Venezuela sin aguinaldos, por Joaquín Chaparro (Opinión)

Los “aguinaldos” por costumbre común en Venezuela, era para las fiestas de navidad, año nuevo, para los estrenos, la llegada del Niño Jesús, pintar la casa, darse uno u otro gusto y hasta ahorrar para el mes de enero, con eso de evitar la pelazón.

En Venezuela, entramos en la fase final de un año muy duro e intenso para el ciudadano, sobre todo en los meses de noviembre y diciembre de este año que fenece donde los trabajadores esperaban con ansías sus respectivos aguinaldos ajustados, en equilibrio con el alto costo de la vida.

Que en estos tiempos tan duros del Socialismo del Siglo XXI cada vez más se alejan las posibilidades para la adquisición de los productos básicos de la dieta diaria, así como de los artículos necesarios para la tradicional cena navideña que en años de la democracia representaba para los comerciantes, la época más fructífera para el comercio formal e informal.

Sin embargo, los aguinaldos los pulverizó el alto costo de la vida generada por una hiperinflación devastadora que hace estragos en el bolsillo de los trabajadores gracias a un gobierno que no gobierna y que se empeña en empobrecer cada día más al ciudadano.

Al respecto, te quiero decir amigo lector, si quieres que esta situación no continúe debes Votar este 10-D, porque si tú no votas, la miseria gobernará.

El gobierno de nuevo abandona al pueblo a su suerte, bajo las garras de una inflación que nos ahoga y una devaluación que se traga los escuálidos aguinaldos que recibimos. Si tú no votas ellos volverán. Se afianza el régimen.

Al cierre de este año y desde hace más de cinco años, los venezolanos vivimos una hambruna profunda y una depresión social con vicios de anomia.

Joaquín Chaparro

No olvides compartir en >>


á