¡ASOMBROSO! Cadáveres intactos en féretros eclesiásticos

¡ASOMBROSO! Cadáveres intactos en féretros eclesiásticos

Cadáver intacto de un sacerdote en sarcófago religioso

Cadáver intacto de un sacerdote en sarcófago religioso

Desde la antigüedad se conocen casos de éste extraño fenómeno que no deja de ser impactantes para la sociedad, principalmente en el Continente Europeo, donde los cadáveres que son importante para los ciudadanos, hoy en día se encuentran intactos en un féretro visible frente al público.

El Código de Derecho Canónico de 1983, canon 1240 establece que “Donde sea posible, la Iglesia debe tener cementerios propios, o al menos un espacio en los cementerios civiles bendecido debidamente, destinado a la sepultura de los fieles”. Más adelante, el artículo 1180 dice que “Si la parroquia tiene cementerio propio, los fieles han de ser enterrados en él, a no ser que el mismo difunto o aquellos a quienes compete cuidar de su sepultura hubieran elegido legítimamente otro cementerio”. Pero ¿qué tan enserio pueden ser tomadas estas las leyes?

San Francisco Javier

 

San Francisco Javier (1506–1552).

San Francisco Javier (1506–1552).

El cadáver se conserva en Goa, India; fue un presbítero, religioso y misionero navarro, miembro del grupo precursor de la compañía de Jesús y estrecho colaborador de su fundador, Ignacio de Loyola.

María de Jesús de León y Delgado

 

María de Jesús de León y Delgado conocida como la Siervita de Dios (1643-1731)

María de Jesús de León y Delgado conocida como la Siervita de Dios (1643-1731)

Tres años después de su muerte, su cuerpo es encontrado incorrupto. Se descubrió que la tierra de su sepultura estaba húmeda y que los hábitos de la monja estaban empapados. Es por éste motivo de incorruptibilidad milagrosa por el que se decide mantener el cuerpo de Sor María de Jesús en el convento. Actualmente se conserva en el Convento de Santa Catalina de Siena en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna de España.

Virginia Centurione Bracelli

Virginia Centurione Bracelli (1587-1651)

Virginia Centurione Bracelli (1587-1651)

Fue una rica joven y viuda que se dedicó a obras de caridad; era la fundadora de la congregación religiosa católica de las Hermanas de Nuestra Señora del Refugio en el Monte Calvario, conocidas como Brignoline, con sede en Roma. El 20 de septiembre de 1801, su cuerpo fue exhumado, curiosamente hallado incorrupto y trasladado del convento de Santa Clara a la casa madre de la congregación. En los años 1980 se realizó una nueva exhumación, con motivo de la apertura del proceso de beatificación, en presencia del arzobispo de Génova, cardenal Giuseppe Siri.

Madre Úrsula Micaela Morata

 

 Convento de las Capuchinas de Alicante. Venerable Madre Úrsula Micaela Morata (1628- 1703). Foto Juan Carlos Soler

Convento de las Capuchinas de Alicante. Venerable Madre Úrsula Micaela Morata (1628- 1703). Foto Juan Carlos Soler

La fama de santidad y el prestigio social que había alcanzado hizo que su cadáver permaneciese expuesto en la iglesia por 6 días. El cuerpo permaneció incorrupto, caliente y flexible en todo momento, por lo que no se le dio sepultura. En 1742 el obispo de Orihuela D. Juan Elías Gómez de Terán, al encontrarlo todavía intacto, mandó que el cadáver permaneciese en un arca sin ser enterrado. Así se ha conservado hasta la actualidad, permaneciendo todavía incorrupto y flexible.

Rey de Hungría Esteban I

 

Mano del Rey de Hungría Esteban I

Mano del Rey de Hungría Esteban I

El rey de Hungría, Esteban I fue enterrado en Stuhlweissenburg y fue canonizado por el papa Gregorio VII en 1083 por petición del rey húngaro San Ladislao I. En su honor se levantó la Basílica de San Esteban, donde se conserva su mano derecha como reliquia.

San Isidro Labrador

 

San Isidro Labrador de Madrid (1082-1172)

San Isidro Labrador de Madrid (1082-1172)

En 1213 el rey Alfonso VIII, como agradecimiento al Santo por su intervención en la victoria de las Navas de Tolosa levantó una capilla en su honor en la Iglesia de San Andrés de Madrid. A pesar de que su cuerpo no haya sido aún santificado en el siglo XIII. Parece ser que el fervor religioso popular de los madrileños por la figura de Isidro Labrador era ya muy alta en este siglo. El cuerpo también ha sufrido mutilaciones motivadas por el fervor religioso, como cuando una de las damas de Isabel la Católica arrancó de un mordisco un dedo de su pie, o cuando el cerrajero personal de Carlos II, llamado Tomás, arrancó un diente al santo y se lo regaló al monarca, que lo guardó hasta su muerte bajo la almohada.

Las investigaciones fueron realizada por varias fuentes electrónicas para reseñar los acontecimientos de los cuerpos que actualmente se encuentran en los mencionados lugares.

Alejandra Fuenmayor / Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>