuando permitió a su hijo de nueve años viajar solo por todo Manhanttan hasta llegar a su casa. La redactora le dio un billete de 20 dólares, una tarjeta del metro junto con un mapa y algunas monedas.

Esta mujer escribió un artículo de prensa relatando lo sucedido, en donde reveló que el niño llegó sano y salvo, con mucha confianza y preparado para continuar haciéndolo en el futuro. Esta crónica generó cierta polémica entre los lectores. Esta polémica se genera por la sobreprotección de muchos adultos sobre sus hijos, pero como ya quedó expresado más arriba, los chicos, tarde o temprano, harán lo que quieran, por lo tanto, es mejor ayudarlos a aprender a defenderse solos para mayor calma de los padres cuando ese momento llegue.

Una ruptura familiar es lo peor que podría surgir de una fuerte discusión entre padres e hijos. Foto: Agencia

Una ruptura familiar es lo peor que podría surgir de una fuerte discusión entre padres e hijos. Foto: Agencia

Harold Sánchez/Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>