MUJERES DE ACERO: Yedeire Pérez es taxista, es madre ¡y es bella!

MUJERES DE ACERO: Yedeire Pérez es taxista, es madre ¡y es bella!

Yedeire Pérez ha mantenido su hogar por más de 14 años a a punta de ‘carreritas’. Foto: Noticia al Día

Yedeire Pérez lleva más de 14 años trabajando detrás de un volante como taxista. El paro petrolero de 2002 hizo que quedara sin empleo y desde entonces se dijo a sí misma “no permitiré que mi hijo pase hambre, el dinero está en la calle, solo hay que buscarlo”, agarró su carro, el único bien propio que tenía hasta entonces, y salió a hacer carreras.

Para esa fecha era una mujer divorciada con un hijo de un año en sus brazos. Ella no podía darse el lujo de no trabajar;  segura de sus facultades en el volante, no lo pensó dos veces y salió a la calle.

“En un principio me decían mis amistades que eso era un trabajo de hombre, otros me advertían que era muy peligroso, pero eso no me iba a frenar, sabía que era una madre soltera con un hijo que criar”, cuenta la mujer.

Explica que muchas son las veces que los clientes se sorprenden cuando solicitan un servicio y al abrir la puerta del auto se consiguen con el cabello largo, unas uñas pintadas y una silueta que sin duda alguna aclara que quien está al volante es una dama; sin embargo, afirma que una vez termina la carrera, las personas le comentan sentirse más cómodas con su servicio que con cualquier otro taxista.

“Muchas son las veces que clientes llaman a la central y preguntan  ¿Está trabajando la taxista? Y cuando el operador responde que estoy realizando una ‘carrerita’, por lo general los solicitantes del servicio prefieren esperar que me desocupe”, comenta mientras es entrevistada por un grupo de periodistas de NAD.

Hoy día su hijo ya tiene 15 años y lo ha criado a punta de carreras, pero ella no es la única trabajadora del volante de la línea de taxi “New City”, hasta el momento hay 4 mujeres que se ganan la vida en el volante y a quienes les va muy bien en su trabajo. “Muchas clientes piden que las carreras se las hagan las damas, dicen que se sienten más seguras y en confianza”, comenta el operador de la línea.

Yedeire certifica que las mujeres en la calle enfrentan situaciones que no cualquiera lo hace, “muchos piensan que somos el sexo débil, pero no es así, sabemos trabajar, luchamos por nuestra familia y somos las que criamos a las nuevas generaciones y sin importar el trabajo que desempeñemos, lo que importa es saber siempre darnos nuestros puestos de damas”.

Cada mujer zuliana tiene sus responsabilidades, metas, deseos y convicciones, muchas trabajan  para pagar la universidad, otras para cancelar deudas, ayudar con los gastos en el hogar o por superación propia; Yedeire lo hizo porque fue la oportunidad de trabajo que tuvo para criar a su hijo en medio de la dificultad.

m

Lea también:
MUJERES DE ACERO: Para Liomar Troconis, “una maestra es la madre de muchos”
MUJERES DE ACERO: Ana Landino, la bella bombera que apaga incendios y prende el fuego del amor
MUJERES DE ACERO: Elizabeth Ferrer, la Polisur que castiga al hampa y “le pone los ganchos” de amor a su hijo y a su esposo

Manuel García

Fotos: Xiomara Solano

Noticia al Día

 

No olvides compartir en >>