Pide el divorcio porque su marido no le deja hacer las tareas del hogar

Una recién casada, de 28 años, quiere el divorcio a toda costa, después de solo dos semanas de matrimonio, porque su esposo hace todas las tareas domésticas.

Su marido, de 31 años, tiene una tienda de ropa, en El Cairo (Egipto), con un encargado y varios empleados. El negocio va viento en popa por lo que puede pasar la mayor parte de la jornada laboral en su casa. Samar, la esposa de Don Limpio, afirma que su pareja pasa muchas horas del día adecentando la vivienda, colando muebles y muy poco tiempo con ella. Vamos, como si formara parte del mobiliario.

Mohammad S., el limpiador, no solo hace todos los quehaceres, sino que se niega a que nadie le ayude. Incluso han discutido varias veces cuando la joven se ofreció a compartir las labores del hogar.

“Hemos estado casados ​​dos semanas. Lo amo desde hace dos años pero odio vivir con él y ya no puedo soportar más su obsesión por la limpieza“, comentó Samar en un medio local.

“Es un ama de casa y no me deja tocar nada. Cocina, limpia, hace la colada y la compra, y no tengo voz ni voto en nada. Solo me limito a estar sentada y observar lo que hace. Me siento una persona inútil a su lado, como una huésped en un hotel“, añadió muy enfadada.

Harta de la situación insostenible, Samar le contó a su suegra con pelos y señales a lo que se dedicaba Don Limpio. La mujer se quedó con los ojos como platos ya que Mohammad nunca había hecho las tareas domésticas cuando vivía con sus padres.

Viendo que la situación no iba a cambiar, la joven presentó una demanda de divorcio en un Tribunal de Familia de El Cairo. Ahora está a la espera de que el juez que lleva su caso le permita una khula, el procedimiento musulmán que permite devolver la dote del matrimonio, y de esta forma poder comenzar los trámites de la separación, aunque va a ser muy complicado que se la concedan.

El País

No olvides compartir en >>


á