Héctor Reyes, un ejemplo de sacrificio y constancia

Héctor Reyes, un ejemplo de sacrificio y constancia

Foto: David Moreno Arte: Juan Camacaro

Foto: David Moreno Arte: Juan Camacaro

Apasionado al deporte desde muy pequeño, Héctor Reyes es un joven soñador con objetivos muy claros: triunfar en el judo y dejar el nombre de Venezuela en alto. Desde los ochos años, el ahora capitán de la selección de judo del estado Zulia trabaja incansablemente para superarse día a día, sin dejar atrás sus estudios.
“Yo conocí el judo por el sensei Carlos (Díaz, presidente de la asociación de judo en la región), quien era mi vecino. Cuando tenía ocho años, un 22 de septiembre de 1999, me acuerdo como si fuera ayer, entré aquí y me enamoré de este deporte completamente”, expresó Reyes, recordando uno de los momentos más felices de su corta vida.
A pesar de la pasión que demostraba por la disciplina, Héctor fue apartado a regañadientes por su madre, debido a sus bajas calificaciones en el colegio. Pero esta situación nunca frenó el deseo del joven, que durante ese período siempre tuvo en mente volver a la práctica de judo.
“Yo pensaba en volver cuando me graduara, pero estando en noveno grado, no aguanté la presión y volví. Estuve dos años fuera, pero cuando volví dije: ‘esta va a ser mi carrera’”.

Héctor Reyes

La vida de un estudiante-atleta
Reyes estudia actualmente el noveno semestre de ingeniería mecánica en la Universidad del Zulia (LUZ), estudios que ha sabido combinar con la práctica de judo.
“Siempre me decían en la universidad que era una cosa o era otra, pero yo siempre decía que podía con las dos”, cuenta Reyes, antes de recalcar lo complicado que es ser atleta de primer nivel y estudiante al mismo tiempo. “Ha sido difícil llevar las dos cosas a la par; si rendía allá (en la universidad), no rendía aquí, entonces hubo un momento que pensé en dejar el judo, pero pedí consejos a mis compañeros que vivieron la misma situación y me organicé bien. Por todos lados andaba con mi bolso y con este método vi los resultados”.
Hasta el día de hoy, Reyes mantiene un “corre, corre” por los pasillos de la Facultad de Ingeniería de LUZ, el polideportivo Luis Aparicio Montiel y la Villa Deportiva “Arquímedes Herrera”, practicando y estudiando hasta altas horas de la noche, lo cual le permite mantener un equilibrio entre sus dos ocupaciones.
Sin embargo el sacrificio ha traído sus frutos. Participante en varias competencias nacionales e internacionales, Héctor ganó medalla de bronce en los pasados Juegos Nacionales Universitarios 2015, en la división de 90 kilos, además de ser el número uno en el ránking regional.

Héctor Reyes

Sin arrepentimientos
Con 24 años, Reyes se encuentra en una etapa en la cual muchos jóvenes disfrutan de las reuniones y distracciones que ofrece la vida. Pero para este muchacho, su vida gira en torno a esta arte marcial.
“Tengo muy poca vida social porque cuando estoy entrenando la planificación se hace de tres a cuatro meses. No todo el tiempo se trata de judo; a veces salgo con mis amigos, paso tiempo con mi novia, me gusta jugar dominó, salir a trotar, pero ciertamente han sido pocas las ocasiones que he tenido esas oportunidades”.

Judoka (14)

Con todo y esto, Reyes no se arrepiente de haber dedicado la mayor parte de su tiempo al judo. El aprendizaje y los valores que ha adquirido a lo largo de los años, son algo que nunca le podrán quitar.
“Yo no me arrepiento de nada porque he visto mucha gente que en el camino se rinden, pero mis planes son estar en la selección nacional, viajar, ir a unos Juegos Olímpicos o a un Mundial de judo. A la larga esto me sirve a mí porque aquí yo he aprendido muchos valores como la humildad y otras cosas que quizás en mi casa no hubiese aprendido. Aquí aprendí a compartir una cama con un compañero en una concentración porque los recursos no nos alcanzaron, a compartir un plato de comida”, relató Reyes.
Aunque su futuro es incierto, Héctor prioriza su carrera deportiva luego de graduarse de ingeniero, ya que para ganarse un cupo en la selección nacional tiene que dedicarle todo su tiempo a los entrenamientos. No obstante, si los resultados no le favorecen, tendrá un título a la mano para defenderse.

Judoka (11)

Judoka (18)

Judoka (19)

Ely Ramones/Noticia al Día

Fotos: David Moreno 

No olvides compartir en >>