Juan Vené cumple su promesa y no vota por Omar Vizquel para el Salón de la Fama

Omar Vizquel

“Manos de Seda” continúa recibiendo apoyo para llegar a Cooperstown. Foto: Agencias

El periodista venezolano Juan Vené no votó por Omar Vizquel para el Salón de la Fama de Cooperstown y ahora medio mundo quiere crucificarlo.

La boleta de Vené, un referente obligado de la crónica deportiva en Latinoamérica, fue una de las 19 reveladas esta semana, para seguirle el paso a las votaciones de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

El veterano comunicador criollo votó por Trevor Hoffman, Chipper Jones, Fred McGriff, Jim Thome y el dominicano Vladimir Guerrero.

En primer lugar, no hay en los estatutos de la BBWAA una norma que obligue a los votantes a escoger a los candidatos de su propia nacionalidad.

En segundo lugar, no ha habido jamás nadie que haya entrado al Templo de los Inmortales con el voto unánime de los electores. Por las razones que sea, pero ni el mismísimo Babe Ruth, la encarnación suprema del béisbol, consiguió el 100 por ciento.

Entonces, no armemos una tormenta en un vaso de agua. Vené tendrá sus argumentos para descartar a Vizquel, al menos por esta ocasión y eso hay que respetárselo.

Vené podría darle su voto al ex campocorto, ganador de 11 Guantes de Oro, el próximo año. En el 2014 no votó por McGriff y en esta ocasión lo escogió, analiza el periodista de ESPN.

Solo usó cinco votos de 10 posibles

Si algo se le puede reprochar a Vené es el haber desperdiciado cinco puestos más en su boleta. Tenía derecho a votar por diez y sólo escogió a cinco, a pesar de haber en la lista otros con méritos suficientes.

Pero tampoco es obligatorio votar por los diez en cada oportunidad y él opinó que solamente esos cinco lo merecían.

Vizquel si ingresará al Templo de los Inmortales

Creo que Vizquel entrará al Salón de la Fama, ya sea en este su primer año de elegibilidad o más adelante, pues a sus 11 Guantes de Oro, que lo convierten en uno de los mejores defensores de su posición en toda la historia, suma números ofensivos más que sólidos para un campocorto.

Sus 2,877 imparables en 2,968 juegos le da casi un hit por partido en los 24 años de carrera que tuvo. Sólo Derek Jeter disparó más hits que el venezolano mientras defendía las paradas cortas.

Otros torpederos como Honus Wagner, Robin Yount y Cal Ripken Jr. tuvieron un global de hits superior al de Vizquel, pero muchos de sus imparables los consiguieron mientras defendían otras posiciones.

Sus estadísticas superan en casi todos los aspectos, tanto ofensiva, como defensivamente, a las de su compatriota Luis Aparicio, hasta ahora el único venezolano inmortalizado en Cooperstown.

Si yo tuviera la posibilidad de votar — apenas llevo cuatro años en la Asociación de Cronistas de Béisbol de EEUU, por lo que me faltan seis más para cumplir los diez años requeridos — Vizquel sería uno de mis escogidos este año, sin pensármelo dos veces.

Estamos hablando de uno de los mejores torpederos de todos los tiempos, quizás entre los cinco primeros de la historia.

Algunos votantes minimizan la defensa y prefieren basarse más que nada en las cifras ofensivas. Si es por eso, Vizquel tuvo mejores números al bate que Ozzie Smith, ganador de 13 Guantes de Oro, quien está hoy en el Salón de la Fama gracias a sus mágicos fildeos.

Y como en esto de las votaciones cada cual tiene su opinión, yo, de la boleta actual escogería, además de a Vizquel, a Guerrero, Hoffman, Chipper, Thome, Barry Bonds, Roger Clemens, Sammy Sosa, Gary Sheffield y Mike Mussina.

Sí, a algunos involucrados en la era de los esteroides, porque veo al Salón de la Fama de Cooperstown como un museo para recoger la historia del béisbol.

Y gústele a quien le guste, y pésele a quien le pese, esa época también forma parte de la historia. Pero este tema es tan controversial que lo ampliaremos en un escrito posterior.

ESPN

No olvides compartir en >>


á