¿Funciona el amor en parejas disfuncionales?

¿Funciona el amor en parejas disfuncionales?

Imagen: Referencial

Imagen: Referencial

La razón y motivo fundamental de éste tema, se debe a que las relaciones de pareja disfuncionales se ha convertido en algo cotidiano y, hasta en cierta medida, aceptado y tolerado por sus protagonistas, familiares y cercanos, a pesar del dolor, sufrimiento y desarmonía que producen.

Nadie está exento a vivir una relación de éste tipo pero, lo sorprendente es quedarse “enganchado” o atrapado en ellas, por tiempo indefinido, meses o años, sin buscar ninguna salida viable y más sana, sobre todo, para el que más padece en ellas.  Creo que la negación, el miedo al cambio y, la falta de autoestima, juegan un papel determinante.

¿ Qué es una relación de pareja disfuncional ?  para simplificar el concepto y facilitar su entendimiento, una relación de pareja disfuncional es aquella que no funciona o marcha mal.  En otras palabras, cuando el conflicto, el desamor y la desarmonía son una constante o, se suceden con frecuencia.  Algunos ejemplos de éstas relaciones son :

  • Relaciones donde las infidelidades son frecuentes.
  • Relaciones donde hay violencia verbal y/o físicas sucesivas.
  • Relaciones donde hay alcoholismo y/o drogadicción en uno o, ambos protagonistas.
  • Relaciones donde cada uno de los conyuges viven en su propio “mundo”, aislado y separado del otro, aún viviendo bajo el mismo techo.
  • Relaciones donde ya no hay amor pero, se mantienen juntos por mantener las apariencias o, por conservar su estatus socio-económico.

Por supuesto, es necesario reconocer que toda relación, por muy consolidada que ésté,  puede pasar por sus altas y bajas, así como también, por pruebas y desafios.  Nadie está exento de ello.  Pero, debo resaltar que cuando la negatividad, la insatisfacción o la desarmonía se “instala” en la relación y, con el tiempo, llega a ser una constante, nos encontramos en presencia de una disfuncionalidad, que va en “contra” del amor y un sano compartir.

Creo que en todo relación de pareja debemos “monitorear” o estar muy atentos a lo que sentimos, realmente.  Preguntas o reflexiones como  ¿me siento bien con ésta persona?,  ¿ realmente me valora y me respeta ?, ¿ existe la lealtad y la fidelidad entre ambos ?, ¿somos compatibles ?  y, sobre todo, ¿ que me dice mi experiencia con mi pareja ?.   Los sentimientos nos hablan, nuestro cuerpo nos habla también y, las experiencias,  nos aclaran o confirman como “realmente” marchan las cosas, y no, como “quisieramos” que fueran.   Por amor y respeto a uno mismo, siempre hay que ser sinceros y honestos con nosotros mismos, en primer lugar.

Si la persona que está “atrapada” en una relación de pareja disfuncional, empieza a “darse  cuenta” de como realmente se siente y, como realmente “merece” sentirse,  la posibilidad de un cambio positivo y viable se asoma en el camino.  Esta misma persona, cuando empieza a despertar de la “pesadilla” que ha vivido, reconoce que esperar a que el otro (u otra) cambie, seguir fingiendo o  aparentado que todo marcha bien o, echarle la culpa a  terceros  u otros, ya todo eso no tiene sentido, quizás ya los a probado todos y, todavía,  se siente mal o peor.  Tiempo de Crisis … tiempo de Cambios.

Después de éste despertar o, de éste “abrir los ojos”, posiblemente seguiría el evaluar que decisión, que cambio o que dirección debería tomar, para lograr un cambio positivo en su sentir.  Probablemente, muchas son las opciones o alternativas y, como cada situación o persona es única, se presentan distintos escenarios :

  • Buscar ayuda y/o orientación profesional o terapeútica para uno o, para ambos.
  • Quizas, “ambos” reconocen y aceptan su cuota de responsabilidad en las crisis  y, “ambos” deciden poner de su parte y actuar en pro del amor y sano compartir.  Perdonarse,  sanar las heridas y cambiar para mejor, en definitiva.
  • Si la posibilidad de cambio positivo y real de la relación no es en absoluto viable,  la separación o ruptura, temporal o definitiva,  sería la opción más sana y aconsejable.

Sería muy útil y beneficioso también que, la persona que se sintió “victima” en la relación y que decidio cambiar y mejorar su situación, se tome suficiente tiempo para evaluar y fortalecer su autoestima ya que, nada ocurre por casualidad.  Cuando nos quedamos “voluntariamente” enganchados o atrapados a una persona, cosa o situación, que nos hace mucho daño, definitivamente, hay algo que no marcha bien en nosotros.  Reconocer ésto y, hacer todo lo necesario para sanarlo y superarlo, es un acto supremo de humildad, valentía y amor propio que, a la larga, contribuirá positivamente en el desarrollo de nuestra fortaleza interior y crecimiento personal.

inpafam.com

 

No olvides compartir en >>